Juan Pablo Pugliese
23/09/2019 14:37

El actor uruguayo realiza su composición más oscura al meterse en la piel de Humberto Brause, un cambista que, desoyendo a su mentor y siguiendo su propio código moral, se mezcla con el poder político de su país y con la última dictadura que azotaba a la Argentina. Detrás de unos dientes postizos, Daniel Hendler encuentra el tono justo de un personaje que se maneja a puro instinto. EscribiendoCine charló con el actor sobre la experiencia de interpretar un papel que se encuentra entre los mejores de su carrera.

Así habló el cambista

(2019)

Es la primera vez que trabajás bajo las órdenes de Federico Veiroj
En estos roles sí pero trabajamos juntos innumerables veces. Actué en su primera fotonovela como ejercicio para la universidad y también hice la música. Después fui continuista en su primer corto, hicimos una fotonovela juntos, codirigimos dos cortos y él fue continuista en mi primera película como director. Es un sueño ser dirigido por él porque además de ser un amigo lo admiro como director. Es un hermano en el sentido de que nos formamos juntos.

¿Qué te atrajo de tu personaje?
A Federico le interesan las épicas de los personajes y, en este caso, es una gran ópera de los deseos y los tormentos de un personaje oscuro y miserable pero humano al fin. Con valores reprobables pero con códigos férreos. Más allá de las características del personaje, Federico se divierte y se enamora de los protagonistas y acá construye uno muy particular. No sé si guarda muchos parecidos con otros de su filmografía pero sí se mete en esas turbulencias internas que lo aquejan.

Encontré una gran motivación y responsabilidad en hacer un personaje que me resultaba tan lejano, porque en sus otras películas retrató personajes que no se encontraban tan lejos de sus actores. En este caso se fue al extremo.

Los dientes postizos que utilizás pueden parecer un detalle menor pero le imprimen un carácter particular al personaje ¿Cómo fue la experiencia de utilizar un postizo?
Es una ventaja trabajar con elementos externos porque te proponen una dirección clara de trabajo y de composición que se complejiza si tuviera que construirlos uno mismo a esos sostenes de composición que tienden a ir por vías más del orden psicológico del personaje. En este caso se podría decir que es un juego más divertido el de agarrar un elemento ajeno y empezar a trabajar con él.

Este es el personaje más oscuro que tuviste que interpretar
Probablemente. En El otro hermano mi personaje era muy oscuro pero el antagonista, interpretado por Leonardo Sbaraglia, era tremendamente oscuro. Aquel tenía una densidad distinta al de Así habló el cambista porque este es muy transparente.

Se mantiene como un enigma
El enigma es cómo sostiene y justifica sus acciones y sus decisiones. Cómo construye ese sistema de valores con ese aire de grandeza con el que se planta y cómo la mente lo conduce de una forma tan turbia a sostener desde su propia ética esos actos tremendamente miserables y siniestros.

Hay dos escenas claves donde el personaje se encuentra en peligro y reacciona a puro instinto
En ambos casos aparece el miedo a sufrir daño físico. Quizá esos mismos miedos a sufrir son los que lo hacen creer que en el dinero hay seguridad y cree que la manera de evitar esos sufrimientos está en la plata en y tener guardaespaldas y todo bajo control.

¿Cómo viviste la recepción en Toronto?
Es un festival particular porque es grande y a mí me cuesta pasearme como una celebrity (risas). Voy, camino, veo cine y disfruto. No lo viví tan desde adentro.

"Pequeña Victoria" es tu vuelta a la televisión
Es un lindo proyecto. Yo hago un personaje secundario y mi pequeño universo es compartido con Julieta Dìaz y Valeria Lois, dos excelentes actrices con las que además me divierto y fue un buen motivo para embarcarme en la propuesta.

¿Qué proyectos se vienen?
Tengo varias cosas. Estoy escribiendo un guión, voy a hacer una película con Santiago Mitre, después otra con Nicolás Bolbart y acabo de estrenar una obra en microteatro que escribió Pedro Saborido y adaptamos con Gustavo Garzón y Mónica Piaggio. Y me quedan unos capítulos por grabar de Pequeña Victoria. Así que estoy con bastantes cosas.

Comentarios