Rolando Gallego
29/08/2019 11:32

Con Margen de error (2019), protagonizada por Susana Pampín, Eva Bianco y Camila Plaate, entre otras, Liliana Paolinelli regresa al cine logrando una propuesta sólida sobre vínculos, pasiones y desamores entre un grupo de mujeres. En la historia de amor imposible entre una mujer madura y una joven recién llegada a la ciudad, transita, con su mirada desprejuiciada, el relato de una atracción irrefrenable y las consecuencias que surgen a partir de una confusión. "Mujeres de esa generación se resisten aun a mostrarse y reconocerse como lesbianas.", sostiene en una charla con EscribiendoCine.

Margen de error

(2019)

¿Por qué demoraste tanto para volver a dirigir y cómo fue la génesis del relato?
En este tiempo trabajé en dos proyectos, uno que salió y otro que se fue gastando dentro de mí y quería hablar de otra cosa. Margen de error surgió a partir de que la hija de una amiga que vino a estudiar acá y me dio vértigo pensar en el tiempo que pasó. Después el tema de la ilusión, espejismo hacia otras personas, no sólo asuntos amorosos, sino la creación de relaciones, presenciales y virtuales con los otros. Para esta película conté con recursos propios, la que no pude hacer, no se pudo, es como un combo que cada película se hace con lo que se tiene que hacer.

Hay una Buenos Aires distinta en la película, tu mirada va a hacia arriba ¿cómo surgió esa idea?
Es la mirada del que viene del interior, allí no hay edificios tan grandes ni enormes, te sorprende la escala, ni siquiera en Córdoba, encontrarte con estas moles es como un shock, e intenté reproducir esa mirada de ella, no sé si de fascinación, sino de contemplación.

Pero además hay otra ciudad, no es Puerto Madero…
Es el recorrido del bus turístico, parte de él, y a mí Puerto Madero no me conmueve, sí La Boca, algo de Barrio Chino. Hice con una tía ese recorrido y así la vi distinta.

¿Cómo encontraste a Camila Plaate?
Teníamos mucho miedo, porque teníamos que encontrar a una actriz joven y que pueda tener esa profundidad. Verónica Souto hizo el casting, la ví en Google, con algo que hacía cantando, la contactamos, hizo la prueba y quedó, había otra actriz también, pero quedó ella.

Hipnotiza a la cámara en muchos momentos ¿Cómo lograste la química entre ella y Susana Pampín?
Hay que esperar qué se produce espontáneamente, por suerte se cayeron muy bien y Camila nunca dimensionó a Susana como actriz. Se engancharon, y además la calidez de Susana, por su rol como docente, también ayudó.

¿Y el resto? ¿Cómo fue mezclar ese elenco?
Es una combinación, uno piensa nombres, y se van dando cosas, algunos pueden y otros no.

¿Eran primeras opciones?
Eva Bianco sí, el resto no, pero fuimos viendo cómo se daba.

Las lesbianas estuvieron durante mucho, mucho tiempo, negadas en el cine, pero lo que en tus películas, y en esta en particular, las mujeres gozan y disfrutan ¿por qué creés que esto fue así? ¿tiene que ver con vos y tu madurez profesional?
Las películas que hice están muy conectadas con lo que me pasa en ese momento de mi vida, Lengua Materna hablaba de la aceptación de una hija lesbiana y era algo que me venía rondando, acá quería hablar de la madurez, quería retratar a este grupo de lesbianas grandes, que conocí cuando tenía veintipico de año, la pensé desde ese lugar y que no le decían a nadie su condición, yo no sabía mucho pero tampoco entendía por qué no decían nada. Yo esta película no la podría haber hecho hace 15 años.

Pero tenías la idea de hacerla…
Yo no entendía nada, tenía la visión de una chica, veía que nos invitaban, con mi pareja de ese momento a las reuniones.

¿Jugaban a las bochas?
Sí, al truco, nos quedábamos largas horas, y ahora cuando me encuentro con la edad de ellas quiero contarlo, mostrar algo de ese universo que creo que sigue persistiendo, mujeres de esa generación se resisten aun a mostrarse y reconocerse como lesbianas.

No hay estereotipos en Margen de error, hay científicas, veterinarias…
Claro, y hay algunas mujeres de más de setenta años, las quería mostrar bien, sanas, disfrutando, con recursos para viajar, por ejemplo. La chica recién empieza.

¿Cómo aparece Charo López?
Yo la admiro incondicionalmente, veo sus videos, me muero. Pensé primero en alguien con aspecto más varonil, pero iba a ser la torta masculina, no quería.

¿Cómo fue la experiencia de presentar en [21] BAFICI la película?
Sorprendida mucho por la visibilidad, me llamaron de varios festivales.

¿Estás con algún proyecto nuevo?
Creo que voy a incursionar con el documental.

Comentarios