Juan Pablo Pugliese
27/02/2019 11:19

Para su tercera película, Memoria de la sangre (2017); Marcelo Charras (Maytland, 2010; La Paz en Buenos Aires, 2013) se centró en un personaje extraño al común de la gente pero que contó entre sus amistades a Juan Domingo Perón. Jacques de Mahieu fue un antropólogo francés colaborador del régimen nazi. Luego de la liberación francesa huyó hacia la Argentina donde desarrolló sus teorías, entre las que se encontró una muy particular. Según de Mahieu, las civilizaciones americanas descenderían de los vikingos que habrían pisado suelo americano siglos antes de Colón. “Es normal que haya sido marginado de la historia oficial. Mi aporte acaso sea simplemente el de darlo a conocer, sacarlo un poco de debajo de la alfombra”, sostiene en una charla con EscribiendoCine.

Memoria de la sangre

(2017)

¿Cómo llegaste a la figura de Jacques de Mahieu y qué fue lo que te atrajo de él?
Trabajando en otro documental sobre libros perdidos, hablando con libreros anticuarios, me enteré de su obra, en especial de sus libros sobre lo que se suele llamar “arqueología prohibida o secreta”. Como eran raros y algunos de ellos incluso inhallables, en principio pensé en incorporar su historia a ese documental original, pero al seguir investigando y descubrir todas las facetas del personaje, con el tiempo entendí que abarcarlo en su totalidad requería una película exclusiva. Y mi puerta de entrada fueron justamente esos libros con sus extrañas teorías sobre las civilizaciones precolombinas. Lo que siempre me atrajo fue su costado ocultista y esotérico.

¿Cuánto tiempo pasó desde el inicio de la investigación hasta que comenzó el rodaje?
Fue más de un año de investigación hasta que empezamos a filmar algo. Aunque la investigación no terminó con el rodaje, seguía descubriendo cosas nuevas incluso cuando estaba editando la película. Algunas podía incorporarlas, otras no. Tuve que dejar mucho material interesante afuera.

¿Por qué elegiste mezclar el género documental con la ficción?
Siempre elijo el formato del documental acorde a los materiales de los que dispongo. En este caso, la historia ya había ocurrido, Jacques de Mahieu estaba muerto hacia décadas y solo contaba con el hijo para que me relatara su historia. Necesitaba enriquecer narrativa y estéticamente la propuesta. Decidí entonces darle ese tono detectivesco, con un personaje que investiga y se abre camino en la historia. Algunas situaciones están ficcionalizadas porque me pareció importante mostrar esos momentos, que ya habían pasado para cuando empezamos a filmar, pero todo lo que se cuenta en la película es verdad y ocurrió de esa manera.

¿Encontraste algún tipo de resistencia por parte del hijo cuando comenzaste a retratar la parte más oscura de de Mahieu?
No, en absoluto. Desde el comienzo le dejé en claro que la película necesitaba mostrar al personaje de su padre en toda su dimensión, incluso con sus ideas más oscuras. No ocultar nada para que el espectador haga su balance y decida qué pensar sobre él. Estuvo de acuerdo. El gran objetivo de los últimos años de vida de Xavier fue intentar sacar a la luz la obra de su padre. Que la película existiera, mas allá de esos detalles, era importante para él.

¿Cómo creés que será recordado de Mahieu y cuál pensás que fue tu aporte a su figura?
La verdad no creo que sea recordado fuera de un círculo muy cerrado de adeptos y curiosos por lo oculto. Su filiación fascista opacó y frustró cualquier posibilidad de trascendencia de su obra, que no se agota solo en eso y tiene cosas muy interesantes, como sus estudios arqueológicos, sobre medicina o metafísicos, por ejemplo. Además de Mahieu es un personaje incómodo para la historia y la política argentina. Ha sido amigo de Perón y ha formado parte del movimiento desde una completa familiaridad ideológica. Entre sus discípulos llegaron a converger personajes tanto de la extrema derecha como de la extrema izquierda. Es normal que haya sido marginado de la historia oficial. Mi aporte acaso sea simplemente el de darlo a conocer, sacarlo un poco de debajo de la alfombra.

¿Estás trabajando en otro proyecto?
Estoy trabajando en varios proyectos: dos documentales que deberían filmarse entre este año y el próximo, y además estoy escribiendo una ficción.

Comentarios