Juan Pablo Russo
09/03/2012 12:48

Durante 8 Edición Pantalla Pinamar pudieron verse dos nuevas producciones que de algún modo reflejan  la crisis que azota al pueblo español desde hace algunos meses. Cinco metros cuadrados (2011), de Max Lemcke, y Vidas pequeñas (2010), del realizador argentino radicado en España Enrique Gabriel, ponen al descubierto la burbuja financiera que llevó a que miles de españoles perdieran sus viviendas, sus trabajos y hasta sus vidas.

Cinco metros cuadrados

(2011)

La ganadora del último festival de Málaga, Cinco metros cuadrados, muestra a una joven pareja a punto de casarse que verá como su sueño de la vivienda propia se transformará en una pesadilla que los conducirá hacia un laberinto sin salida. Max Lemcke desnuda a las inmobiliarias y constructoras que estafaron y dejaron sin nada a un grupo de gente que aspiraban a tener su casa propia y una vida digna.

En Vidas pequeñas, Enrique Gabriel resultó ser un adelantado a lo que estaba por venir, ya que realizó la película mucho antes de que todo estalle en mil pedazos. “Me dicen que mi cine es previsor. La película nunca pretendió ser sobre la crisis. La crisis se presentó a posteriori”, dice. Luego agrega. “Cuando filmamos la película todavía España estaba pretendidamente bien, pero a lo largo de todo el proceso se fue iniciando la mentada crisis y nos vino como telón de fondo”, cuenta el autor de visita en el festival junto a la actriz Ana Fernández y la productora Lina Echeverri.

Esta película cuya primera versión fue escrita hace diez años pretendía contar diversas historias inspiradas en personas de la vida real y en sucesos que les habían ocurrido a esas personas que habíamos conocido a lo largo de la vida yo y mi coautora (Lucía Lipschutz)”, sostiene el también director de En la puta calle (1997) y Suspiros del corazón (2006).

La historia, articulada desde la coralidad, muestra a una serie de personajes, de diferentes extractos culturales y sociales, que se ven obligados a vivir en un camping ante la imposibilidad de acceder a una vivienda propia. Será Bárbara (Ana Fernández), una antipática diseñadora de modas que lo pierde todo, la encargada de unir el relato que vira entre el melodrama y la tragedia pero que también se da un tiempo para el humor.

Vidas pequeñas será distribuido en Argentina por Primer Plano aunque aún no se confirmó la fecha de estreno.

Comentarios