Rolando Gallego
22/12/2020 10:40

Michel Franco (Las hijas de abril, Después de Lucía) presenta en Cining Nuevo orden (2020) su más reciente producción, ganadora del León de Plata y el Gran premio del Jurado del último Festival de Cine Internacional de Venecia. EscribiendoCine dialogó con el realizador, uno de los más polémicos de México, para saber detalles del film, protagonizado por Diego Boneta, Darío Yazbek Bernal, Naian González Norvind y elenco. “Ojalá que los argentinos se vean representados por la película como si fuera argentina, por la disparidad social que retrato, la falta de empatía, el abismo de clases, la corrupción”, dispara.

Nuevo orden

(2020)

Sos el director del momento, ¿cómo estás viviendo el revuelo y la polémica que se ha generado sobre la película?
Me halaga lo que decís y me halaga mucho la polémica también, me hubiera preocupado si al hacer una película como Nuevo orden no sucediera todo lo que está pasando, que no removiera y agitara de la manera que sucedió en México. Tras Venecia la prensa extranjera fue unánime y entendieron la película como la proyecté, y sabía que en México iba a armar polémica y discusión. Los cineastas que me interesan más son aquellos que han soltado bombas no sólo en el cine, sino en otros ámbitos.

La película es urgente y dialoga con las agendas de medios de Latinoamérica ¿por qué creés que no se lee ese diálogo inmediato con la agenda?
Hay muchos motivos y podríamos estar horas, hay gente que prefiere no hablar de ciertos temas y decir “vamos bien”, fingiendo que todo está bien. Me preocupa la normalización de la violencia en nuestros países y que las medidas que se toman son controlar más, militarizar más, reprimir. Nuevo orden ventila los miedos que mucha gente tiene y retrata el peor escenario al que podríamos llegar si no corregimos el rumbo. La tesis principal de la película es el status quo es insostenible, no podemos seguir así, habla mucho de la corrupción y evidentemente de la disparidad social. No puedes hablar de uno sin hablar de otro y he escuchado toda mi vida “así son las cosas y no hay remedio” y la película muestra que todo podría empeorar si no corregimos esa idea equivocada.

El film dialoga con obras de realizadores latinos ¿tomaste alguna influencia de ellos?
Hay películas en cada país de la región que atienden situaciones similares a las que retrato, no hay nada nuevo en Nuevo orden, y lo que hace diferente es proyectar hacia un futuro cercano cómo sería un estallido social y la represión militar que lo busca apagar. Todos son elementos que hemos visto una y otra vez, no hay nada nuevo, la quema de cuerpos, la violencia militar y los abusos, los colgados, me dicen¿ “no es mucho un colgado”?, en México es cosa de todos los días, y si no mostramos eso creo que la situación no estará en el norte nada más o en las noticias, sino en las casas.

Tal vez es lo que molesta…
Exacto, cuando ves películas sobre hechos históricos reales es diferente porque así pasó, se debe discutir y aceptar la violencia que es, acá la polémica viene por atreverse a imaginarse un futuro complejo, pero carajo, estamos yendo hacia allá y la película es un espejo de la sociedad y eso es lo que cuesta entender, la mirada que el espejo regresa.

Porque a diferencia de recientes producciones mexicanas ganadoras de premios, con una imagen romantizada, Nuevo orden va por otro camino…
Esa es la fácil y el espíritu hollywoodense del cine siempre ha querido imponer finales felices, pero yo no quiero ser condescendiente con el espectador y la normalización de la violencia y la gravedad sobre lo que se está viviendo en nuestros países, no digo yo que la gente es mala y no hago señalamientos sobre qué clase es mejor y peor.

La película no toma partido por una u otra parte…
Politizando la película mucha gente ha opinado diferente, dicen que favorezco una clase sobre otra, no entienden que vivimos en una sociedad sumamente clasista y que la película critica el clasismo, no es clasista, justamente hago una denuncia al representarlo y creo que las críticas vienen sin siquiera ver la película, y creen que estamos bien, y esto es diferente, creo que hay que abrir los ojos y tener empatía para cambiar esto y tratar de estar mejor.

¿Cómo armaste el casting sumando a figuras reconocidas para que trascienda el mensaje?
Era muy importante y me costó trabajo al escribir el guion que este estallido social y estos conflictos que retrato se vieran representados desde la diversidad de voces y segmentos, militar, político, y clases sociales, no simplemente que sea una película de buenos y malos. Para eso escribí los papeles para los actores que quería, no hubo un proceso de casting, a Naian González Norvind, la protagonista, la conozco desde sus 14 años, Mónica del Carmen es mi actriz consentida, está en casi todas mis películas y a veces me ayuda a couchear actoralmente a los no actores. Había que encontrar profundidad en los personajes a pesar de que tienen poco tiempo en pantalla y ese es el reto mayor y el mérito se lo llevan los actores.

¿Qué fue lo más complicado de rodar?
Por el lado de producción intervenir las calles, las avenidas principales de la ciudad, los efectos visuales, los tres mil extras, la boda fue difícil porque dura poco más de media hora o casi la mitad de la película, la relación entre personajes, el ritmo, el construir sin que se vea la mano del director, que esta coreografía se vea natural, todas las películas son difíciles pero esta por mucho me ha representado los mayores retos y fue caminar la cuerda floja casi todos los días.

Hay otro protagonista y es el cuadro de Omar Rodríguez, ¿cuándo supiste que iniciarías con su imagen?
Es amigo mío, pero fue rarísimo, había tenido un mal día de preproducción y llegué a su casa a cenar muy mal y me llevó a su taller para mostrarme su obra y me lo mostró y le dije que me recordaba al Guernica y él me dijo el título, que se llamaba Solo los muertos han visto el final de la guerra y le dije que quería abrir la película y que tras el día malo quería ganar algo. Me costó trabajo hacer que entendiera que íbamos a destruirlo, una réplica, y lo entendió y de hecho está él también en la película, es el primer invitado que llega a la boda.

¿Expectativas por el estreno en Argentina?
Ojalá que los argentinos se vean representados por la película como si fuera argentina, por la disparidad social que retrato, la falta de empatía, el abismo de clases, la corrupción, el papel de los militares, nada me haría más placer que la tomen como si fuera propia.

Comentarios