Rolando Gallego
09/09/2020 11:17

Sandra Godoy estrena Juanas. Bravas mujeres (2019), película que indaga en la figura de Juana Buela, feminista de primera hora, para trazar un recorrido hacia la actualidad en donde las pibas luchan por igualdad de género y el fin de la violencia patriarcal. EscribiendoCine dialogó con la realizadora para conocer detalles de la propuesta, un documental necesario para entender el rol clave de la mujer en la historia y su negación como motor de cambios.Juana Buela no estuvo exenta del borrado de la historia, de todas maneras, ella escribió y participo en tantos hechos y en distintos países que siempre habrá información para recuperar”, dice.

Juanas. Bravas mujeres

(2019)

¿Cómo surge la idea de hacer una película sobre Juana Buela?
En la realización de mis documentales anteriores fui compartiendo con grupos de mujeres que la peleaban y sostenían un hogar, Agua de Fuego (2001), o defendían su fuente de trabajo luchando en la fábrica y en la calle, Brukman, la trilogía (2002), y así comencé a investigar sobre nuestra participación en los cambios sociales, llegando a las mujeres anarquistas de principio de siglo XX y así conocí a Juana Buela, y tuve la ventaja de que compañeras/os historiadoras/es ya habían abordado estas historias y allanaron mi camino a Juana. Luego de leer su autobiografía. Historia de un ideal vivido por una mujer, fue inevitable conmoverme con el relato, esa mujer frente a un panorama inhóspito con grandes adversidades, logró junto a sus compañeras/os canalizar y establecer demandas por nuestros derechos, hechos que cambiaron para siempre nuestras realidades. Así fue que decidí contar la historia de esta mujer fuerte y valiente que luchaba por la justicia y libertad.

¿Qué tan difícil fue llegar a su familia?
Tardé un tiempo en conseguir un número de teléfono, hasta que Marina Bursuk de "El Ateneo" me dio el contacto de Ruth, una de sus nietas, ella vive en Mar del Plata, arreglé conocerla y desde el primer día hubo conexión. Recuerdo estuvimos toda la tarde hablando, disfrutando de la charla sobre su abuela, seguimos relacionándonos mientras avanzábamos en otras búsquedas; después conocí a Diana, su otra nieta, que fue un poco más reticente, pero solo un poco, fuimos construyendo este vínculo tan amoroso con ambas, también conocí a una de las bisnietas Lucia Juana y a su tataranieta Abril, están en el documental, ¿dónde? marchando con Diana exigiendo “Educación sexual para decidir, Anticonceptivos para no abortar y Aborto legal para no morir”.

¿Cómo seleccionaste a los entrevistados?
Conocí a Gabriel Prieto en la Biblioteca José Ingenieros, él me contó que había viajado algunas veces con Juana a Montevideo y que ahora lo hacía seguido visitando a compañeros/a, acompañamos a Gabriel y conocí a Osvaldo Escribano luego en la FORA a Orlando Torrado, compañeros de militancia, amigos, así se fue armando esa búsqueda con los muchachos. Las historiadoras Elsa Calzetta, Dora Barrancos y Cristina Guzzo habían trabajado mucho con las anarquistas, con Juana en especial, ya habían corrido parte del velo que las inbisivilizaba, solo basto con convocarlas.

¿Por qué creés que no es tan conocida su historia?
Mujer y anarquista, motivos para ser tapada, las/os anarquistas sufrieron ataques letales a sus espacios y su memoria, mucho material que atestiguan su historia fue saqueado. Juana no estuvo exenta del borrado de la historia, de todas maneras, ella escribió y participo en tantos hechos y en distintos países que siempre habrá información para recuperar.

¿Cuándo descubriste la estructura que le ibas a dar?
El libro me ayudó a estructurar el documental, cuento cronológicamente como ella lo hace en su autobiografía y hago una analogía con el presente que se va entrecruzando con el pasado, acompaña a este armado diferentes dispositivos estético: un juego de fotos más animación junto con escenarios y objetos reales construyen la atmósfera Juana; el relato me pedía verla, la imaginé en esos diferentes lugares por eso decidí incorporar las animaciones, una de las escenas que más gusta es cuando se escapa disfrazada en Montevideo. El mar está presente a lo largo de todo el documental, el mar la trajo, la deportó, la llevó a Brasil y la volvió a traer. Entre los recursos sonoros escuchamos los cánticos de protesta del presente en escenas del pasado. La música, diferentes versiones de Hijos del Pueblo ejecutadas por Pablo Grinjot, hasta podemos encontrar una versión medio zambada cuando llega a Brasil. Y abrazando el documental, en off, la voz de Juana, no bastaba con verla también quería oírla.

¿Qué creés que aporta el film al actual momento de conquistas de género y empoderamiento femenino?
Juanas. Bravas mujeres resignifica esas luchas pasadas que no son tan pasadas, hace audible la voz de Juana y sus compañeras para no callar más, nos ayuda a mirar más firmemente con la satisfacción de haber hecho mucho, y con la fuerza para lo que falta. No olvidarnos de los pasos dados es importante para seguir peleando por una sociedad más justa y equitativa.

¿Expectativas con el estreno en CINE.AR?
Todas las expectativas puestas en este estreno, después de varios años trabajando en este proyecto hermoso, queremos que se vea que se sepa quién fue Juana Buela. La plataforma es visitada y está muy bien que sea así. Apoyemos el cine argentino. Miremos documentales.

Comentarios