Rolando Gallego
05/08/2019 20:44

El realizador y productor Néstor Sánchez Sotelo (Caída del cielo) regresa a la comedia con El día que me muera. Mi gran velorio (2019) comedia de situaciones protagonizada por Betiana Blum, que interpreta a Dina, una madre absorbente que toma una drástica decisión para con sus hijos. "Yo no ambiciono en dirigir todo el tiempo y todos los años, pero cuando siento que puedo ponerle amor, tiempo y trabajo lo hago", comenta en una charla con EscribiendoCine.

El día que me muera. Mi gran velorio

(2019)

¿Cómo surge la idea de llevar al cine la historia de Dina y su soledad en medio del universo creado desde el guion y asociado a la colectividad judía?
Dina está sola, sus hijos escaparon de su control absoluto, su trabajo es atenderla por teléfono y punto, ella no puede volar entonces inventa algo. Con ese plot de Gabriel Patolsky y Verónica Eibuszyc, me pareció que había una oportunidad bárbara y luego leí el guion y quise hacerlo.

¿Querías volver a la comedia?
Me animé con Caída del cielo, con Peto Menahem y Muriel Santa Ana, todo salió bien, le tenía mucho miedo a no hacer reír, esa película me lo sacó y cuando apareció esta oportunidad no dudé. Yo no ambiciono en dirigir todo el tiempo y todos los años, pero cuando siento que puedo ponerle amor, tiempo y trabajo lo hago. Esta fue una oportunidad excepcional.

¿Betiana Blum fue la primera opción?
Barajamos otros nombres, no sabíamos quién podría hacer de esta madre judía y quién se iba a animar, a hacer de mujer grande, con cierta edad e hijos y que además tuviera la capacidad de adaptarse a un rodaje inmenso, que exigía mucha energía. Cuando la conocí supe que era ella, la sumamos y desde ella apareció todo lo demás, el elenco. La fuimos rodeando de figuras, Roberto Carnaghi, me encanta, jugaron todo el tiempo fuera de la pantalla, ya se conocían, habían trabajado juntos, le agregó mucho, gestos, miradas, cosas pequeñas que en la comedia suman.

¿Qué fue lo más divertido de rodar?
Cuando empezamos a rodar, ya desde las pruebas de vestuario, maquillaje, encontramos los personajes, ocupando un lugar muy claro.

Tenés grandes actores en un mismo escenario…
Sí, el set era una locura, en estos tiempos del cine argentino en el que todo se rueda en dos semanas, teníamos seis, lleno de actores, el set plagado, esperaban para trabajar, para nosotros era una super producción, tuvimos 20 actores. Todo fue divertido, Betiana se animó a todo, ¿te animás a tirarte de un avión? Se animaba, lo pasamos muy bien, hay escenas con improvisación increíbles, y si les dabas más tiempo iba a ser increíble. De hecho había que comprimir, porque el elenco hacía cosas memorables, sino se iba el ritmo de la película. Las amigas, María José Gabín y Alejandra Flechner, la rompieron, empiezan y si no las paras seguimos filmando, se conocen desde la época de Las gambas… hace mil años, me deja tranquilo eso que además varias escenas funcionarán. Ya hicimos funciones con gente de la colectividad para sacarnos la duda que no lo tomaran a mal, y todos salieron encantados y que nos quedáramos tranquilos que no ofendíamos a nadie, y queríamos tener esa información, porque con el humor, los estereotipos puede pasar, y más en los tiempos que corren. El año pasado hicimos Stand Up Villero, y también quisimos ser respetuosos, porque si bien recorre la vida de tres personajes, queríamos priorizar el tema, donde el humor tenía que ver con quién hace reír y quién hace humor, quién dice y quién no algo. Por eso tuvimos cuidados para no ofender.

¿Con qué te gustaría que se conecte la gente de la película?
Yo soñaría, que más allá de los nichos en donde funcionará, un público grande, que los jóvenes se acerquen, que es muy difícil. He visto a amigos de mis hijos, y amigos que la disfrutan. Si le dan una oportunidad estoy seguro que se enganchen. Me gustaría avanzar sobre un público joven.

No es algo común en Argentina…
Es difícil, se intenta, yo hago género, hay un público adolescente/joven y que tiene ciertos prejuicios y que elige un tanque de Hollywood ante una producción argentina, tal vez por malas experiencias, pero pensamos mucho en ese target. En septiembre se estrena Te pido un taxi, con un elenco veinteañero.

En otros lugares apuntan ahí…
Sí, y la película trabaja muchos temas, que si entrás y la vez ya está.

Comentarios