Noticine
15/12/2010 13:12

El Festival Internacional de Cine de Berlín, que se abrirá el próximo 10 de febrero con la nueva versión de Temple de acero a cargo de los hermanos Coen, ha dado a conocer sus primeros siete títulos, cuatro de ellos con participación del país anfitrión, Alemania. Uno de sus directores más conocidos, Wim Wenders, estrenará -eso sí, fuera de concurso- su documental en 3D Pina, y el actor británico Ralph Fiennes -en las misma condiciones- mostrará su primera película como director (y además actor), Coriolanus, en la que se ha rodeado de ilustres colegas como Gerard Butler, Vanessa Redgrave y Brian Cox.

Temple de acero

(2010)

Esta vez sí en la competencia por los Osos de Oro y Plata estarán Bizim Büyük Çaresizli?imiz (Nuestra gran desesperación), de Seyfi Teoman, una coproducción entre Turquía, Alemania y Holanda; Lipstikka, de Jonathan Sagall (Israel/G.B.); Wer wenn nicht wir (Si nosotros no, ¿quién?), de Andres Veiel (Alemania); la opera prima estadounidense Yelling to the sky (Gritar al cielo), de Victoria Mahoney, y la coproducción entre este país y Alemania The Future, de Miranda July.

La vida y obra de la coreógrafa Pina Bausch fue la que inspiró al germano Wenders realizar su primer film tridimensional. El autor de Cielo sobre Berlín empezó a trabajar en la preparación de Pina con la propia artista, pero ésta falleció de un cáncer firubundo, y de acuerdo con el grupo por ella fundado, el Wuppertal Dance Theatre, optó por continuar con el proyecto como un homenaje a su compatriota Bausch, quien fue amiga personal y colaboradora de Pedro Almodóvar en su película Hable con ella.

El astro británico Ralph Fiennes filmó en Belgrado su primera película como director, Coriolanus, tragedia histórica que se encuentra entre lo menos conocido de la obra de William Shakespeare. Se trata de la historia de un venerado general romano (interpretado por el propio Fiennes) que actúa bajo el control de su madre (Vanessa Redgrave) y que decide aliarse con su peor enemigo Tullus Aufidus (Gerard Butler) para vengarse de Roma, una ciudad que le ha rechazado. Fiennes ha intentado combinar la historia clásica con la tecnología moderna y un ambiente contemporáneo, para poder dar un mayor énfasis a la visceralidad de la historia original.

La relación del actor británico con esta poco conocida pieza de Shakespeare se inició hace una década, cuando la estrenó en los escenarios de Londres. "Me obsesioné con ella y no pude quitarme de la cabeza la idea de convertirla en película. Si se es riguroso al adaptarla, puede convertirse en un "thriller" político". El guionista, John Logan (Gladiator, El último samurai, El aviador...), ha reubicado la obra en el presente, en un poderoso país en guerra inacabable, "como Israel con Palestina o Rusia con Chechenia".

Comentarios