Rolando Gallego
03/09/2019 11:18

Barbara y Andy Muschietti volvieron a Argentina por unos días para presentar It Capítulo Dos (2019, IT Chapter two), continuación de la ya clásica historia de Stephen King y que convirtió a su predecesora en la película de terror más taquillera de la historia. 25 años después “losers” de Derry se reencontrarán para detener las locuras de Pennywise. "El estar juntos ayudo, porque no sólo es complicado el estar solos afuera, sino que el negocio es muy duro, es un negocio tremendo”, afirman en una charla exclusiva con EscribiendoCine.

It Capítulo Dos

(2019)

¿Cómo es volver al país con este tipo de proyectos? ¿Cómo lo ven?
Andy Muschietti: Muy contentos, más allá de la situación que nunca es la ideal, porque nunca Argentina está en una situación ideal, por todo lo que ha pasado, y pasa, pero es muy agradable volver, tenemos amigos, la familia acá.

Barbara Muschietti: Es muy emocionante también porque en ningún lugar nos quieren ni nos tratan como acá, quizás nosotros al ser argentinos lo sentimos más el cariño que nos van, pero sentimos que la gente quiere que nos vaya bien y que siga el crecimiento.

Cuando se fueron del país, ¿imaginaron que podía pasar esto, más allá que regresan con este monstruo inmenso que es IT?
Andy Muschietti: No, nosotros siempre quisimos hacer películas, y nunca imaginamos hacer películas de estas dimensiones, lo de Hollywood no lo pensas, tal vez más de joven soñabas, pero en realidad soñas en ver cómo hacer películas, y lo de Hollywood fue una consecuencia del trabajo que estábamos haciendo.

Barbara Muschietti: El paso entre no haber hecho una película y hacer una película es tan inmenso y abismal que todo el foco está en eso, y nosotros tuvimos la fortuna de poder hacer una película relativamente grande, aunque para Estados Unidos era un “porotito”, pero grande para Argentina o España, se abrió la oportunidad de hacerla en un idioma que pudiera tener un lanzamiento universal y en ese sentido fue que tuvimos mucha suerte, pero la hubiéramos hecho igualmente con un porcentaje mínimo del dinero que tuvimos, e igualmente hubiésemos estado orgullosos de haber hecho una película.

¿Es difícil hacer películas cuando la vara está tan alta?
Andy Muschietti: No, no sentimos la presión, porque si bien la vara está alta, es más fácil llegar. El cast que tenemos es de actores que querían estar en la película, así que la calidad de esta propuesta es resultado de la primera, no tuvimos que pelear por un montón de cosas para la segunda.

¿Creen que ayudó en sus carreras el hecho que trabajen juntos?
Barbara Muschietti: Yo me fui del país cuando tenía 18 años, estudié afuera, estuve trabajando primero en Estados Unidos y luego en Inglaterra, yo siempre supe que quería trabajar con Andy. Estuvimos 10 años separados, él hizo la carrera de cine aquí, y después el estar juntos ayudo, porque no sólo es complicado el estar solos afuera, sino que el negocio es muy duro, es un negocio tremendo, y tener alguien al lado en el que confías al 100 por ciento y siempre vas a estar es impagable. Se da mucho de duplas de hermanos trabajando en la industria.

¿Fue más difícil el trabajo de dirección con los actores adultos?
Andy Muschietti: Dirigir niños es más fácil, aunque muchos dicen lo contrario, a los niños le decís que hagan algo y lo hacen, los adultos tienen más preguntas y tienen compromiso para hacer un mejor trabajo, piensan en la historia y sus personajes.

Barbara Muschietti: Tienen 27 años más de “bifes”.

¿Cuál es la escena que, como director y productora, más disfrutaron?
Andy Muschietti: Tuvimos un día difícil en la cantera, cuando todos nadan, momento culminante en la película con mucho impacto emocional, no nos poníamos de acuerdo y uno de los actores decía que no podía. Creo que la que más disfruté es la del restaurant chino, que es cuando todos los losers se juntan, había un nivel de improvisación que estaba estimulando y funcionaba parejo y me dí cuenta que la película podía funcionar y que el cast, el ensamble, estaba bien.

Barbara Muschietti: Yo tengo muchas escenas, porque además la pre producción fue tan intensa que yo como productora en el rodaje me podía sentar a ver lo que estábamos haciendo. Muchas tengo, Jessica Chastain con la señora, la escena de la alcantarilla, pero la que más me gusta es la de Richie adulto con Pennywise colgando. Fuimos a ver el ensayo que era un domingo y que era el cumpleaños de Andy, estábamos lejos, a dos horas del lugar, y ya el día del rodaje verlo a Bill Skarsgård colgando fue un sueño absoluto y además es la escena favorita de Stephen King.

Comentarios