Rolando Gallego
12/05/2020 15:20

Victoria Galardi (Cerro Bayo, Pensé que iba a haber fiesta) es la directora de la primera serie de Movistar en Argentina, en coproducción con Magma Cine  y el INCAA, Manual de supervivencia (2020), escrita también por ella junto a Paula Schiselman, llega con la historia de Esteban (Esteban Bigliardi) y sus intentos por cambiar el destino de su vida, dejando la abogacía por la actuación. En el programa, de tintes cuasi biográficos del protagonista, participan Dolores Fonzi, Martín Piroyansky, Violeta Urtizberea, Verónica Llinás, Daniel Hendler, entre otros, dándole encarnadura a sus roles en los ocho episodios que pueden verse por Movistar Play desde el jueves 14 de mayo. EscribiendoCine dialogó con Galardi para conocer detalles de esta producción que tendrá su avant virtual el miércoles 13 a las 20 en el canal de YouTube de Movistar.

Cerro Bayo

(2010)
10

¿Cuáles son tus sensaciones al estrenar la primera serie producida por Movistar en Argentina, dirigida por una mujer y en medio de esta pandemia?
Está bueno estrenarla dentro de esta desagradable situación que nos toca vivir a la humanidad entera, a mí me conecta con aquella vida que teníamos, cuando salíamos a trabajar y hablábamos de nuestro trabajo y estábamos con nuestra cabeza en otra cosa que no sea lo doméstico, la desinfección, la crianza y todo lo que vivimos, al menos yo que tengo un nene chiquito, además del miedo, la paranoia, la incertidumbre. Vivo con mucha felicidad poder estrenar este programa, es una serie que adoro, con unos actores hermosos, el trabajo fue un fue un viaje maravilloso y creo que va a haber más gente en sus casas viéndola.

Tenés un dream team de intérpretes, cuando escribías con Paula Schiselman los guiones ¿ya imaginaban los rostros?
Todos, este proyecto se armó con Esteban Bigliardi de antemano, él es abogado en la vida real, trabajé en una película con él y en un almuerzo dialogamos sobre la vocación, y él me contó que tardó en hacerlo, y muchos lo hacen tal vez de más grandes, y le dije voy a escribir sobre esto y te voy contando, tarde unos años, porque en el medio hice otras cosas y tuve un bebé, y él también y a medida que íbamos armando los guiones se los pasaba, gané el concurso del INCAA para los primeros cuatro y luego entró Movistar. La mayoría de los actores son amigos, gente con la que trabajé antes, o con quienes quería hacerlo, y a cada uno que le mandé los guiones me dijo que sí. Por ejemplo Dolores Fonzi estaba filmando Claudia de Sebastián de Caro y venía a la noche a rodar con nosotros. Pilar Gamboa me decía tengo siete páginas, estoy haciendo teatro.

Hablé con varios de los actores y todos destacaron eso, porque no están acostumbrados…
Claro, o por ahí gritan, o si es largo es más de discusión. Acá ensayamos todo, nadie llegó al set sin ensayar, entonces cuando rodábamos sólo había que estar preocupados porque no se olviden la letra, por lo largo de los diálogos y probar algo que ya habíamos hecho. Con Esteban fue un placer trabajar, él es muy silencioso en el set, entraba en personaje rápido, le mandaba pruebas de vestuario, imágenes que me disparaban cosas. Espero que funcionen las escenas y no aburran a nadie. No tengo prejuicios si es televisión o cine, creo que cuando una escena funciona, conectás con un personaje no importa dónde se va a ver, está buenísimo que se haya apostado a una serie más de autor con estos intérpretes, yo estoy muy contenta.

La serie es distinta, tiene este antihéroe, detalles…
Nos proponíamos con Paula no entrar en el costumbrismo, enrarecerlo todo, si tienen una charla, por ejemplo, que no sea en un bar, sino en un auto con reflejos de neones, con todo el equipo, que es con quien siempre trabajo, intentamos eso, por ejemplo utilizamos filtros con la cámara, e intentamos desde todos los lugares no ir al costumbrismo. Hicimos hincapié en las locaciones, para no ir a lo obvio, por ejemplo, si había que filmar en una casa velatoria, ir a otro lugar, por ejemplo hacerlo en un club de pescadores, desde el arte y la fotografía buscamos definir la serie.

¿Pensaste en algún momento dejar localismos para que trascienda fronteras?
No, ojalá tuviera esa mirada más consciente sobre ese marketing, pero sí pasó que si aparecía algún chiste político, decidíamos que no, queríamos que cada escenario sea un lugar especial en sí mismo, nos costó sí la casa de Esteban, necesitábamos un departamento de alguien con un poder adquisitivo por su profesión anterior, no de actor, pero igual entramos a él desde otro lugar. Queríamos que la serie, desde el lenguaje, tenga algo singular.

¿Cómo fue imaginar todas las situaciones que acontecen en la serie?
Me interesaba mucho hablar de cómo uno puede encontrarse perdido en los cuarenta, repreguntándose un montón de cosas, en el caso de Esteban que no tuvo hijos, que no está con una pareja, que no está haciendo lo que le gusta, que un poco está siguiendo el mandato familiar, un poco abajo del ala del padre, habían muchos temas, que salen de esto, pero puedo resonar yo en muchos de ellos. Después el personaje de la hermana, que interpreta Pilar, siento que tiene que ver mucho con mi relación con mi hermano.

¿Quién sería ahí cada uno?
Esteban sería mi hermano (risas), por suerte no es el caso y mis padres están vivos, hay algo del que no quiso hacerse cargo y cuando te quieren ayudar no te gusta igual como te ayudan, que es lo que se ve en la serie. Era muy importante para mí, por ejemplo, que en ese capítulo los dos tengan razón, y que tal vez son los padres los que la cagaron, no ellos. El personaje de Osmar Núñez está inspirado en un vecino que teníamos, medio misterioso, que acumulaba cosas. Era muy importante que los personajes estén llenos de contradicciones, y después fantasías, que se muera el analista, que no es el caso.

Que no vea el analista la serie…
Creo que va a ser el primero porque le hablé años de la serie.

¿Por qué la gente tiene que ver Manual de supervivencia?
No soy muy buena, pero se me viene una frase de Terrence Malick, uno no puede ser el arquitecto y la inmobiliaria, es muy difícil venderla cuando la hacés, estás muy adentro de todo, me encantaría que la vean y se queden pensando en la serie, en un diálogo, en un personaje, si pasa eso me gusta, que te deje alguna enseñanza, si la serie pueda hacer eso sería muy satisfactorio.

Comentarios