Ezequiel Obregón
18/11/2011 14:06

En uno de los salones del imponente Hotel Alvear, la expectativa era el sentimiento compartido. Mientras decenas de periodistas esperaban el ingreso de Antonio Banderas, Salma Hayek, el director Chris Miller y el productor Jeffrey Katzenberg, las estrellas se fotografiaban en un salón contiguo. El motivo de este encuentro fue la presentación de Gato con Botas (2011). Un personaje secundario en la saga de Shrek que por lo visto “pegó” a tal punto, que se ha hecho merecedor de una película para él solo.

Gato con Botas

(2011)

“Yo creo que la película aporta algo muy bueno para la comunidad hispana. Llegué a Estados Unidos hace veintidós años, y entonces me dijeron ‘si te quedas aquí, vas a hacer el papel de los malos. Vas a interpretar a mafiosos’. Hoy, esta película es la apuesta más grande que haya hecho Hollywood, financiera y artísticamente, para cambiar un estereotipo.  Aquí los malos hablan en perfecto inglés”, dijo Antonio Banderas ni bien comenzó la conferencia. Y sobre el carismático felino al que le presta su voz, manifestó: “Me gustaría ser tan valiente como él. Compartimos el sentimiento de la amistad. Y si bien me cuesta admitirlo, los dos somos un poco sinvergüenzas.”

La bella Hayek, con quien el actor trabajó por primera vez en La balada del pistolero (Robert Rodriguez, 1995), se manifestó agradecida con su par. Le ha tocado interpretar a la sensual gata que ya podemos ver en los afiches y el trailer del film. “Es una gatita para nada sumisa”, remarcó Banderas, sobre su enamorada en la ficción. Ella replicó: “No sé cómo surge la química, pero yo le estoy agradecida a la que tuve con este señor, porque gracias a eso seguí trabajando. Si no me hubieran contratado para La balada del pistolero no hubiera podido hacer una carrera, ni me hubieran llamado ahora.”

Para la actriz, darle la voz a Kitty le generó el dilema de hablarle a su hija o no acerca de la construcción ficcional: “Primero, debía explicarle que los gatos así no existen en la realidad, pero tampoco quería romper la ilusión. Venía postergando la charla hasta que un día fuimos al cine, y cuando pasaron el trailer de la película me dijo: ‘mamá, esa gata habla igualito que tú’.”

Miller e refirió a la forma en la que su film respeta a los movimientos de los gatos, remarcando su voluntad de ser lo más fiel posible: “Me pasé horas y horas viendo videos de gatos en Youtube, para poder estudiar bien cada expresión. Y sino vean lo bien que aprendió Antonio a beber como ellos”. Acto seguido, le acercó una copa llena a Banderas, quien completó el paso de comedia emulando a un gatito sediento. Por su parte, el productor Jeffrey Katzenberg remarcó: “Hemos tratado de reflejar lo mejor de la cultura latina, del mismo modo en el que intentamos reflejar lo mejor de la cultura china en Kung Fu Panda”.

Gato con Botas se estrena en Argentina el próximo 8 de diciembre.

Comentarios