Rolando Gallego
13/03/2019 12:37

El realizador Tom Volf presenta su ópera prima María Callas: En sus propias palabras (Maria Callas in her own words, 2017), un viaje al universo de la artista griega a partir del testimonio en imágenes y cartas que devuelven otra imagen sobre ella. Fanny Ardant se aproxima a Callas con la lectura de cartas a sus amigos y parientes, ofreciendo, así también, un panorama más completo de esta mujer que atravesó la fama y la desgracia de una manera única. “Nunca busqué la simpleza o lo fácil, sino la manera más justa de reflejar la grandeza de una artista como ella”, afirma en una charla exclusiva con EscribiendoCine.

María Callas: En sus propias palabras

(2018)

¿Qué significaba Callas para vos antes de hacer el film?
Absolutamente nada, apenas conocía su nombre.

¿Cómo encontraste el material de archivo?
Estuve más de cinco años tratando de conseguir materiales de fanáticos, en diferentes países, que nunca se había visto, afortunadamente me lo cedieron, además conseguí material adicional que luego lo puse en la película tras seis meses de edición.

¿Cuántas horas pasaste viendo el material?
Muchas, muchas horas, el sólo hecho de editarla ya fueron seis meses de visionado, siete días a la semana, viendo, escuchando, conectando con todo el material.

¿Qué querías encontrar en él, la mujer? ¿La artista?
Ambos, y la idea era que María Callas contara su propia historia, con sus principales problemas. Quería que estén los dos ángulos, la mujer, la artista, por eso se llama María Callas: En sus propias palabras, quería un balance entre los dos aspectos y cómo uno por otro se sacrificó, ella siempre tuvo que elegir uno, ser María o ser Callas.

¿Cómo armaste el relato a partir de las imágenes?
La idea era que ella fuera la única en contar su historia, por eso seleccioné el material que más servía para contarla, rodeando los hechos más importantes. Quería que la historia se contara desde adentro, desde ella misma, esa era la idea principal.

¿Cómo ingresa Fanny Ardant al proyecto?
Una parte importante del material que encontré investigando eran cartas que Callas le escribió a sus amigos, y representan una parte importante de María, no de Callas, por eso las incluí a partir de la lectura por alguien. No conocía a Ardant pero entendí que su voz era ideal y que ella desde pequeña tenía una conexión con Callas. Cuando la grabamos ella le da vida a esas palabras, creo que es tan genuino su trabajo que hasta te olvidas que no es Callas la que habla.

¿Manejaste otras opciones?
No, en la versión original es Ardant, pero para la versión inglesa Joyce DiDonato, cantante de ópera que leyó las cartas para esa versión.

¿En algún momento del proceso pensaste que no terminarías la película?
Muchas, muchas veces, sentía haciéndolo que era como escalar el Everest y la cima cada vez más lejos.

¿Pensás que el proceso de dirigir tu primera película fue más fácil por hacer documental y no una ficción?
No, menos en este documental que sólo era Callas quién narraba la historia, en otras hay narradores, entrevistados, y más, acá es ella sola haciendo toda, nunca busqué la simpleza o lo fácil, sino la manera más justa de reflejar la grandeza de una artista como ella.

¿Quedó mucho material afuera?
Sí, mucho, mucho, fueron seis meses de edición, la idea era dejar cosas que nunca se habían visto antes.

¿Hubo muchas versiones de la película?
Editada una sola, pero sí hubo una versión de cinco horas, otra de tres, y la final, que es la que se ha estrenado en varios países, y sólo difiere la versión americana con DiDonato, y en países como Alemania o Polonia que decidieron para el estreno sumar voces de actrices de esos países. Sólo difieren en eso.

¿Cuál es tu relación ahora con Callas?
Espero que sea la misma que los espectadores tienen cuando ven el film, o lo que espero es que sientan y experimenten, la conozcan directamente, desde ella misma, íntimamente. Pasé cinco años con ella haciéndola, así que es muy profunda.

¿Seguirás dirigiendo?
Sí, aún no sé con qué, porque estoy con la promoción de la película que sigue estrenándose en varios países.

Comentarios