Matías E. González
13/03/2019 11:02

Miles de personas pasan cada día por la puerta del Hotel NH Buenos Aires Latino, que se encuentra ubicado en la intersección de las calles Suipacha y Sarmiento, en pleno microcentro porteño. Algunas caminan con lentitud ya que contemplan el espacio urbano como turistas, mientras otras se trasladan con prisa camino a sus respectivos hogares o trabajos. En medio de la vorágine diaria, hay quienes observan que algo peculiar está ocurriendo en las inmediaciones del edificio. Se trata del rodaje de la película policial 10 Palomas, dirigida por Tamae Garateguy y protagonizada por Guillermo Pfening y Nancy Dupláa.

10 Palomas

(2019)

Félix, interpretado por Pfening, atraviesa la puerta giratoria e ingresa al hotel con pasos acelerados debido a que es perseguido por los cronistas de diferentes medios televisivos. Allí se encuentra con su compañero Bruno, personificado por Alberto Ajaka, mientras el guardia de seguridad encarnado por Javier De Pietro frena el avance de los periodistas y los echa a la calle.

“¡Corte!”, entona Tamae y, luego, mira con atención la toma realizada. La directora marca correcciones y modificaciones para la repetición de la escena. El asistente de dirección Cristian Tapia Marchiori corrobora cámara y sonido con el equipo técnico y comienza una nueva toma. Ante la palabra “¡Hecha!”, el equipo se traslada a un nuevo espacio del hotel para continuar con la jornada de rodaje. Entre escena y escena, EscribiendoCine conversó con la directora y parte del reparto acerca de sus experiencias en la filmación del largometraje policial.

UN ENIGMA A RESOLVER

La historia se centra en Félix, un prestigioso policía de investigaciones a punto de cumplir cuarenta años cuyo pasatiempo favorito es andar con su moto a alta velocidad cuando la ciudad está vacía. El protagonista se enfrenta a un nuevo y misterioso caso que conmueve al Poder Judicial de la Nación y a la opinión pública, ya que, un asesino serial con características teatrales mata a jueces poderosos, dejando sus cuerpos sobre un charco de sangre y rodeado de palomas muertas. Lentamente Félix descubre que se enfrenta al caso más importante de toda su vida.

Tamae se define a sí misma como una “directora porteña” debido a su gran interés por trabajar sobre los barrios y elementos que integran la Ciudad de Buenos Aires en cada uno de sus proyectos cinematográficos. En Pompeya (2010) la historia se enmarcó en dicha zona, en Mujer Lobo (2013) tuvo un rol preponderante la línea de subte B y en Hasta que me desates (2018) se recorrieron diferentes puntos del bajo de la Ciudad.

“En 10 Palomas la historia se desarrolla en la zona de Tribunales ya que tiene que ver con el asesino serial que mata a jueces y fiscales de la Nación. Se transita por la línea de Avenida de Mayo, Avenida 9 de Julio, Diagonal Norte. Es una zona muy especial para mí porque viví muchos años en el Centro, me gusta y conozco mucho”, describió la realizadora.

Asimismo, en referencia a los animales a los que refiere el título del largometraje policial, la realizadora contó: “Tengo fobia a las palomas y en la película aparecen como el mal, como peste”.

Respecto a los retos de llevar adelante la obra cinematográfica, la directora enumeró: “Terminarla en tres semanas y ser efectivos en poco tiempo, en la zona furiosa de Microcentro, sobre todo por el sonido. Estamos filmando con un diseño de producción de guerrilla cuando se trata de rodar en la calle, ese es el desafío mayor, pero me encanta”. A su vez, Tamae confesó: “Soy feliz cuando filmo, soy intensa y me gusta que los rodajes sean del mismo modo”.

LA CONFORMACIÓN DEL EQUIPO

Si bien Guillermo Pfening tenía conocimiento del proyecto cinematográfico previamente, fue este año cuando pudo concretarlo con la directora. El film se iba a rodar a mediados de 2019 pero, como el actor tiene compromisos laborales próximos en Europa, se pudo coordinar para adelantar la filmación. “Trabajar en conjunto con Tamae era una cuota pendiente, me gusta mucho su cine, el arrojo que tiene, esta cosa sucia, potente, sexual y violenta”, destacó el actor.

La propuesta llegó a Nancy Dupláa cuando regresó de sus vacaciones y recibió el llamado de Tamae, con quien la actriz ya había compartido el film UPA 2 El Regreso (2017), dirigido por Garateguy junto a Santiago Giralt y Camila Toker. “Leí el guion en muy poco tiempo en el celular y me encantó, para mí eso es un termómetro fundamental. Los atractivos, esencialmente, fueron la historia, Guillermo Pfening como protagonista, que me parece un actor divino y una persona maravillosa y Tamae en la dirección, con esa energía, seguridad, alegría y entusiasmo que hace que te den ganas de estar”, valoró Dupláa.

En el caso de Alberto Ajaka también fue convocado para participar en el film y se sintió cautivado por la trama y el guion de la película. “Vi que tenía potencia. Me pareció que lograba suplir un problema con el que contamos nosotros en los policiales que, a diferencia de los países del norte, no tenemos como arquetipo el policía honesto, tampoco la figura del detective privado, sino que está en el imaginario, con lo cual los policiales en general se complican. El yeite que tiene la trama de 10 palomas logra resistir ese problema”, señaló Ajaka.

César Bordón ya conocía a Tamae y ambos deseaban compartir una película. Después de su participación en un teaser de Garateguy y desencuentros en la coordinación de proyectos, el actor y la realizadora pudieron coincidir en 10 Palomas. “Tenía muchas ganas de sumarme. Estoy muy contento, su cine es muy interesante, tiene una estética cruda especial y maneja muy bien el cine de género”, valoró Bordón.

LOS PROTAGONISTAS

Pfening da vida al policía de investigaciones Félix, quien va detrás de los asesinatos enmarcados en el ambiente judicial. “En esta investigación se pone en juego su vida personal. Es una película de acción y crímenes”, adelantó.

Dupláa interpreta a Adriana Acuña, la jefa de la brigada policíaca de investigación, que tiene una posibilidad muy fuerte de ascenso al Ministerio de Seguridad. “Es una mujer de mucha autoridad, con confianza hacia Félix, ya que lo empuja y confía ciegamente en que él va a poder resolver este enigma que se les presenta”, describió la actriz que regresa al cine tras participar en Relatos salvajes (2014).

Ajaka personifica al policía Bruno que comparte equipo de investigación con Félix y es el encargado de llevar el orden del caso. Por otra parte, Bordón encarna a Mario, el padre de Félix. “Tiene una historia particular y en el pasado ha tenido una vinculación bastante enferma con el protagonista. Es un personaje muy inquietante y siento mucha alegría por poder realizarlo”, expresó.

DETRÁS DEL MISTERIO

La película se enmarca en el género policial, en el cual Tamae lleva una interesante trayectoria recorrida y, además, lo fusiona con el thriller psicológico. 10 Palomas es un policial hecho y derecho, que necesita todos los clichés del género. A mí me interesa mucho la figura del investigador de casos seriales que, en Argentina, no es tan común, está más presente en la cultura norteamericana”, explicó la directora.

En cuanto a su vínculo con el género, Pfening marcó: “Jugar a ser el policía y el investigador y hacer estas películas, no es una oportunidad que uno tenga todo el tiempo”. A su vez, agregó: “Al espectador le damos pistas hacia dónde tiene que ir, pero, también para perderlo, de alguna manera. La idea es dar información, y a la vez ocultarla, para llegar al final y que el desenlace sea sorpresivo”.

Sobre los retos de hacer un policial en la industria cinematográfica local, Ajaka planteó: “En nuestro imaginario hacer justicia es muy difícil porque el sistema, la fragilidad de las instituciones, la corrupción, la pobreza y demás, hacen que no tengamos nosotros como imaginario un policía que va a enfrentarse a todos los estamentos corruptos para hacer justicia”. A su vez, señaló: “Hay que tener mucho rigor con la verosimilitud, esa es la única manera que el espectador pueda acompañar la trama”.

Dupláa ya ha experimentado el género en diferentes ocasiones a lo largo de su camino artístico. “Se ve que tengo como una impronta para la actuación y para la vida también que hace que, por ahí, se me vea empatizada con cierto círculo, me parece atractivo de por sí. Me gusta el género de investigación y de misterio, y 10 Palomas reúne las dos cosas”, explicó la actriz.

Por otra parte, Bordón opinó: “Es un género que se hace muy bien en algunos lugares del mundo y creo que nos debemos de alguna manera hacer un tipo de cine policial argentino”. Luego, añadió: “El espectador va leyendo algo que siempre es inquietante y que hay que saber mostrárselo para no develar todo. Se necesita de un espectador activo”.

10 Palomas tiene previsto su estreno para el segundo semestre de 2019.

Crédito Foto: Valeria Fiorini y Valentino Torre

Comentarios