Ezequiel Obregón
16/04/2012 15:29

Durante el fin de semana pudieron verse tres películas que poca relación guardan entre sí. La norteamericana Francine (2012) sigue los pasos de una mujer que acaba de salir de la cárcel; en Policeman (2011) vemos la cara más dura de la violencia en Israel; y en la filipina The Woman in the Septic Tank (2011) asistimos al desopilante proceso creativo de un film.

Policeman

(2011)

Muchos conocimos a Melissa Leo por su enérgica composición en el film El Ganador (The fighter, 2010), que le valió nada más y nada menos que un premio Oscar. Con un espíritu mucho más independiente, Francine la presenta como una lacónica ex presidiaria que tras salir de la cárcel busca re-insertarse en la sociedad. El resultado no podía ser menos alentador. Los realizadores y guionista Brian M. Cassidy y Melanie Shatzky se meten en el corazón de Estados Unidos y profundizan su mirada sobre la clase media baja, que oscila entre el pasatismo y la abulia. Hacia ese territorio llega Francine, que tendrá varios trabajos (todos ellos relacionados con el mundo animal) y encuentros fugaces. La actuación de Leo es prodigiosa, con su mirada deja entrever un mundo interior devastado. Francine es una película de tan dura como franca, concentrada en la figura de un personaje tan deprimente y enigmático al mismo tiempo.

Con una sordidez no tan minimalista como la del film norteamericano, Policeman expone con un registro explícito parte de la violencia institucional de Israel. Partida en dos, la primera parte se concentra en el policía del título, que está a punto de ser padre e intenta, junto a otros colegas, despegarse de un caso de gatillo fácil. Es interesante cómo el realizador Nadav Lapid concentra la composición del personaje en el tratamiento sobre lo físico, ya sea mostrando su erotismo a flor de piel, la relación tribal entre sus pares, y –finalmente- cierta “elementalidad” que bloquea la reflexión y opera como una conducta automática frente a la violencia. Que, en el fondo, lo termina construyendo como otro violento más dentro de una sociedad que rehúsa dialogar. En la segunda parte, Policeman apela a la concreción de un secuestro perpetrado por un grupo de jóvenes idealistas, que buscan mediante las armas generar conciencia social. El final, previsiblemente, une ambos bando. Es indudable la capacidad de Lapid por generar una justa dosis de tensión, pero el maniqueísmo en la construcción del bando anárquico es un tanto exasperante. Por otra parte, aquí no se trata de terroristas árabes, sino de israelíes contra israelíes: un punto de partida que sí es interesante. Policeman dividirá las aguas e invitará a la polémica. Bienvenida sea.

Es sabido que las comedias en los festivales de cine llevan las de perder. Los programadores no suelen darles un lugar central, por lo tanto es más que meritorio que los del BAFICI hayan incluido en la Competencia Internacional a la filipina The Woman in the Septic Tank, de Marlon Rivera. Aunque el drama no deja de estar presente como trasfondo narrativo.  ¿Y qué es lo que narra esta película? Un director, su productor y una asistente con aires de “importancia” (dirán que no se conforman con Cannes, también quieren un Oscar) quieren hacer una película sobre la triste vida de una madre y sus siete hijos, habitantes de una villa miseria. Uno o una de sus ellos (ya se verá por qué) va a ser entregado a un pedófilo. Y ese es el principal núcleo dramático sobre el que los tres debatirán, mientras que los pensamientos se hacen visibles en la pantalla. Veremos, entonces, diversas versiones sobre el mismo film, incluso un musical, a la manera de Lars von Trier en Bailarina en la oscuridad (Dancer in the dark, 2010). El procedimiento que le da forma a la película no tarda en agotarse, y no todas las situaciones cómicas “funcionan”. En una escena que arrancó la risa de la platea, un personaje habla del Festival de Cine de Mar del Plata, connotando su cualidad periférica dentro del concierto de festivales de cine del mundo… Miradas sobre el mundillo de los festivales de cine en clave chistosa.

Comentarios