Juan Pablo Russo
08/11/2011 11:54

La competencia argentina del 26 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata recibió con entusiastas aplausos la ópera prima de María Eugenia Sueiro, hasta ahora reconocida directora de arte de las películas de Daniel Burman, Lucrecia Martel y Walter Salles, entre otros, que debuta en la dirección con un drama virado al absurdo.

Nosotras sin mamá

(2011)
6.0

Filmado en blanco y negro, Nosotras sin mamá es un film intimista con toques chejovianos que se centra en el rencuentro de tres hermanas que tras la muerte de su madre quedan encerradas dentro de la casa materna.

“El blanco y negro te da universalidad y además lo usé para marcar el luto que las envuelve y focalizar más en la relación”, cuenta la joven realizadora.

El vínculo entre los hermanos es sumamente potente y muy cinematográfico. Nuestros hermanos son nuestros primeros compañeros en los momentos más intensos y primarios de nuestras vidas, desde los primeros juegos hasta la primera patada. Es algo que se imprime en un momento de tu vida y no podés salirte nunca más", comenta luego de la primera proyección en el cine Colón.

Tras la muerte de la matriarca, las hermanas (Ema, Amanda y Teresa) se reencuentran para vender la casa en la que crecieron. Cada una tendrá los motivos suficientes para hacer o deshacer la operación, y es a partir de ahí de eso hecho donde salen a flote aquellos sentimientos guardados que hacen de la hermandad una relación amor odio.

Para María Eugenia Sueiro la historia por ahí  no tiene nada de original pero sostiene que lo que quiso es “construir vínculos a partir del amor”.

Protagonizada por Vanesa Weinberg, Eugenia Guerty y Nora Zinski, Nosotras sin mamá juega constantemente con el absurdo y es ahí en donde la película gana. La tensión generada por lo que se dice se rompe por la forma en cómo lo dicen. Hay una tensión constante en el aire provocada por el encierro que podría terminar en tragedia pero que la realizadora lleva para otros carriles provocando un anticlímax. “El absurdo es algo que pasa en la vida por eso quise romper con la estructura y así no llegar al drama”, manifiesta.

Nosotras sin mamá toma elementos del cine indie para contar una historia minimalista, en donde lo que se dice es potente pero por la forma utilizada llega a causar risas en vez de llantos y claro está por una cineasta que convirtió un drama en comedia y tres magníficas actrices que pudieron ponerlo en gestos y palabras.

Comentarios