Noticine
11/05/2010 11:20

Momentos complicados, repletos de reuniones, negociaciones y mucha calculadora electrónica, rodean la cuarta y quizás quinta partes de la saga Crepúsculo. Summit Entertainment intenta que el costo de Amanecer no suba por las nubes, y aunque los nuevos contratos con Robert Pattinson, Kristen Stewart y Taylor Lautner, van por buen camino, ahora parece que son algunos de los personajes secundarios los que podrían cambiar de rostro, algo que inquieta a muchas de las "fans" de las novelas y las películas inspiradas por la imaginación de Stephenie Meyer.

Luna Nueva

(2009)

Según informa Hollywood Reporter, algunos de los jóvenes miembros del clan vampírico Cullen, Ashley Greene y Kellan Lutz (Alice y Emmet) especialmente, han expresado peticiones económicas que el estudio considera excesivas, y se contempla la posibilidad de "poner en la calle" a al menos uno de ellos. Summit ya ha demostrado que en circunstancias parecidas no le tiembla el pulso. Recordemos que cambio de apariencia a la vampira Victoria, que pasó de ser Rachelle Lefevre a Bryce Dallas Howard, y ahora podría hacer lo mismo.

Por el contrario, dos otros actores ya tienen sus nuevos contratos en el bolsillo: se trata de Peter Facinelli (Carlisle Cullen) y Billy Burke (Charlie, el padre de Bella), y aunque aún no hay rúbricas sobre el papel, los tres principales astros de la cinta estarían muy próximos a firmar. El director de La saga Crepúsculo: Amanecer, Bill Condon, ya sabe que puede que haga una o dos películas, así que él tampoco tiene problemas.

En el caso de que finalmente se optara por la idea del díptico final (con estrenos en noviembre de 2011 y verano de 2012), el rodaje sería simultáneo y -aquí sí hay sorpresa- podría tener un nuevo emplazamiento. La primera parte se filmó mayoritariamente en el estado de Oregón, la segunda y tercera partes en Canadá (Luna Nueva también en parte en Italia), y ahora -siempre según HR- se abre la posibilidad de un regreso a territorio estadounidense, ya que las autoridades de Luisiana están muy interesadas en facilitar subvenciones y permisos a cambio de la publicidad que puede representarles "otra" historia vampírica (La teleserie True blood también está localizada teóricamente allí).

A decir verdad, el dónde depende mucho del cuánto, porque los costos de las diferentes entregas de esta saga se han disparado, empezando por los sueldos de sus actores. Aunque al principio Rob, Kristen y Taylor habían rubricado un contrato por tres películas, tras el éxito de Crepúsculo, y ante la perspectiva de llegar hasta una cuarta entrega, se revisaron al alza los tres documentos. Pero... hemos dicho cuarta, y la intención de Summit es que ésta se duplique, y sean finalmente cinco las cintas crepusculares. No se conoce lo que cobran Pattinson y Stewart, cuyos trabajos fuera del mundo vampírico han ido por el lado del más "barato" cine independiente, pero el señorito Lautner (con la inestimable presencia de su padre como representante) en pocos meses se ha convertido en figura llena de futuro y ya ha firmado sustanciosos contratos con grandes estudios para varias cintas de acción con elevados presupuestos. El resultado es que su cotización está por encima de los 7 millones de dólares por película.

Crepúsculo costó menos de 20 millones de dólares, pero la tercera, Eclipse, que se estrena el mes próximo, ha contado con un presupuesto de cerca de 65, y no todo el mundo está convencido de que llegué a mejorar las espectaculares cifras de Luna Nueva (casi 300 millones sólo en EEUU), porque se detecta cierto cansancio entre las "fans". Todo ello es lo que hace que sigamos en este momento sin saber si definitivamente Amanecer será una o dos cintas. El suspenso, pues, continua...

Comentarios