Rolando Gallego
06/10/2019 12:57

Pistolero (2019) de Nicolás Galvagno, protagonizada por Lautaro Delgado Tymruk, Sergio "Maravilla" Martínez y María Abadi, llega para demostrar que el cine de género, en este caso un híbrido entre policial y western, puede sumar una reflexión sobre el inicio de la siniestra etapa que vivió Argentina en la dictadura, apropiándose de recursos para construir una historia de amor y valores en tiempos en donde nadie respeta al otro. Con participaciones de Diego Cremonesi y Juan Palomino, la película, que se pudo ver con anterioridad en el [21] BAFICI, llega a los cines. “Es muy difícil hacer cine acá, Pistolero se filmó en 2017 y recién ahora la podemos mostrar”, afirma el cineasta en diálogo con EscribiendoCine.

Pistolero

(2019)

¿Cómo fuiste imaginando el cast para que entre todos lleven el relato adelante?
En un principio Juan Palomino iba a ser el protagonista, se complicó, también íbamos a codirigirla, y luego se bajó también. En un primer momento iban a ser protagonistas de mayor edad, correlativos a Juan Palomino,Juan], pero al bajarse comencé a pensar en otros actores. Conocí a Lautaro Delgado Tymruk en Kryptonita, hablé con él, y en base a él fui armando el resto del cast. Diego Cremonesi me pareció el mejor para el tano, creí que iba bien, y Sergio "Maravilla" Martínez fue la sorpresa para mí. Le conté a un amigo que con el único que me sacaría una foto sería con él, y mi amigo me dijo que lo conocía, y me dijo que podía hacer algo en la película. Al principio pensé que no, pero después si, lo conocí, me pareció un tipo de primera, le ofrecí actuar, le dije que leyera el guion y eligiera, y me dijo dos, uno el que había pensado para él. Juan hizo de Maidana, y para la maestra, pensé en alguien distinto y que además tenía que tener algo estético que se despegara del resto. María Abadi es muy bonita y muy buena actriz y ella transmitía la diferencia estética con la banda y además sumaba la bonanza que necesitaba Isidoro. Es como una bajada de sabiduría o bienestar y sabía que ella lo iba a poder hacer. No quería que solo fuera el contrapunto romántico.

Es alguien necesario para anclar a Isidoro (Lautaro Delgado Tymruk) en un lugar…
Claro, tal cual.

¿Qué sabías que ibas a respetar del género y qué ibas a sumar a la historia?
Que pregunta! Para mí es difícil encasillar la película.

Pero hay cosas, por ejemplo del western presentes…
Claro, quería eso del pistolero conflictuado, no el western spaghetti, sino el más duro, no quería que sean dos personajes y el tercero la plata, quería que esté el conflicto humano, con una búsqueda para establecerse y encontrarse uno, quería que la violencia sea anecdótica, con algunas escenas de acción, pero medida, con impacto cuando esté el momento, por eso hay revólveres, se cubren, que haya un Winchester, paisajes, planos, contraluces.

¿Qué fue lo más complicado de rodar en exteriores?
Por suerte no llovió, eso atrasa mucho, y también la suerte que todo esté nublado, que hizo que la luz fuera constante, porque los cambios te vuelven locos, pero por suerte no pasó.

La música es clave también… ¿cómo pensaste esos otros aspectos?
Mi decisión fue que apareciese de a poco, que levante la parte épica, o de ensueño, más romanticona, quería que la música fuese un personaje más y que tenga su presencia fuerte, al ser un híbrido, quería que ayudara a que la película se transforme en un 100 por ciento. No quería cosas clásicas del western, quería evitar ciertas cosas. Mi opinión es que acá no se puede filmar un western, eso es de los yanquis, y si imitas hacés agua, fui evitando eso para que no fuese un western, porque si no era una imitación, algo falso, como una parodia, o como una película de Tarantino, por ejemplo.

Isidoro es un Robin Hood con códigos…
Sí, y yo quería que el contexto histórico no fuese explícito, y que al ver la película vaya detectando situaciones, no quería que fuese un pasquín baja línea, quería mostrar lo que pasaba en la época.

Me parece que eso es bueno porque sorprende…
Porque además cuando no hacés una bajada de línea concreta es mejor, no quería que fuese un constante bajada de línea, son las situaciones, y está de fondo, si querés lo ves, y si no te quedás con los personajes. Esta película se rodó en Lavalle, en Mendoza, y fue posible gracias a ellos.

¿Es allí donde transcurre la historia?
No se ubica en un lugar específico. No quería anclarla en un lugar.

Se escucha por ahí un chamamé, el norte es…
Sí, pero sin determinar o definir.

¿Estás con algún nuevo proyecto?
Tengo un guion, estoy escribiendo otro, es muy difícil hacer cine acá, Pistolero se filmó en 2017 y recién ahora la podemos mostrar.

Comentarios