Matías E. González
06/12/2018 11:06

Para el amor no hay fórmulas ni recetas. Un diálogo, un pensamiento, una mirada, una caricia, un beso o un abrazo pueden dar origen al sentimiento compartido entre dos personas. Pero, los encuentros, ¿surgen por destino o casualidad? Ese es uno de los interrogantes que se plantea en la película Eso que nos enamora (2018), dirigida por Federico Mordkowicz, que desarrolla su respuesta a lo largo de la proyección del largometraje. El film romántico está protagonizado por Paula Cancio, quien interpreta a una mujer con un pasado doloroso, que se anima a vivir una emocionante historia de amor. EscribiendoCine dialogó con la actriz acerca de su trabajo en la película, su experiencia en el amor y su presente y futuro artístico.

Eso que nos enamora

(2018)

UNA HISTORIA ROMÁNTICA

El film se centra en dos personajes: Ariel y Noemí. Ariel es un hombre de treinta años y dista de ser alguien exitoso, no obstante, su novia lo deja y, ahora, se encuentra sin amor, sin casa y sin trabajo. En su afán de buscar refugio, convive con su primo, quien organiza una fiesta de inauguración de un bar en su propia casa y, esa noche, Ariel encuentra dormida en su cuarto a Noemí, una mujer que esconde un pasado misterioso. Ambos buscan superar sus dolorosos problemas y así alcanzar la felicidad.

El llamado para formar parte del largometraje llegó por parte de la productora del film. Sin embargo, Paula ya había tenido un encuentro fortuito con el productor, cuando compartieron un desayuno por un amigo en común, que era el músico de la película. Tiempo después, la actriz recibió el mensaje concreto acerca del proyecto cinematográfico y así se reunió con el director y el otro protagonista, Benjamín Rojas, para empezar a armar la historia que luego se trasladaría a la pantalla grande.

“La principal atracción fue la ilusión con la que nos transmitía ese proyecto su director. Él nos contagió su entusiasmo por contar una historia en la que él creía y eso fue lo primordial. Luego, me gustó que fuera una comedia romántica, pero atípica. Además, me cautivó que se tratara de una ópera prima, desde todo punto de vista”, describió Cancio.

DEBAJO DE LA CORAZA

En Eso que nos enamora, Paula interpreta a Noemí, una mujer con un pasado enigmático que se muestra distante y misteriosa en sus encuentros iniciales con otras personas. Por otro lado, la fotografía ocupa no solo su faceta profesional, sino también, su pasión y cable a tierra.

Una de las características de los largometrajes es la condensación de diversos elementos en el tiempo de duración del film, por lo que la actriz llevó a cabo la construcción de su personaje y sus interacciones con los demás a partir de diversos ensayos y un intenso trabajo “codo con codo” con su compañero Benjamín, además de contar con un elenco profesional y un equipo técnico presente en cada detalle.

“Con Benjamín teníamos que crear un vinculo que no podía ser de personas que se conocían con mucha anterioridad, lo cual teníamos porque no nos conocíamos, solo nos habíamos visto un par de veces a la salida de un teatro. Tuvimos que trabajar sobre todo la confianza para lanzarnos, porque cuando te enfrentas a un proyecto como este que es tan remado por parte de todos, tenes un actor al que mirar a los ojos y tirarte sin red”, explicó.

Una particularidad es que la madre de Paula es fotógrafa, como su personaje, aunque la historia narrada en el film no tiene puntos en común con su progenitora. Sin embargo, la actriz reconoció sonriente no compartir el don de esta disciplina. “Si me das una cámara probablemente te corte los pies y con suerte no te corte la cabeza. La verdad que no heredé el talento fotográfico de mi madre, pero si he mamado desde muy niña el hecho de verla con una cámara, entonces, eso me generó una ilusión especial”.

Más allá de las desigualdades en la fotografía, Cancio halló otras diferencias entre ella y su personaje. “Noemí es una mujer muy aventurera, que vive el aquí y ahora, que se mueve según los impulsos que le van surgiendo en cada circunstancia. En cambio, yo estoy en un momento de mi vida que soy madre y eso hace que planifique mucho más las cosas. Mi vida, de algún tiempo a esta parte, busca más seguridades, sobre todo, por mi condición de madre”, marcó.

Por otro lado, Paula explicó que los personajes siempre son bidireccionales, ya que hay algo que reciben por parte de los artistas y, al mismo tiempo, esas personas ficticias dejan huellas en quienes llevan a cabo las personificaciones, que se quedarán con ellos para siempre. A su vez, sobre las semejanzas con Noemí, expresó: “Ella tiene una coraza, que se la pone porque tiene que seguir viviendo después del dolor. Yo puedo sentir, de alguna forma, similitudes en algunos procesos aunque, gracias a Dios, no fueron tan fuertes como los que vivió ella. No obstante, en algunas situaciones que fueron fuertes para mí, me creé una coraza de protección y no transmití las emociones por las que estaba transitando realmente. Me encontré con personas que caminaban a mi lado, que no sabían realmente por dónde transitaba y no me pudieron ayudar, pero sentí que lo tenía que pasar de esa forma”, admitió la actriz.

LA FUERZA DEL AMOR

Existen tantos motivos de enamoramiento como personas en el mundo y cada una de ellas prioriza diferentes aspectos al momento de entablar un vínculo con alguien. A modo de juego de palabras con el título del largometraje, Cancio confesó cuáles son aquellas cuestiones que la enamoran. “A mí sobre todo me enamora la cabeza de la persona, eso es fundamental, su forma de pensar, que pueda ver más allá, que sea capaz de volar con los deseos y la imaginación, eso siempre nutre mucho. Me enamoran las buenas acciones, la buena gente y las pequeñas cosas, pero bonitas”.

Al cambiar de rol y ser consultada sobre cómo se describe a ella misma en el amor, la reflexión se tornó más complicada. “Qué difícil, habría que preguntarle a la otra parte”, planteó Paula entre risas y, luego de pensar unos segundos, manifestó: “Me veo una persona generosa en el amor. Cuando amo, amo con todo, no me guardo nada. Me siento continuamente en crecimiento, lo cual también puede volver bastante loca a la persona que está conmigo y no sepa muy bien por dónde estoy transitando, por el hecho de estar en constante cambio. No soy nada previsible”.

Cancio está en pareja desde hace varios años con el actor Miguel Ángel Solá, con quien tiene una pequeña hija. El primer encuentro entre la actriz y el actor fue a la salida de una obra de teatro que él estaba haciendo. Luego, continuaron el contacto vía mail y mensaje de texto, hasta que comenzaron a verse personalmente con frecuencia, compartir momentos inolvidables y así comenzó la relación.

En tiempos de vínculos amorosos surgidos en aplicaciones y redes sociales, la actriz contó su experiencia personal. “Soy cero de aplicaciones para conocer gente y creo que me voy a mantener así el resto de mis días. Lo más avanzado en cuanto a 'nuevas tecnologías' que usé para conocer una persona fue vía mail, que es la versión nueva de las cartas antiguas, una versión más rápida y práctica. Pero yo necesito mirar a los ojos, ver más allá, que lo puedo hacer al tener contacto visual”, contó.

SIN FRONTERAS

Los inicios artísticos de Paula fueron en España, su país natal, donde transitó por diversos proyectos como las ficciones televisivas Cuestión de Sexo (2009), Toledo, Cruce de destinos (2012) y El secreto del Puente Viejo (2014), entre otras producciones audiovisuales. Su primer trabajo actoral en la pantalla chica argentina fue en la telenovela La Leona (2016), protagonizada por Nancy Dupláa y Pablo Echarri. Desde ese momento, empezó a pisar con mayor fuerza en el ámbito artístico argentino, generando destacadas repercusiones en la crítica y el público.

“Me adapté genial, me encanta la forma de trabajar de los argentinos y me gusta muchísimo la libertad que dan al trabajo del actor porque, si bien hay un guion que respetar, se escucha a los actores, se les permite acotar cosas y eso me parece interesante. Alguien escribe un guion y nosotros, los actores, somos el vehículo que lo comunica al público”, relató. “Estoy súper agradecida a este país y a las oportunidades que me están ofreciendo porque es una forma de crecer hermosa”, añadió.

Respecto a sus consideraciones al momento de integrar un proyecto, la actriz tiene en cuenta, en primer lugar, la historia y el personaje que tendrá que interpretar y, luego, se fija en lo que rodea al relato, los actores y las actrices con las que trabajará, y los directores/as que la guiarán.

“Tanto en cine, como en televisión y en teatro, uno es un eslabón más de un trabajo en equipo, entonces, no va solo en esta profesión, sino que es parte de un engranaje grande y está bueno saber en qué engranaje se está metiendo. Hay veces que te equivocas, pero vas aprendiendo y seguís para adelante”, admitió.

UN AÑO “UNDER”

En 2018, la actriz integró dos ficciones que marcaron tendencia en la televisión argentina: en 100 días para enamorarse participó en el rol de una astróloga y, en El Marginal 2, interpretó a la novia del médico Patricio, personificado por Esteban Lamothe. Ambas fueron realizadas por Underground, la productora a cargo de Sebastián Ortega y Pablo Culell.

“Fue un lujo absoluto y un honor haber trabajado en dos oportunidades con ellos, que hayan confiado en mí me da emoción y orgullo. En Underground hay talento, compromiso y calidad y eso se ve en cómo trabaja todo el equipo”, valoró y, a su vez, agregó: “Yo amo mi trabajo, pero estos proyectos especialmente son una fiesta, estaba completamente feliz. Si bien soy una actriz de tiempos cortos, ya que me gusta cambiar y empezar proyectos nuevos, con ellos hubiera seguido por mucho tiempo porque me sentí súper cómoda”.

Uno de los aspectos que destaca a las obras artísticas desarrolladas por Underground es su comprometido abordaje de las diversas temáticas sociales y su contacto con la coyuntura. Sobre esta cuestión, la actriz destacó: “La ficción obviamente tiene una parte de ocio para que la gente disfrute pero, también, forma parte de la educación del pueblo. Yo creo que la ficción y las artes deben ser eso, una parte importantísima de la educación de las personas”.

LO QUE VIENE

En cuanto a sus próximos proyectos, Paula continuará el año que viene con la gira nacional e internacional de la obra de teatro Doble o nada, que protagoniza junto a Miguel Ángel Solá. Por otra parte, desde septiembre se encuentra en rodaje de la tercera temporada de la serie de Disney O11CE, en la que encarna a la malvada de la historia. “Realmente es muy villana y la estoy disfrutando mucho, con un elenco estupendo”.

Sobre su trabajo en productos artísticos destinados a espectadores de diferentes targets, la actriz valoró: “Está muy bueno poder dirigirme a diferentes públicos, sobre todo porque uno va aprendiendo lo que les gusta a las diferentes edades y eso enriquece a la hora de encarar proyectos amplios”.

Comentarios