Noticine
05/04/2010 13:44

Con la Semana Santa y Pascua, el público norteamericano volvió a llenar las salas, y muchos lo hicieron para seguir disfrutando de aventuras en 3D, esta vez con Furia de titanes cuyos resultados a lo largo del fin de semana fueron de más de 64 millones. Tyler Perry, el más comercial de los cineastas afroamericanos, volvió a dar en la diana con Why did I get married too? y Miley Cirus aprobó en su primera cinta no musical.

Furia de Titanes

(2010)

Furia de titanes, que no convenció demasiado a los críticos y según muchos de sus espectadores está lejos de alcanzar la calidad del relieve de Avatar (no se filmó en 3D como la de Cameron sino que fue reconvertida digitalmente por computadora) pudo no obstante convocar a una cifra importante de espectadores, que acudieron a las más de 3.700 salas de las que 1.800 eran 3D. Así, la cinta épica se convirtió con 61,4 millones en el segundo mejor debut de la historia en abril, aunque quedó por detrás y bastante lejos de los 116 de Alicia, y de los 70 de Avatar, films comparables por su masivo lanzamiento en 3D.

Los especialistas no creen que la competencia directa de otras dos cintas en relieve como la ya citada de Burton y Cómo entrenar a tu dragón, con las que en algunos cosas comparte salas (en horarios distintos) vaya a ayudar precisamente al mantenimiento del éxito para los Titanes, que deberían tener un paulatino descenso de ingresos más acusados que los films de Cameron y Burton.

Tyler Perry, productor, director, guionista y actor, se mantiene como el auténtico rey de la taquilla afroamericana. Su prolífica carrera (llega a las dos realizaciones por año) suma un nuevo suceso con la mezcla de comedia y melodrama Why did I get married too?, secuela de un film producido hace tres años, que ha conseguido arrancar con más de 30 millones de dólares, mejorando los resultados del original. Es sumamente interesante el caso de Perry, famoso también por sus trabajos televisivos, quien es sumamente popular entre una franja de población que no suele habitualmente frecuentar las salas. Las prospecciones sobre el público que fue a ver este fin de semana Why did I get... indican que el 80% eran mujeres, el 75% de más de 25 años y el 80% de raza negra. Y ello se repite prácticamente con la mayoría de sus cintas, las cuales rara vez se estrenan en el resto del mundo, a diferencia del resto de la producción de Hollywood.

También puede estar de enhorabuena Miley Cyrus, ya que su revalida cinematográfica fuera del universo Hannah Montana obtuvo cifras satisfactorias: 25,6 millones desde el miércoles -su día de estreno- y 16,2 el fin de semana, en 2.673 cines. El drama romántico The last song, a pesar del título, demuestra que puede tener futuro como actriz lejos del género musical, aunque la cinta cuente en su banda sonora con varias canciones suyas. Ocupa la cuarta plaza.

Justo delante tiene a Cómo entrenar..., que a pesar de un inicio de andadura menos bueno de lo que DreamWorks esperaba, en su segundo fin de semana y con la ayuda de la falta de competencia dentro del segmento infantil, logra un descenso muy positivo de sólo el 33%, el más bajo entre las veteranas del "top ten". De esta manera, en 10 días totaliza la fantasía de vikingos y dragones más de 92 millones, y tiene perspectivas de una prolongada carrera comercial durante el mes en curso.

Comentarios