Rolando Gallego
18/11/2020 17:53

La directora artística del 35 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, Cecilia Barrionuevo, ha sido una de las impulsoras acérrimas de la realización online del evento para garantizar la continuidad del mismo. En diálogo exclusivo con EscribiendoCine revela detalles del duro trabajo de este año y algunos puntos destacables de una edición signada por una situación extraordinaria pero que, en un punto, amplifica la llegada del mismo. “Queríamos presentar un estado del cine actual en competencia y panoramas, y luego trayectorias y homenajes que dialogan con la historia del cine”, afirma.

En el inicio de la situación extraordinaria hasta el inicio imaginaron varios festivales posibles ¿verdad?
Sí, y a medida que iba modificándose un poco el panorama, siguiendo las noticias y las indicaciones de las autoridades sanitarias fuimos pensando y planificando diferentes tipos de opciones y festivales, siempre con la esperanza, y sin perderlas, de tener algo presencial, pero, llegó un punto, donde tomamos con Fernando E. Juan Lima, los equipos y el productor Alejandro Puente la decisión de realizar y asegurarnos una edición online justamente para no perder continuidad, que la edición se realice, considerando que siempre ha sido un Festival con participación federal, cuidar eso y que pueda llegar a diferentes lugares de Argentina, incluso pensando que sí se podía hacer algo presencial en Mar del Plata había que ver que sucedía con la movilidad. Por eso se llegó a este resultado que exista la edición de manera online y para todo el país de manera gratuita.

¿Sólo se podrá acceder en Argentina?
Está geolocalizado para el país, y del exterior sí hay programadores y críticos internacionales invitados a acceder a una sala para que se puedan visibilizar por ellos y difundirlas.

¿Las actividades asociadas si se pueden ver desde fuera?
Si, todas las actividades, charlas con maestros y maestras, mesas redondas y charlas, alojadas en nuestro sitio https://www.mardelplatafilmfest.com/35/es/ y desde ahí donde vayan ocurriendo cada una de las actividades. También hay algunas proyecciones de películas por CINE.AR TV y CINE.AR PLAY. Después va a haber algunos trabajos como los cortos Melié, ENERC, FADU, el programa de cine de la Universidad Di Tella, que estarán en sus propias plataformas también.

¿Cómo diseñaron la programación sabiendo que iba a ser una edición online respetando la curaduría que poseen y una mirada de género que hace tiempo vienen manteniendo?
Lo que resolvimos fue conservar el espíritu del Festival, cuidando y manteniendo las competencias, panoramas y trayectorias, y ofrecer, como siempre hacemos, un diálogo entre la historia del cine y el cine contemporáneo. Así, por un lado queríamos presentar un estado del cine actual en competencia y panoramas, y luego trayectorias y homenajes que dialogan con la historia del cine. Le dimos mucha atención al cine argentino, dado que es un año con postergaciones de festivales internacionales y estrenos, y por otra parte, por supuesto, seguimos trabajando con una sensibilidad de perspectiva de género en la programación, esto también fue atendido, tanto cuantitativa como cualitativamente desde los equipos de programación.

Sobre este punto se publicará un libro sobre María Luisa Bemberg ¿cómo surgió la idea?
Queríamos homenajear a María Luisa Bemberg en tanto se cumplían 25 años de su fallecimiento, y ella siempre nos ha acompañado en el Festival de alguna manera, con sus largos y cortos, y queríamos hacer algo más, allí surgió el libro El asombro y la audacia, el cine de María Luisa Bemberg, invitando a Julia Kratje y Marcela Visconti, las compiladoras de un trabajo de muchas mujeres que formaron parte de la vida personal y profesional de María Luisa Bemberg, a que escribieran algo, también hay entrevistas y materiales difíciles y otros textos, que permiten dar de cuenta el trabajo de la directora y su obra de una manera distinta.

¿Expectativas con esta edición? ¿Cómo imaginan vivirlo desde la virtualidad?
Trasladar la adrenalina, el calor, la humanidad, atender estos puentes entre espectadores, realizadores y películas, fortaleciéndolo desde nuestro vínculo, no lo podremos hacerlo presencial, pero lo adaptaremos de alguna manera a lo virtual, para estar presentes. Además de presentaciones habrá preguntas y respuestas con los realizadores que quedarán alojadas en el sitio luego que concluyan el film.

Comentarios