Juan Pablo Russo
03/11/2019 14:45

Nacida en Acapulco, Guerrero, Gabriela Cartol nunca dejó de luchar por ser una gran actriz. Después de participar en obras de teatro y producciones televisivas, su gran oportunidad llegó cuando comenzó a incursionar en el mundo cinematográfico donde protagonizó La tirisia (2014) y ahora La camarista (2018), ópera prima de Lila Avilés. De visita en el Festival Internacional de Cine de Entre Ríos, Gabriela Cartol, dialogó en exclusiva con EscribiendoCine.

La camarista

(2019)

La camarista abre las puertas de un hotel de cinco estrellas en la Ciudad de México, donde la protagonista Eve (Gabriela Cartol) es una mucama que se esfuerza al máximo por cumplir su trabajo, incluyendo cuidar bebés y desaparecer manchas imposibles, haciéndolo a veces a costa de su vida personal.

 ¿Qué fue lo que más le atrajo de Eve, el personaje de La camarista?
Sin duda el costado humano y realista del personaje. Además del rigor que se necesitaba para poder interpretarlo ya que está todo el tiempo en pantalla.

¿Cómo fue interpretarlo?
Eve viene a ser un catapulte en mi carrera o por lo menos un parteaguas. Ya había hecho dos que tres cositas antes, pero este gran proyecto es el que cualquier actriz está esperando y afortunadamente me tocó a mí. Fue muy rápido todo, fueron 17 días de rodaje y se convirtió en un gran reto. Pero todo lo valió, el lado humano y realista del personaje es muy inspirador.

¿Cómo fue la relación con Lila Avilés, ya que era su ópera prima?
Maravillosa, yo creo que yo soy la actriz para Lila y ella es la directora para mí, fue fantástico. No puedo pensar en una mejor mancuerna, hasta la fecha lo seguimos diciendo: somos la una para la otra.

¿Sentís que La camarista es el retrato de la desigualdad no solo mexicana sino también que hay en Latinoamérica?
Creo que no solo refleja la desigualdad sino que es el retrato de muchas cosas; de la soledad, de la introspección, de la curiosidad, de la clase trabajadora, pero sobretodo es una película muy humana.

La camarista se desarrolla en un hotel real, ¿cómo fue rodar mientras funcionaba?
La filmación se realizó en un hotel en funcionamiento, entre huéspedes, maletas y otros empleados, por lo que había momentos en los que incluso teníamos que correr las cámaras o hacer cortes para no interferir con la operación regular.

La película está dirigida por una mujer y gran parte del equipo técnico es femenino, ¿ves más equidad en el cine mexicano hoy?
Todavía no, creo que ya es hora de que haya equidad en la industria.

¿Qué te dio La camarista, además de mayor exposición?
Después de La camarista entiendo qué tipo de actriz soy y me estoy acercando hacia allá. Me ayudó a comprender lo que es dar voz, tener una voz y la responsabilidad que conlleva que seas una imagen y la portadora de estas voces.

Comentarios