Rolando Gallego
13/12/2018 11:16

El Silbón: Orígenes (2018), dirigida por el debutante Gisberg Bermúdez Molero, viene de ganar el premio a la Mejor Película Iberoamericana del 19 BARS y tuvo su estreno reciente en Venezuela, país de origen, ubicándose en el top ten de taquilla sólo detrás de dos películas extranjeras. Vladimir García es el encargado de ponerse en la piel del personaje protagonista de esta leyenda. "En Venezuela no es muy común que la gente vaya a ver cine local", afirma en diálogo con EscribiendoCine.

El Silbón: Orígenes

(2018)

¿Conocías la leyenda de "El silbón"?
Es una leyenda muy famosa en Venezuela, te asustan de pequeño con eso, se escucha por todos lados, reconoces el silbido característico. Es algo muy grande en nuestro país.

Llegas al casting, ¿sabías que ibas a hacer de "El silbón?
No, yo no era actor, estudiaba bioquímica, ví en Facebook un posteo en el que cual decían que buscaban a un chico alto para un proyecto audiovisual, pensé que era para un corto, y yo estaba un poco perdido en mi vida. Llego, hago el casting, me dicen las escenas, entendí que era "El silbón", la hice y enseguida se entusiasmaron, me sacaron fotos, y enseguida me convocaron. Mi cuerpo me ha acomplejado siempre, pero acá servía y la directora artística me dijo que mi cuerpo era hermoso, nunca me sentí tan bien. Todo encajó.

¿Cómo fue el trabajo actoral?
El trabajo corporal fue fuerte, pero también el actoral. Dejé todo a un lado y comencé con un trabajo muy duro por dos meses con clases, sentí que tenía que dar todo de mí para representar a un personaje tan icónico.

¿Consumías cine de género?
Es difícil, porque hay muchas que son caricaturas, acá no queríamos caer en eso o sólo sangre y gritos. A mí me impulsaron a ver mucho Alfred Hitchcock, cine antiguo para tomar como inspiración de algunos trabajos.

¿Cómo te imaginás seguir en la carrera?
La vida da muchas sorpresas, hace tres años la rodamos, hoy estamos aquí, viviendo, se estrena, la estoy presentando. Confío en la magia que genera la atracción y el universo, El Silbón: Orígenes me eligió a mí y yo lo elegí a él. Me gustaría seguir haciendo cine, lo que imaginas que es, es más. En cine se trabaja mucho, la gente cree que hay mucho glamour, pero es lo primero que se cae, no es fácil.

¿Cómo fue recibir el premio en el 19 BARS?
Increíble, yo estaba trabajando y nos avisan de la distribuidora que vayamos porque algo íbamos a ganar, fui y cuando nombran la película fue una gran emoción, sobre todo compitiendo con películas tan buenas.

¿Por qué la gente tiene que ver El Silbón: Orígenes?
Siento que todo el mundo puede disfrutarla, porque está muy bien hecha, una fotografía increíble, maquillaje, tiene escenas que impactan y que te van a hacer saltar de la butaca, y además toca temas bastante serios, más allá del silbón, violación, maltrato, abusos, muchos se pueden identificar. La primera razón igual es apoyo al cine latinoamericano para hacerlo crecer entre todos. En Venezuela no es muy común que la gente vaya a ver cine local, y ha acompañado.

Comentarios