Rolando Gallego
07/11/2019 17:34

Los realizadores Gabriel y Mariano Nesci estrenan Los Knacks: Déjame en el pasado (2018) una película que analiza en profundidad no sólo el fenómeno en el que se ha convertido la banda que otorga el título a la película, sino que, principalmente, profundiza en cuestiones asociadas a la fama y las expectativas. Tras pasar por el 33 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, y otros espacios, finalmente llega la propuesta a las salas comerciales y para conocer más detalles EscribiendoCine dialogó con los hermanos que llevaron adelante la tarea de reflejar a una banda que pudo ser una de las más grandes de la historia, pero se quedó sólo en el deseo.

Los Knacks: Déjame en el pasado

(2018)

¿Quién fue el primero que escuchó a Los Knacks?
Mariano Nesci: Yo, hace diez años casi, estaba investigando música argentina de los sesenta para otro proyecto y encontré en un blog información sobre ellos, sobre cómo habían sido censurados por la dictadura, el autor fue el fan de la banda, Cali, que aparece en el film. Me parecía bastante increíble todo, y al final de la página aparecían las canciones y me sorprendió.

De hacer el descubrimiento a finalmente armar el proyecto ¿cómo los contactaron?
Mariano Nesci: Nos reunimos con ellos un domingo a las 16 horas en una pizzería, ellos estaban gestando el regreso, y con Gabriel empezamos a trabajar.

Gabriel Nesci: Llegamos a la banda en el momento en el que ellos acababan de enterarse que afuera había una especie de culto, obtuvieron una copia de sus canciones editada de manera pirata en Europa, ese disco censurado, nunca tuvieron más contacto, y de ese disco que consiguieron, armaron un compilado, y eso nos lo pasaron. Los conocimos, la historia era el gancho, pero cuando los conocimos nos dimos cuenta que cada uno de la banda era un personaje en sí mismo. Los acompañamos, registramos ensayos.

¿Acompañando y registrando?
Mariano Nesci: Sí, durante casi nueve años.

Gabriel Nesci: Los hemos seguido en diferentes circunstancias y la película es una suerte de resumen de eso, de sus sueños, sus caídas, sus frustraciones, sus golpes.

En algún momento pasaron la barrera de la relación director/objeto ¿verdad?
Gabriel Nesci: Hubo varios momentos en los que recibieron golpes, la expectativa versus la realidad. Ellos creían volver en un mercado como el de los sesenta, algo imposible, y ellos tenían un sueño muy alto, y todas las veces que se estrellaron contra la realidad, estuvimos ahí, siendo un poco soporte, porque después de nueve años terminás siendo amigo, muchos sufrieron enfermedades, se quedaron en el camino, y a nivel humano, algo que te dicen que no tiene que pasar en la relación director objeto pasa, te encariñás.

Hay varios personajes “nefastos” que aparecen ¿los aconsejaban para que hicieran caso omiso a las promesas?
Mariano Nesci: No nos metíamos en los caminos que tomaba la banda, pero naturalmente tienen un imán para encontrarse con estas situaciones, siempre igual le ponen entusiasmo y fuera quedaron varios que decidimos no incluirlos.

Gabriel Nesci: Ellos están esperando al mesías que los devuelva a su lugar, aunque hoy es distinto, pueden volver pero en otro lugar, y cada personaje que se acercaba a ellos era como un nuevo impulso que tenían.

¿Les pedían que vayan a filmar algo?
Mariano Nesci: No, nosotros registrábamos y acompañábamos y buscábamos sacarle provecho al máximo.

Gabriel Nesci: Fuera quedaron muchas cosas, muchas horas afuera, algunas con cosas interesantes, pero había que tomar decisiones, son nueve años en una hora cuarenta y pico.

¿Qué sabían que iban a hacer con el material? ¿Tenían algún rockumental de referencia?
Mariano Nesci: En un principio teníamos en mente el misterio de la banda y su existencia, ese fue el puntapié, pero luego durante nueve años fuimos y vinimos por varios lugares, siempre confiando en la épica de ellos, con sus sueños de adolescentes y verlos 50 años después con la misma fuerza. Su lucha por trascender siempre fue interesante.

Gabriel Nesci: Nos pasó a nosotros de perdernos con la historia, tuvimos épocas en las que registrábamos cosas y no aparecía nada, pero cuando entendimos que la historia iba por ellos, por los personajes, ahí tuvimos el eje, cuando empezamos a contar y conocer lo humano, ver que uno tenía un pasado “swinger” con un boliche, el universo de los taxis, etc., ahí entendimos todo.

¿Llevó mucho tiempo para que se abrieran?:
Gabriel Nesci: Ellos creían que íbamos a hacer un “institucional” de la banda, pero cuando entendieron que iba por otro lado, se abrieron. Cuando empezaron a sufrir los primeros palos se abrieron, y entendieron que íbamos a estar en las buenas y en las malas, y ahí se relajaron y apareció la historia.

Mariano Nesci: Se mostraban como superpoderosos y no se abrían. Ellos empezaron a tener confianza en nosotros, cuando vieron que los acompañábamos, se abrieron y se olvidaron de la cámara y ahí se mostraron como eran.

El film habla de las expectativas de los otros sobre uno y cómo eso opera en cada uno ¿Cuándo entendieron que iba todo por ahí?
Gabriel Nesci: Yo creo que una pregunta que se hace la película, que es la que nos hacemos todos los que transitamos el mundo del arte, es qué hace uno con la ilusión, cuando se te genera una grande sobre la realización, personal, y cuando eso no se da, porque son los menos los casos, qué hacés con la expectativa y la ilusión para no seguir esperando. Muchos de ellos pusieron su vida stand by, como Chito, que se quedó muy triste cuando la banda no podía despegar y se quedó esperando.

Y la película lo refleja de una manera en su vida y luego de otra en la sala de ensayo…
Gabriel Nesci: Eso era algo muy fuerte que pasaba.

Mariano Nesci: No tenemos en claro si el poder sanador de la música los rejuvenecía, o reencontrarse con sus compañeros de tantos años, pero era algo que los rejuvenecía. Es admirable la energía que ponían, y en algún momento se transformaron en ejemplo para nosotros.

¿Vieron la película?
Gabriel Nesci: Sí, quedaron muy emocionados, porque ellos nunca habían visto nada, y vieron en la película diez años de su vida compactados.

¿Fue la más difícil para ustedes? ¿Les pidieron que sacaran algo?
Gabriel Nesci: No, y no nos pidieron nada. Porque en el documental no hay nada que no sea real, no forzamos nada, lo que está, es. Muchas veces pasaron cosas muy trágicas, y nosotros necesitábamos tener una mirada afectuosa sobre ellos, porque no queríamos hacer un retrato del patetismo, sino de lo inspirador de las ganas, de caerte y volver a levantarte, de la perseverancia.

¿El trabajo de investigación fue difícil?
Mariano Nesci: Sí, Cali nos proveyó de material, pero otras cosas fueron muy complicadas. Por ejemplo, cuando apareció la Billboard, fue increíble, porque ellos nos decían que vendían a nivel de The Beatles, pero si no aparecía eso no se lo podía justificar.

Gabriel Nesci: Ellos nos hablaban del boom que eran afuera, y empezó a ocurrir que por invitación a festivales o viajes, nos hacíamos una lista de disquerías especializadas e íbamos y aparecían cosas. Llegar a Moscú, primera disquería que voy, estaban y exhibidos, y era muy fuertes, en Alemania, en Grecia, hay un tipo que es fanático y nos envió material, coleccionistas fanáticos, y ellos lo sabían pero nunca lo vieron, y nosotros pudimos. Ellos no esperaban que su vuelta sucediera, porque después de 40 años cada uno se dedicó a otra cosa. Algunos como Charly, soñaba muy en grande, quería su vuelta en un River, en el Gran Rex, y eso producía que la desilusión sea muy grande. Pero también se daba por las cosas que sucedían, cuando anunciaron su vuelta en El Recoleta, aparecían fanáticos, tal vez el error era apuntar a lo más grande.

¿Expectativas con el estreno?
Gabriel Nesci: Yo creo que la película va a ser el mayor legado que quede de la banda, va a ser el mayor momento de difusión y ojalá lo aprovechen para algo. Van a estar tocando en algunas funciones de MALBA, al finalizar, creo que va a estar bueno, verlos tocar después de la película.

¿Piensan trabajar en algo en conjunto?
Gabriel Nesci: En conjunto no estamos planeando nada, pero para mí sería un placer enorme volver a trabajar con él.Fuera de esto, estoy escribiendo un nuevo proyecto, largometraje de ficción, para filmar el año que viene, y por primera vez no tocará el mundo de la música, sí comedia, pero el monotemático se corre de ahí.

Comentarios