Emiliano Basile
25/06/2020 10:52

En Cumbia que te vas de ronda (2020), película disponible on demand en CINE.AR PLAY, Pablo Ignacio Coronel y un grupo de músicos/cineastas viaja de Argentina a Japón en busca de respuestas a un enigma: la cumbia. "Adoro la película y adoro poder hacer música, pero siento en ambas cosas la importante presencia del camino a recorrer, más que el sentimiento de una meta alcanzada", dice el realizador en una charla con EscribiendoCine.

Cumbia que te vas de ronda

(2020)

¿Desde cuándo tocás cumbia?
Desde el 2008. Empecé a tocar algunas cumbias en una banda de amigos, pero fuertemente fue a partir del 2013 con la banda Jalea Tropical, en Buenos Aires.

¿Cuándo surge el proyecto del documental?
El proyecto surge a comienzos del 2010, cuando empecé a vislumbrar el potencial que tenía la cumbia, más allá de su país de origen, que es Colombia.

La premisa de la película va cambiando con el viaje, ¿era algo esperado o simplemente sucedió?
Creo que la esencia de lo que queríamos investigar no cambia (hablando del poder de la cumbia como fenómeno), sino se amplía e intensifica, crece. Por otro lado al ser una película, no sólo documental sino también lúdica y experimental, muchas cosas van cambiando y desarrollándose por caminos que no imaginábamos. El montaje también fue una etapa bien creativa. Igualmente desde el guion teníamos esa estructura más o menos ya planteada.

¿El viaje por Asia formaba parte del proyecto o se incorpora después?
El viaje por Asia no formó parte de la primera investigación, y en un primer desarrollo del proyecto tampoco era una idea. Pero con el transcurso del tiempo, sentimos la necesidad de incluir un horizonte nuevo en donde podamos poner a prueba el fenómeno cumbiero, y ahí nació la posibilidad de ir a Asia. Y ya con todas esas ideas escribimos el guion definitivo.

¿Cómo se financió? Me imagino que el presupuesto del film no era suficiente.
Obtuvimos un apoyo del INCAA y de Ibermedia. En general nunca la financiación alcanza para hacer mis proyectos. En mi película anterior (Cumbia la reina, de 2015) también quedamos muy por fuera de la financiación obtenida. Pero siempre la buena voluntad del equipo, de lxs artistas y protagonistas ayudó muchísimo a poder terminar el documental de la mejor manera.

¿Te surge la curiosidad de viajar a otras regiones para ver los resultados? ¿A dónde?
Me gustaría ir a Corea, siento que ahí puede haber una empatía muy alta con el fenómeno cumbia.

Con la película, ¿creés que se consolidó tu carrera como músico o como cineasta?
De alguna manera creo que no se consolidó nada. Adoro la película y adoro poder hacer música, pero siento en ambas cosas la importante presencia del camino a recorrer, más que el sentimiento de una meta alcanzada. Quiero hacer más y mejor, y seguir disfrutando de las aventuras y desafíos que propone, no solo el cine y la música, sino la vida.

Comentarios