Rolando Gallego
02/06/2020 11:23

Desde el 29 de aayo se puede ver en Márgenes La virgen de agosto (2019) de Jonás Trueba (La reconquista) protagonizada por Itsaso Arana, además coautora del guion, en un relato libre sobre Eva, una mujer que busca en una ciudad vacía cumplir sus deseos. EscribiendoCine pudo dialogar con Trueba y Arana durante su estadía en Argentina tras presentar la película en el 34 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y profundizar en el proceso creativo de la propuesta.

La virgen de agosto

(2019)

¿Cómo surge la película y esa continuidad en el deambular de los personajes? ¿Cómo desarrollaron a Eva que es un personaje deseante durante toda la película?
Jonás Trueba: Que bonito que le hayas puesto el adjetivo de deseante, estamos justo leyendo un libro de Juan Ramón Gimenez, El dios deseante y deseado, y no lo habíamos pensado antes. El deambular, la errancia, el flaneurismo es algo que vuelvo sin proponérmelo, siempre está en mis películas el deambular, que es una actitud cinematográfica frente a la vida. Me parece que eso es pura nutrición, te alimentás de esa idea. Te puedes poner más teórico e ir por la teoría de la deriva de Guy Debord, ir encontrando cosas, es algo creativo e inherente al cine, como que el cine va al encuentro de las cosas, y se empiezan a construir los relatos en base a pequeñas búsquedas, intuiciones, cosas que están ahí, en tu cabeza, y luego con los actores, la materia principal de mis películas, son como los colores para un pintor.

Pero ahí es más fácil, porque los colores están en una cajita uno al lado del otro, ¿cómo es seleccionar el mejor color?
Jonás Trueba: Eliges lo más esencial, el oficio que tengo consiste en la elección de cosas con una voluntad de que emerja algo entre ellas. Aquí cuando decidí hacer la película con ella luego uno elige otros colores y cosas. Me gusta mucho confiarme en el actor. Yo ya trabajé con ella anteriormente, casi siempre ese es el motor principal “filmar a determinada persona” y eso queda evidente en la película.

¿Fue difícil componer a Eva quien siempre mantiene el mismo rostro ante todo lo que le sucede?
Jonás Trueba: Al coescribirla fuimos creándola juntos, sobre el rostro es curioso lo que dices, pero traté de transparentarme, sino que las cosas me atraviesen, y hay que tener mucha fe para que aparezca, no hacer, sino vivir. Ese fue mi norte. Es un personaje que trata de limpiarse y limpiar la mirada para que las cosas le ocurren la atraviesen.

Es una película muy femenina ¿cómo fue pensar el rol y todo lo que le acontece?
Jonás Trueba: La película no es la misma para un espectador que otro, para un hombre o una mujer, confío en eso. Pienso que parte de lo interesante de la película es distinta a lo que filman una nueva ola de cineastas españolas. Es una película femenina, contagiada por la agenda, pero es filmada por un hombre, que claramente hecha por una mujer sería distinta. Hay una cuestión entre ella y yo latente durante toda la película.

¿Cómo fue la relación durante el rodaje?
Itsaso Arana: Hicimos una primera versión del guion. Una estructura, y no estructura del diario, y luego hasta que rodamos y durante, convivimos con ella todo el tiempo. Primero la pensamos y luego al rodarla y actuarla la seguimos escribiendo y pensando, es un privilegio muy grande velar por todo el elenco, lo he hecho en teatro, pero en cine nunca. Tienes la película dentro, y todos los que entran al plano entran a tu mundo. Releía un diario de rodaje hace días que hablaba de actuar con los demás, y eso me permitió abrirme y exponerme.

¿Cómo pensaron los temas?
Jonás Trueba: No los decidimos, son temas que están en el día a día, amor, amistades, son sensaciones que nos rondan, parte de nuestras vidas que terminan configurando todo. Tenía en mi cabeza una intuición y ganas de rodar esta película en agosto y con Itsaso, y casi inmediatamente la estábamos medio escribiendo y estructurando, dejamos ir viviendo la película e integrándolo.

Itsaso Arana: Después de esa primera idea, tiramos algunos temas, y ver cómo se iban articulando, la búsqueda de fe, la fertilidad, la femineidad, están ahí, son orgánicos, te comprometes a explicar con toda tu complejidad eso.

Jonás Trueba: Ser turista en tu propia ciudad me atraviesa, el tema de la fertilidad está, nosotros lo tenemos, nuestros amigos, están.

Pero no debe ser fácil…
Jonás Trueba: Hay una destilación fina y planteas cómo lo puedes contar sin forzar, que se coloque en su justo lugar, tenes que estar atento a qué sí y a qué no, hay cosas que tal vez no están maduros para esta propuesta.

A Eva la veremos de nuevo…
Jonás Trueba: Escribimos de un tirón tres guiones así que está la voluntad de continuar con el personaje.

¿Cómo reciben las devoluciones de otros países?
Itsaso Arana: Me sorprende que se entiende en su profundidad, tenía terror que no pase, que se la tome con ligereza cuando hay cosas profundas. Hay mucho prejuicio posibles ruidos por los temas que toca, pero la película te invita a cierto disfrute.

Jonás Trueba: Hemos encontrado mucha afinidad en muchos lugares. Y creo que al salir del cine agradecen que sea una película transparente, la tomas o la dejas, para bien o para mal, no es pretenciosa y agradecen la sencillez con la que se detiene, quiero pensar que tiene que ver con eso, una tradición del cine que ha sido abandonada, de mostrar la película como se hizo, hasta con incertidumbre, y la gente lo agradece.

Comentarios