EscribiendoCine
02/09/2011 15:58

El viernes 2 de septiembre llegó a las salas españolas la nueva película del director Pedro Almodóvar. Con La piel que habito, una incursión en el thriller, ha vuelto a generar división de opiniones, aunque la impresión es que este debate se refiere más a la figura del director, sin duda el cineasta español más conocido y apreciado fuera de España, que a la película en cuestión.

La piel que habito

(2011)

Rodríguez Marchante de ABC.es sostiene que en "La piel que habito el artificio es como una membrana transparente que le impide a la película abrazar al espectador (o al revés, ser abrazada por él)". Para Raúl Masa de Dirigentes Digital "La piel que habito será una de esas películas que se quiere o se odia, así de simple. No hay termino medio, al igual que pasa con su director quien desde hace tiempo ha conseguido bipolarizar a sus seguidores. A Pedro se le sigue o se le detesta, pero no puede resultar indiferente", escribe el crítico.

"La piel que habito es la película más arriesgada, más crudamente desnuda, de la filmografía de Almodóvar. ¿La mejor? La más sincera, sin duda. De otro modo, Almodóvar enseña sus vergüenzas. Todas ellas", sostiene Luis Martínez en El mundo. Mientras que el sitio Aullidos.com destaca que lo peor del film son "los diálogos técnicos entre personal facultativo, que suenan algo ingenuos y nos recuerdan a cada momento que en realidad, esas personas no son médicos de verdad. Marisa Paredes, cuyo código interpretativo parece demasiado ligado al teatro y resulta algo excesivo para un arte como el cine, en que se cuenta con mucho más refuerzo, y sugiere una interpretación más sutil".

Para Fanzine Digital La piel que habito quizá sea lo mejor que ha realizado Pedro Almodóvar desde Todo sobre mi madre (1999). Por su parte Jon Apaolaza en Noticine publicó que "el último trabajo del más universal cineasta español de todos los tiempos no es sino eso, un patinazo en un terreno nuevo en el que el manchego se ha movido con torpeza".

Warner Bros distribuyó 290 copias de La piel que habito, lo cual garantiza un cobertura significativa aunque sin llegar a los números de las grandes superproducciones.

Tras un bombardeo mediático en que se han empleado a fondo tanto Almodóvar como la pareja protagonista, Antonio Banderas y Elena Anaya, queda por ver la reacción del público. Aunque el realizador cuenta con una legión de admiradores incondicionales que no dejará de pasar por taquilla, su poder de atracción hacia el espectador medio se ha reducido con el paso de los años.

Sostiene Cineuroa que a causa del perfil autoral de sus obras y de los lanzamiento potentes, aunque no de saturación de mercado, su rendimiento en taquilla dependerá en gran medida del efecto boca a boca, que parece haberse debilitado gradualmente a través de los años. Desde el éxito de Todo sobre mi madre (2,59 millones de espectadores en 1999), sus películas han sufrido un constante declino en taquilla (Hable con ella, 1,36 millones en 2002; La mala educación, 1,2 en 2004), con la excepción de Volver (1,93 en 2006), hasta llegar al decepcionante resultado de Los Abrazos Rotos (menos de 700.000 espectadores en 2009).

Comentarios