Rolando Gallego
09/03/2020 11:46

Nicolás Herzog (Vuelo nocturno (La leyenda de las princesitas argentinas), Orquesta Roja) debuta en ficción con La sombra del gallo (2019), un narcótico relato protagonizado por Lautaro Delgado Tymruk, Claudio Rissi y Rita Pauls, entre otros, que habla del regreso de un hombre y los fantasmas del pasado que lo acechan. “La película pone en jaque autoridades y mandatos, pero también las propias narrativas construidas por la masculinidad”, afirma en diálogo con EscribiendoCine.

La sombra del gallo

(2020)

¿Cuánto tiempo te llevó concretar esta primera ficción?
Llevó muchos años la película, empecé a pensar en ella en 2012, en solitario, en 2013 tuve una primera versión del guion, luego se sumó Gabriel Bobillo en 2014, en 2015 recién tuve una versión que pensaba que podría ser una película, y se empezó a armar, es mi primera ficción, que particularmente me interesa porque toca varios temas, es difícil y a la vez muy luminosa, estoy muy contento con lo que hicimos.

El proceso comenzó hace muchos años pero toca temáticas de agenda, ¿cómo fue incorporarlos?
La sombra del gallo tiene tres puntos de largada que se encontraron, uno tiene que ver con lo coyuntural y agenda, otro con la desaparición en Entre Ríos de dos chicas en 2004 que tuvieron repercusión, Fernanda Aguirre y Eva Flores, casos que involucraron red de trata, ese fue uno de los puntos porque siempre esta región está atravesada por este tipo de casos. Después hay algo más personal, de mi universo, de mi historia mientras fui creciendo y el tercero tiene que ver con la idea del retorno, que uno siente que siempre está volviendo. Estos tres puntos son los que atraviesan la película, que fue encontrando su forma a medida que avanzamos en el rodaje, mezclando géneros y narrativas.

Hay una mirada sobre la autoridad interesante en la narración, la pone en jaque todo el tiempo…
La película pone en jaque autoridades y mandatos, pero también las propias narrativas construidas por la masculinidad, no sólo como condición de los masculino, sino todo el entorno social respondiendo a lo patriarcal y para eso decidimos contarlo desde algo más pequeño sin ser demasiado evidentes, con eso narcoléptico del personaje, que hace que te vayas acomodando pero luego va para otro lado, y eso fue un trabajo muy arduo en el guion, de años, en donde se puede percibir el horror detrás de todo esto, la película sugiere todo el tiempo más de lo que muestra.

¿Cómo fue imaginar el casting?
Fue un proceso largo, me sentí muy a gusto eligiendo a los actores, trabajamos durante un tiempo con Germán Palacios, pero finalmente no pudo hacer la película, y de alguna manera hubo que encontrar al final al protagonista, y estuvo Lautaro Delgado Tymruk, a quien no lo veía por su edad para el rol, pero cuando lo conocí me convenció, porque trabaja de manera rigurosa e intensa y el amor que él le puso ayudó al resto de los intérpretes de la película. A Claudio Rissi quisimos correrlo de la imagen clásica del policía corrupto y en el caso de Rita Pauls nos entendimos rápidamente, comprendió el personaje, que era difícil, pero rápidamente captó que era un personaje más, lo mismo que con Alian Devetac, que fue difícil de contactar porque no tiene representante, pero en el casting que hizo me conmovió es una de las miradas más potentes del cine, que puede transmitir todo el mal y luego se sumó Diego Detona, gran artista concordiense.

Comentarios