Rolando Gallego
06/09/2020 12:15

Corazón loco (2020), marca el retorno a la pantalla del realizador Marcos Carnevale (No soy tu mami, Corazón de León), quien en este caso, pandemia mediante, podrá lanzar su propuesta en Netflix en simultáneo en todo el mundo. Protagonizada por Adrián Suar, Soledad Villamil y Gabriela Toscano, el eje central de la película es cómo un bígamo lleva adelante una doble vida hasta que es descubierto. “Esta idea se nos ocurrió con Adrián Suar hace diez años, tratando de trabajar desde un lugar no del pícaro argentino sino de alguien corrido de la cultura judeo cristiana, que pueda amar distinto”, afirma en diálogo con EscribiendoCine.

Corazón loco

(2020)

¿Cómo cambio tu percepción sobre el estreno en marzo a ahora lanzarla en Netflix?
Primero fue rarísimo, una tristeza muy grande, pero un alivio que se haya decidido cerrar todo una semana antes del estreno, si hubiese sido después sería catastrófico, tenemos un material muy bueno, y sabíamos que iba a tener un recorrido tarde o temprano, primero se barajaban fechas para septiembre, después octubre, y así se fue extendiendo la cuarentena, como a todos, y así era difícil proyectar, acelerando los procesos naturales de estas películas, que recorre salas primero aquí y en Uruguay y luego la venta a plataformas e internacional, y sabiendo que no íbamos a poder ir a salas, o si iba, de qué forma, con protocolos, no se iba a poder llenar las salas, un dólar que cambió, afectaba todo a la producción, y apareció lo de Netflix, con una exposición internacional. Estoy feliz, sorprendido con este nuevo mundo que está cambiando.

¿Van a hacer algo el día del estreno en la plataforma?
Seguramente, estamos charlando, un mega zoom con unos cuantos para verla al mismo tiempo, será difícil empatar los fotogramas, pero va a estar bueno.

¿Cómo fue imaginar esta comedia con temas de agenda pero desde la vereda contraria?
Esta idea del bígamo se nos ocurrió con Adrián Suar hace diez años, tratando de trabajar la idea desde un lugar no del pícaro argentino que tiene una esposa y luego una amante por ahí, no era la idea, sino de alguien corrido de la cultura judeo cristiana, que pueda amar distinto, ya que te dicen que ser monógamo y hace que tenés que amar para toda la vida o hasta que la muerte los separe, y no es así, podés dejar de estar junto a alguien si no va más, pero la Iglesia no te lo perdona igual. Nos dimos cuenta que teníamos en las manos a un psicópata, un tipo corrido, que dice que necesita amar a más personas, pero no a tres o cuatro, sino a estas dos, no las puede reemplazar, da la vida por esas mujeres e hijos que tienen con ellas, lo contamos con esa verdad, no es un pícaro o mentiroso, y si miente es porque la cultura en la que vive no le permite amar así y si dice la verdad las pierde. La idea es correrte de la cultura y preguntarte: ¿podés amar a más de una persona? ¿tenemos esta capacidad? Y si podemos ¿qué hacemos con esto? , esto no es poliamor, es otra cosa, porque cuando hablan de poliamor es polisexo, divertirte con otras personas, es poli sexo, sino estarías enamorado de 20. El planteo es ese. Nos divirtió mucho, peleamos con nuestra propia moral y prejuicios, fue difícil de escribirla. Con Adrián trabajo hace 20 años, es mi coequiper creativo, diseñamos películas, series, teatro, es un equipo que armamos de hace rato.

¿Cómo trabajaste su faceta cómica para esta película en particular, sosteniendo el relato casi en su totalidad?
Mientras estábamos escribiendo inferíamos un poco cómo actuarlo, sabíamos que era una comedia, dramática, había que ampararse en el género, pero a diferencia de otras producciones, había que subir una octava el tono, forzando al personaje a mayor comicidad y veíamos que resistía, por el estrés que pasa. El personaje transita curvas y bajas, sintiendo realmente lo que le pasa, no de argento pícaro, es un loco, un psicópata, que cree firmemente en lo que hace y llega a dar la vida por eso, se juega la vida en cada situación.

La película planteará polémica ¿cómo la recibirán?
Bienvenida sea, el tema es que se abra el juego, que nos hagamos preguntas, en los últimos años aparecieron diferentes maneras de relacionarnos y amar, está el tradicional, el del poliamor, el de nos queremos mucho pero vivamos en casas separadas, familias ensambladas, bisexualidad, cosas que siempre estuvieron pero que pueden ahora salir a la luz y que no haya condena, cuando contaba que estábamos filmando esto me acercaban comentarios de conocidos que vivían eso en la oscuridad, acá la película muestra, no toma partido por nada, de hecho te lo muestra como un psicópata y luego te la cuenta desde el punto de vista de las chicas. Lo más importante es que el espectador tenga empatía con el personaje, que no lo abandone a los cinco minutos, que crea una contradicción y diga “que pedazo de loco, pero no quiero que le pase nada”, incluso mujeres me indicaron eso.

¿Por qué se hace tan poca comedia en Argentina?
¿Vos decís? Hay realizadores como Juan Taratuto o Ariel Winograd que hacen. No me puse nunca a pensar esto, pero creo que tiene que ver primero con el gusto personal de cada director de lo que le gusta filmar, yo encontré un registro particular de comedia dramática, que no es sólo comedia, y además creo que tiene que ver con que la comedia es un género difícil, y menos si no te sentís cómodo. Además creo que la comedia no garpa en Festivales, no creo que haya antecedente que haya alguna ganado un Festival, y van por el prestigio. Es un género difícil de hacer, subestimado en festivales, pero difícil de hacer, y que te permite hablar de temas difíciles en clave de humor, como en este caso, de una manera amable para el espectador, esta película la podés contar desde el drama y es un dramón. Si pienso que teniendo tantas directoras mujeres hay pocas dirigiendo comedias, son muy buenas las mujeres en el mundo haciendo comedias. La comedia es un riesgo si no te sale bien, ese es el tema con la comedia, tenés que estar bien formado, con un trabajo previo de guion antes de rodar, asesorarte muy bien con gente que sabe, yo pude rodearme con Betiana Blum, China Zorrilla, hice un master con ellas, es importante rodearte de gente que sabe hacerla, porque además hay subgéneros en la comedia, no es la misma comedia la que hago yo, la que hace Taratuto o Winograd.

¿Ves la foto del día después a esto?
Lo imaginé de tantas maneras, pase por tantos estados de ánimo, ahora hay un protocolo y eso nos da la esperanza que podemos volver, en noviembre empiezo a filmar una serie con el protocolo, y es lo que más ansío, volver al set, el mundo que dejamos antes de la pandemia no existe más, nos modificó a todos, y vamos a volver al set y a la vida con barbijos, distancia social, seremos más económicos en muchas cosas, sabiendo que podemos hacer más con menos o lo mismo. Igual hay que experimentarlo, leo el protocolo, pero tengo que vivirlo en el set, seguramente se modificará, estamos viviendo algo nuevo, una vida nueva.

Comentarios