Juan Pablo Russo
07/08/2019 16:24

Gastón Gularte estrena finalmente Cara Sucia, con la magia de la naturaleza (2019), la primera película de "live action" realizada en Misiones que cuenta con las actuaciones de Isabella Caminos Bragatto, Laura Novoa, Gustavo Garzón, Iván Moschner y la española Ana Fernández, entre otros, y se centra en Mariel, una niña de 11 años que, junto a su hermano y amigos, vive en la selva del nordeste misionero. Su padre trabaja en una empresa de deforestación y pierde el trabajo cuando una mujer malvada que dirige una multinacional compra la empresa y decide talar los árboles de la selva. Allí Mariel y sus amigos cobrarán súper poderes con la fuerza de la naturaleza y detendrán el desastre forestal que están a punto de ocasionar.

Cara Sucia, con la magia de la naturaleza

(2019)

¿Dónde tiene su génesis Cara Sucia, con la magia de la naturaleza?
Cara Sucia, con la magia de la naturaleza nace cuando hablé con una mujer que me contó sobre su infancia y me cantó una canción que canta la madre de la protagonista en la película y a la que le decían “cara sucia” porque era muy traviesa y realmente tenía todo el día la cara sucia por sus aventuras y travesuras. Después indagué como era su vida y a partir de eso comencé a originar la biografía del personaje de María, que es Cara sucia, y esa niña que vivía en un pueblo de las profundidades de Misiones rodeada de naturaleza. A partir de ahí comencé a escribir el guion que lo terminé en 2009.

¿De qué manera fuiste trabajando la animación?
La animación ya estaba prevista en el guion y durante el rodaje vino un supervisor de efectos especiales de México contratado por el coproductor suizo y en cada toma prevista donde teníamos que incorporar animación hacíamos una captura de las luces y los colores para tener un panorama de composición a la hora de poner la animación dentro de las imágenes reales. Luego de eso, como estaba previsto, con la filmación del primer corte de live action se hizo un storyboard sobre ese corte. A partir de eso hicimos las ilustraciones de cada uno de los personajes animados, luego el modelado y finalmente la animación. En la animación tuvimos en cuenta todos los criterios para la compresión posterior y hay una escena enteramente animada que recrea la selva misionera para la cual nos propusimos con los animadores a que sea lo más representativa con sus colores y texturas que no son los mismos de otros lugares.

¿Cómo fue el proceso de selección del elenco infantil?
Hicimos un gran casting con más de 700 niños en toda la provincia de Misiones. De ahí quedaron 60 y realizamos un entrenamiento durante seis meses de actuación. Después de ese proceso salieron los cuatro protagonistas y el resto quedó como elenco secundario y extras. De los cuatro elegidos después de un entrenamiento de dicción, actuación y actuación frente a cámara los entrenamos sobre el guion para que al momento del rodaje los niños ya supieran bien lo que tenían que hacer y así las escenas más difíciles para ellos terminaron siendo fáciles por el entrenamiento previo que tenían logrando mantener la frescura.

La película comenzó en 2009 y se estrena en 2019, ¿qué pasó en ese tiempo?
En 2011 filmamos con los actores y ese mismo año teníamos el primer corte. De ahí en más todo el proceso hasta hoy fue relacionado con la animación. El camino fue largo, teníamos un coproductor que se fue y tuvimos que salir a buscar otro. Encontramos una productora China que se interesó. Con ellos trabajamos un año y medio y después se cayó. Más tarde conseguimos unos créditos y pudimos sumar a la empresa que finalmente hizo la animación. Todo eso fue un ida y vuelta en pos de conseguir financiación y en cuestiones de la animación puntual pero que a pesar de ese retraso estoy convencido de que terminó siendo muy buena.

¿Cara Sucia, con la magia de la naturaleza mutó en todo este tiempo?
No, para nada. Desde que escribí el guion en 2009 y hasta que dirigí la ficción en 2011 y después en todo el proceso de construcción de la animación no mutó en nada. No solo porque la realidad del cuidado de la naturaleza no varió mucho sino también porque el texto o el subtexto de la trama trata sobre un personaje antagonista totalmente desquiciado y ambicioso que abre una discusión sobre los valores y las prioridades que cada vez cobra más actualidad.

¿Cara Sucia, con la magia de la naturaleza se podría definir como una película misionera en su totalidad?
Cara Sucia, con la magia de la naturaleza es una coproducción misionera argentina con España y Suiza. ¿Porque decimos misionera argentina? Porque el 90 por ciento de los técnicos y los actores fueron de Misiones. Esto quiere decir que se puede hacer una coproducción en una provincia pequeña y alejada de Buenos Aires. Nosotros apostamos a sentirnos como fuente de identidad y sobre todo de identidad cultural que buscamos reflejarlo en la película.

¿Misiones puede ser visto como un polo audiovisual?
Sí, claro. En 2014 todos los compañeros del sector logramos que se sancione una ley de fomento al audiovisual y a partir de allí se crea el IAAviM fortaleciendo una industria audiovisual que crece cada día más al punto de que este primer semestre del año se firmaron cuatro películas y hay previstas dos más para la segunda mitad del año. Somos conscientes de esta responsabilidad de que tenemos para fortalecer la industria audiovisual y trabajamos en conjunto para ser un parámetro para que otras provincias tengan sus leyes e institutos de cines propios.

¿Es complicado estrenar hoy una película de estas características sin tener una major detrás?
Sí, es complicado. Nosotros queríamos estrenarla en vacaciones de invierno y no nos dieron salas por estaban todas las majors con sus productos. En Argentina siempre es difícil estrenar porque las salas piensan que las películas argentinas no llevan público. Y como pasa con todas las películas del mundo algunas no llevan público pero otras sí. Es difícil pero no imposible (risas).

Comentarios