Rolando Gallego
17/05/2019 11:29

Los realizadores Pablo Arévalo y Agustín Kazah presentan La lección de anatomía (2019), una película que trabaja sobre el fenómeno teatral que ha atravesado la historia argentina, ideado por Carlos Mathus. "El hacerlo de a dos estuvo bueno porque en el teatro todo es demasiado fluído”, afirman en una charla exclusiva con EscribiendoCine.

La lección de anatomía

(2019)

¿Por qué querían hacer una película de la obra?
Pablo Arévalo: Empecé a trabajar en 2007 en el Teatro Empire, veo la obra y empiezo a conocer a Carlos Mathus y Antonio Leiva y me hago muy amigo de ellos. En 2008 fue la última vez que se representó y me contaron anécdotas y materiales, pero anterior a esa puesta no hay mucho material audiovisual, hay algunas pequeñas cosas en revistas y diarios, pero sí ellos tenían guardado muchísimo material, y a partir de eso surgió la idea de empezar a buscar en la historia qué podíamos hacer. El documental iba a tener a Carlos como eje y tratar que no se perdieran esos personajes.

Agustín Kazah: Empezamos a trabajar un poco la historia de la obra y luego Carlos, y nos dimos cuenta que en la dinámica con Antonio (productor) había algo interesante, dejando a un segundo plano la historia de la obra.

¿Cómo fue el trabajo de a dos?
Pablo Arévalo: Nos conocemos desde los cinco años, siempre compartimos el gusto por el cine, de hecho hicimos el secundario orientado a artes visuales. Siempre estuvimos en contacto y trabajamos juntos en otras cosas, surgió la oportunidad, lo hicimos con su productora y la llevamos adelante, con la información que tenían Carlos y Antonio y luego los personajes.

Agustín Kazah: En 2014 presentamos el proyecto al Gleyzer y ganamos y tuvimos la oportunidad de presentarlo al INCAA.

Se dieron cuenta que Carlos era la clave del relato, pero en el medio él fallece, ¿cómo fue reinventar todo?
Agustín Kazah: Fue un choque, a nivel del documental fue un desafío, porque estábamos con todo encaminado, tuvimos que replantear el guion y hacia dónde iba a ir la película, eso nos cortó.

Pablo Arévalo: Si bien el documental no es predecible, no sabíamos esto, porque la enfermedad de Carlos era muy cuidada y esperamos que todo saliera bien, después nos encontramos con un panorama incierto, nos reunimos con Antonio.

¿Pensaron en abandonarlo? ¿Sabían que iban a seguir?
Agustín Kazah: Si Antonio no hubiese tenido el empuje que tenía capaz hubiese terminado de otra manera.

¿Qué fue lo más difícil de rodar? ¿Cómo fue el trabajo con los actores?
Agustín Kazah: Salvo alguna situación que rodamos sobre las ausencias de Carlos a los ensayos, que fue lo más conflictivo con los actores, que nos pidieron que paráramos de rodar.

Pablo Arévalo: Fue una situación particular, ese fue el momento más crítico, tras el fallecimiento todo estuvo en duda, de cómo avanzábamos y demás. Nunca les impusimos a los actores nada.

¿Cómo organizaron el trabajo de a dos?
Agustín Kazah: Pablo conocía más a Antonio y Carlos y estaba pendiente de ellos, yo me quedé más con el equipo técnico y entre los dos avanzamos.

Pablo Arévalo: El hacerlo de a dos estuvo bueno porque en el teatro todo es demasiado fluído lo que pasa, y la espontaneidad de algunas situaciones permitieron que en el desdoblamiento nos organicemos.

¿Cuánto duró el rodaje? ¿Cuánto material en horas tuvieron? ¿Fue difícil la edición?
Agustín Kazah: Terminaron siendo 20 jornadas de rodaje a lo largo de un año.

Pablo Arévalo: Hubo casi 100 horas de material y el proceso desde que se terminó hasta que se editó fueron como ocho meses, porque condensamos todo el trabajo a cinco horas que la editora terminó de cerrar.

Agustín Kazah: Tuvimos que volver a mirar, aparecieron cosas como por ejemplo la charla sobre la cirugía.

¿Cómo fue estrenar en el [21] BAFICI?
Agustín Kazah: Nos encantó porque la obra se estrenó en Buenos Aires y ahora la película.

Pablo Arévalo: Fue muy bueno abrir el espectro de visión en el BAFICI.

¿Antonio vio antes la película que en BAFICI?
Pablo Arévalo: No, fue un gran momento, porque además tuvimos respuestas de gente ajena a la obra.

Agustín Kazah: Fue una decisión para también cerrarla.

Pablo Arévalo: Nunca ni Carlos ni Antonio nos pudieron condiciones para rodar, el apoyo incondicional estuvo siempre.

¿Expectativas ante el estreno?
Pablo Arévalo: Que la disfruten, que pasen un buen momento, que descubran la obra y hay una confianza en el material que me pone contento que la vean.

Agustín Kazah: Sentimos que le hacemos un homenaje a Carlos y Antonio y a la obra.

Pablo Arévalo: Ellos lo han sentido así, con respecto hacia Carlos y La lección de anatomía.

Comentarios