Juan Pablo Russo
27/05/2019 16:11

En Amanecer en mi tierra - Lihuntun Inchin Mapu (2018) Ulises de la Orden vuelve a trabajar sobre los Pueblos Originarios documentando una experiencia única: el proceso de construcción de casas de modo autogestivo en San Martín de los Andes, en un proyecto conjunto entre la organización Vecinos Sin Techo y la Comunidad Mapuche Curruhuinca. "Mi compromiso es intentar ir hasta el fondo de la historia, meterme en profundidad y ser honesto a la hora de contar", sostiene en una charla con EscribiendoCine.

Amanecer en mi tierra - Lihuntun Inchin Mapu

(2018)
8.0

En Amanecer en mi tierra - Lihuntun Inchin Mapu, tu séptima película, volvés a trabajar sobre cuestiones relacionadas a los pueblos originarios atravesadas por cierta urgencia política y social, ¿cómo es hacer un cine ligado a una actualidad tan urgente cuando las trabas burocráticas para el financiamiento hacen que los proyectos demoren años en poder realizarse?
En primer lugar, a mí, hay historias que me atraen, que me estimulan lo suficiente para embarcarme en el viaje largo y dificultoso que es hacer una película. No hago un análisis previo a las potencialidades de mercado que el proyecto pueda o no tener. Intento trabajar con el objetivo principal de abordar una buena historia y contarla bien. Confío que una historia bien contada siempre va a tener personas que quieran verla. El problema de financiamiento y las trabas burocráticas que te encontrás a la hora de hacer una película son cuestiones siempre difíciles de sortear, lo mismo con la gran problemática para obtener créditos del INCAA y las nuevas regulaciones para obtener adelantos de subsidio, que hacen que trabajes desfinanciado y pagando el impuesto más caro que es la inflación. A esto se suma que el mercado de la exhibición está muy saturado y hay muy pocas salas a las que acceder con este tipo de películas. Con todas mis películas luego del estreno se generaron circuitos de proyección ambulante que nos llevaron a recorrer el país y a lugares donde hay interés en ver estas películas y ni siquiera hay cine. Creo que es uy importante estimular este tipo de exhibiciones y profundizar, perfeccionar y democratizar el acceso a las plataformas, puntualmente Cine.ar que debiera ser el lugar que contenga a toda la historia del Cine Argentino.

¿Qué te atrae de este tipo de cine?
Como te decía antes, a mí me gusta hacer las películas que me atraen, con historias que me convoquen y que me seduzcan. No analizo mucho, más bien van llegando las historias y de a poco hay algunas que fructifican y aparece una película. Mi compromiso es intentar ir hasta el fondo de la historia, meterme en profundidad y ser honesto a la hora de contar. Esto va más allá del tipo de película o el género de cine con el que trabaje.

La historia de la película aparece 10 años antes cuando filmabas Tierra Adentro (2011), ¿cómo se fue dando el proceso de la película en todo este tiempo?
En realidad yo conocía el proyecto del Barrio Intercultural en San Martin de los Andes y en algún momento decidí contar esa historia. Ahí fue que elaboramos la estrategia de cómo abordarla y decidí tomar un segmento de un año para ver qué pasaba con la organización Vecinos Sin Techo y la comunidad Curruhuinca. El proceso es de ese año.

¿Te sucede de filmar muchas veces durante un tiempo prolongado y no ver que en el material hay una historia potente?
Nunca me pasó algo así. Siempre parto de un periodo de investigación de estudio y de campo lo más completo posible y a partir de allí trabajo en la elaboración del guion y del proyecto. Cuando llego a filmar más o menos es lo que va a pasar y si bien siempre me encuentro con sorpresas, intento hacerlas jugar a favor de la historia.

¿El conflicto de la interculturalidad lo tenías claro desde un principio y fue tomando fuerza a medida que la historia avanzaba?
Teóricamente tenía una idea. Pero es muy diferente cuando empezás a ver las cosas en el territorio. No es un camino fácil. Y en el Barrio Intercultural sin dudas están a la vanguardia de la ingeniería social. Es un experimento que está dando resultados muy positivos y están dando el ejemplo de cómo se puede vivir, convivir, coexistir, en esta época que los Pueblos Originarios están siendo demonizados desde la prensa masiva, basta leer en los medios lo que se publicó sobre el caso Maldonado, Rafael Nahuel, etc.

¿Pensás que en el cine hay un tratamiento a los pueblos originarios diferente al que puede en otros medios más masivos?
"El Cine" me resulta muy amplio. Hay sin duda personas y trabajos que abordan temáticas referentes a los Pueblos Originarios, desde el cine, la literatura, la prensa, la academia, con posiciones que distan del discurso historiográfico nacional y los cánones de los medios masivos actuales.

Estás trabajando en dos nuevas películas, ¿también van por este lado o abordás una temática diferente?
En este momento estoy terminando una película muy linda que filmé en una escuela en el Delta del rio Paraná, con una propuesta pedagógica y comunitaria que no tiene nada que ver con lo que conocemos como escuela. Es una película con la cámara a la altura de las niñas y niños; que propone una mirada a este proyecto experimental que pone en valor algunas cuestiones que a veces en la gran ciudad se pasan de largo, como la paciencia, la autonomía, la naturaleza...

Comentarios