Ezequiel Obregón
07/03/2011 14:34

Andrea Lowe presentó el último film de Ken Loach. En La verdad a cualquier precio, que aún no se ha estrenado en el Reino Unido la actríz interpreta a la pareja de un soldado que falleció en el territorio de combate. Una muerte que pone en relieve el perverso sistema corporativo que busca hacer de la guerra un negocio.

La verdad a cualquier precio

(2010)

¿Cómo fue el trabajo de composición, dirigida por Ken Loach?
Ken Loach
trabaja de una forma muy particular. En principio, nunca tenés el guión para trabajar. Aún cuando el brillante guión estaba escrito, ninguno de los actores lo sabía. Entonces, cuando hicieron en este caso la audición, nos dijo lo que les había pasado a los protagonistas. Pero no sabíamos exactamente qué debíamos decir. Nos dio una pequeñísima parte del guión, y luego nos hizo ensayar y nos decía, por ejemplo: “ahora Frankie está muerto”. Nos planteaba las situaciones. 

Dado que el tema apunta a la participación en la Guerra de Irak del Reino Unido, ¿cómo considerás que el film va a ser recepcionado en tu país?
Algunos periodistas ya lo vieron en Cannes y ha tenido muy buenas críticas. El director hizo algunos pequeños cambios. Este tipo de película es un thriller, un género que no transitó hasta este momento. El film representa un desafío para la participación británica en la guerra. 

Sobre su posición personal sobre la guerra, Lowe expresó: “Cuando comenzó, más de un millón de personas se manifestaron en contra de la participación de nuestro país. Al principio había oposición, pero sentía que nadie le prestaba atención. Entonces decían que era mejor ignorarlo. Al comienzo me sentía identificada con mi personaje, que intentaba ignorar absolutamente lo que pasaba, algo que cambió. El guionista comenzó a entrevistar gente, considerando que la guerra es absolutamente ilegal. Entrevistó a muchas personas: a gente común que había sufrido la devastación, y también a los soldados, que tenían un estrés post-guerra. Nos dio la pauta de que no podíamos mantenernos aislados de lo que estaba ocurriendo”. 

La joven actriz sorprendió a la prensa al mencionar el caso argentino: “Tanto el director como el guionista en el Festival de Cannes expresaron su admiración por la Argentina, por la conducta que se lleva juzgando a los responsables del Proceso. Estamos convencidos de que la guerra fue una ruptura de la Convención de Ginebra. Consideramos que tanto Bush como Blair deberían ser juzgados tal como hicieron aquí”.

Comentarios