Juan Pablo Russo
05/05/2019 18:07

El Clúster EIKEN, una asociación empresarial de carácter profesional y sin ánimo de lucro que está formada por las principales empresas radicadas en el País Vasco con dedicación a la creación y distribución de contenidos, relacionados con las Industrias de la Economía Creativa, y IAAviM, el Instituto de Artes Audiovisuales de Misiones, un ente autárquico provincial, que funciona en el ámbito del Ministerio de Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología, y que tiene a su cargo la implementación de la Ley VI Nº 171 de Promoción Audiovisual, se unieron para crear LABKO, un programa de vinculación profesional y co-creación para el desarrollo de proyectos de co-producción orgánica audiovisual entre Misiones (Argentina) y Euskadi.

“Venimos en una misión de EIKEN, que es el clúster audiovisual del País Vasco, representando a más de 200 empresas de cuatro provincias con su propio idioma e identidad, al tener muchísima correspondencia con Misiones hicimos un acuerdo bilateral para comenzar a fomentar y desarrollar proyectos audiovisuales y fruto de ello nació el primer proyecto que es LABKO, un laboratorio de co-creación audiovisual para coproducir, es decir entramos en el inicio de la idea, unimos al equipo de ambos países y entre la selección que hacemos, luego de una convocatoria abierta, se forman grupos de forma binacional”, comenta Elbio Nielsen, representante de EIKEN en Argentina y director y coordinador LABKO por Euskadi, en dialogo con EscribiendoCine durante la primera edición de Co-Cine Entre Fronteras.

¿Se seleccionan personas no proyectos?
Si, exactamente y eso es lo innovador. En los laboratorios siempre se mejoran proyectos pero nosotros vamos un poco desde antes. De alguna forma detectamos que en los últimos años para cumplir cuota artística y técnica en las coproducciones los guiones se adaptan para tener que sumar elementos de otros países, mucha veces se ve forzado y eso le resta a la calidad del proyecto, entonces, entrando desde el guion y ayudándole con tutorías y mejorando la etapa de creación de la carpeta del proyecto, lo que logramos es un proyecto de coproducción absolutamente preparado para narrar para delante sin la necesidad técnica de tener que cumplir o justificar sino que sea puramente creativo. Una vez que están seleccionados los grupos pasan a una residencia.

¿Cómo están conformados esos grupos?
Cada grupo tiene dos guionistas y dos productores de ambos países y un director que es de cada país. Son cinco personas que conforman cada grupo y entre ellos deciden qué idea realizar. Nosotros lo que hacemos es acompañar con las tutorías que primero son virtuales y luego físicas. La residencia son cinco días reunidos en físico trabajando sobre la carpeta del proyecto. Los tutores eligen expertos que son los que le van a dar el toque final al proyecto para presentarlo a Industry Club, que es el mercado de coproducción entre Europa y América Latina del Festival San Sebastián y luego a Ventana Sur, que entra directamente por un convenio que hicimos con el INCAA. Desde ambas regiones tenemos apoyo a ese proyecto y IAAviM garantiza un 30% del presupuesto argentino de la película y nosotros estamos haciendo lo mismo para lograr que el proyecto entre directamente a Industry Club que garantizaría también otro 30% de la financiación.

¿De esta forma se acelerarían los tiempos que demanda una coproducción de estas características?
Lo que llevaría cinco años se podría hacer en dos y además esto lo que garantiza es que año a año al menos una o dos películas se van a coproducir con este sistema contratando y vinculando los proyectos con gente de trayectoria y otros recién recibidos, armando grupos heterogéneos que generarán una dinámica de la industria porque el equipo que trabajó en esa película se profesionaliza más y se relaciona más de una forma natural.

¿Ya hay proyectos seleccionados?
LABKO ya tiene a los primeros dos proyectos seleccionados en la segunda instancia de la convocatoria lanzada en septiembre de 2018. El jurado compuesto por José Luis Rebordinos, director del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, Elbio Nielsen, Viviana Dirolli, directora de Asuntos Internacionales del INCAA, Pedro Rivero, guionista y tutor, ganador de varios Goya, y Nicolás Batlle, productor y tutor, y Axel Monsú, presidente del IAAviM, eligió a Amaia, del director Diego Belocchio, que tiene como guionistas a Miguel Gómez Tejedor (Euskadi) y Martín Servente (Argentina) y como productores a Yamila Barnasthpol (Argentina) y Asier Bilbao (Euskadi), y a Soberbio, del director Lander Mujica (Euskadi) con guion de Sergio Acosta (Argentina) y Jon Mikel Gutierrez (Euskadi) y como productores a Benjamín Correa (Argentina) y Unai Madariaga (Euskadi).

Comentarios