Victoria Duclós Sibuet
09/12/2018 11:57

Germán Baudino le da vida a Lorenzo Mancini en Abrakadabra (2018), la nueva película de los hermanos Luciano y Nicolás Onetti que cierra su trilogía en la incursión del género giallo italiano. Estrenada en Sitges y presentada en el 33 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y el 19 BARS, en la historia Baudino interpreta a un mago que se verá envuelto en una serie de crímenes sangrientos que buscan incriminarlo e inicia un camino para descubrir la verdad.

Abrakadabra

(2018)

¿Cuáles fueron tus primeras impresiones la primera vez que viste la película?
Bueno las impresiones que tuve después de ver la película en Mar del Plata -en donde pude ver las dos funciones- fue sentir que estaba viendo un giallo de los años ’70. Yo lo que hice también fue ver muchos giallos, anteriormente había visto pocos, pero para formar parte de Abrakadabra me quise nutrir del giallo: de Mario Bava, Lucio Fulci, Darío Argento… Y lo que encontré en Abrakadabra es esa atmósfera pero también la atmósfera que le imprimen los Onetti que tienen su toque particular, donde aparecen sellos también de Argentina que quien esté atento los va a ver.

Al verla con el doblaje al italiano y con esa textura que le dio Luciano Onetti me hizo viajar en el tiempo. También se genera algo raro, es común que cuando uno está ahí metido y después se ve aparecen cosas que no serían lo mismo si yo no estuviese en pantalla. Disfruto más las películas en las que no estoy en pantalla porque uno siempre está mirando, buscando, preguntándose… esas cosas que forman parte del propio trabajo. Pero fue una experiencia bárbara y fue bien recibida en Mar del Plata.

¿Cómo te sumaste a los proyectos de los Onetti?
Yo formé parte de Los olvidados (2017), que es una película que hicieron también Luciano y Nicolás Onetti en Epecuén -pero que es un slasher- y con el tiempo ambos también tenían ganas de que le de vida a Lorenzo Mancini que es el protagonista de Abrakadabra, me interesó la historia, me gustó mucho. Amo la magia, desde chico soy fanático de los magos. Nunca quise aprender los trucos, siempre me dejé fascinar más que nada por René Lavand que es un mago que siempre me fascino y me seguirá fascinando. A partir de ahí empezamos a tener contacto vía Skype por la distancia -ellos son de Azul- y luego viajé para allá y estuvimos poco más de veinte días para darle forma a este giallo con muchísima magia.

Abrakadabra es una película de género y de época, ¿Cómo trabajas con estos dos factores?
Eso también fue un trabajo enorme del equipo de Azul, de mis compañeros. También vi muchos giallos de Sergio Martino, me nutrí para ver cómo se veía. Pero tanto el género como la época se ven muy bien reflejados, eso lo dice todo el mundo. Es un homenaje pero es un giallo más y eso se nota. Además un giallo con magia que creo que es la primera vez que se hace. La época se ve muy bien representada y la música compuesta por Luciano es increíble, te sitúa en época y crea climas. Fue una experiencia hermosa. Cuando se hace cine de género de forma independiente hay mucho pulmón. El objetivo es que la gente disfrute, vea un film noble, digno y nos alegra mucho que se esté viendo en el mundo y acá.

¿Qué estilo de película te gustaría hacer?
Proyectos hay muchos, a mí me gustan los personajes y las historias, siempre son desafíos que uno quiere llevar adelante. Si tengo que elegir hay muchísimos. Creo que los que más disfruto son los que más me desafían, con los que más uno tiene que investigar, sentirse en el compromiso de componer y juega todo lo que genera el trabajo con los compañeros. Siempre me atraparon los personajes y las historias. El desafío para los actores es darle vida a los personajes, nosotros tenemos que tener la energía para registrar y relacionar todo lo que pasa en el rodaje. El cine es un trabajo en equipo impresionante. Me fascina trabajar en cine. Ojalá que aparezcan más historias y desafíos.

¿Cómo te ves en la pantalla con el doblaje al italiano?
Nosotros cuando actuamos lo hicimos en castellano y luego hicieron el doblaje en italiano. En un primer momento era raro verme hablar en italiano, me fui acostumbrando y ya la segunda vez que la vi ya fue desde otro lugar. Está hablada en italiano como debe ser, fue y será siempre en el género.

Comentarios