Rolando Gallego
26/11/2018 10:58

Saúl Armendáriz, mejor conocido como Cassandro, revolucionó el 33 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata con su glamour, educación y alegría. Invitado para presentar el documental de Marie Losier, Cassandro el exótico (2018) que recibió una mención de SIGNIS en los premios no oficiales, hizo suya la lucha por el aborto y el pedido de igualdad y no discriminación. EscribiendoCine dialogó con el luchador que se desnuda en una película íntima que  logra transmitir la luminosidad y la complejidad de su personalidad. "No sabía la intensidad e intimidad de lo que íbamos a hacer”, afirma en exclusiva.

Cassandro el exótico

(2018)
8.0

Te llega la propuesta para hacer la película ¿aceptaste de una? ¿Qué fue lo primero que te pasó para la cabeza?
Para mí es algo nuevo esto, de los documentales y festivales, y cuando Marie Losier me hizo la propuesta le dije sí hagámoslo, nunca pensé nada, si vas a contar mi historia cuéntala como es, después empezamos con las grabaciones más intensas, en México, Europa, El paso, Juárez, y empezó a conocer a mi familia, siempre con su camarita.

¿No te intimidaba?
Tengo una relación muy bonita con la cámara y los micrófonos, pero no sabía la intensidad e intimidad de lo que íbamos a hacer, de hecho ella me ayudó a abrirme para el documental. Yo le decía “por qué tenemos que hablar de esto”, y ella me decía “es tu vida”.

¿Había algo que no ibas a mostrar o contar?
No, yo le dije que era un libro abierto, que podía tocar lo que quisiera menos el tema del “amor”, por eso no habla de eso.

¿No insistió con eso?
No, de hecho dijo que había mucho para contar y mi relación no era importante para la película.

¿Cómo llegaste al mundo del catch?
Empecé a entrenar en el gimnasio municipal de Ciudad Juárez, pero en aquel entonces se llamaban aerobics, eran los ochenta, con Jane Fonda y sus CD’s. Después una amiga mía, Gloria, con quien éramos fanáticos de la lucha libre, íbamos tras las fotos, los autógrafos, empezó a entrenar y me dijo que su maestro me dejaba ir gratis a la primera clase. Lo pensé bastante y fui, recuerdo que era un viernes y me dieron tal paliza, me dolía todo, y él me dijo, tiene dos opciones: se puede ir y no regresar o volver y seguir hasta quien sabe dónde. Yo tuve muchos problemas con los hombres por tanto abuso, golpiza y cosas que me hicieron, yo pensé voy a hacerlo para vengarme, una estupidez, pero empecé y creía que un día me la iba a cobrar, de hecho me la hicieron pasar muy mal ahí.

¿Algunos de esos compañeros triunfó como tú en el mundo de la lucha?
Ninguno, de hecho una de mis hermanas se casó con uno, y uno de mis sobrinos es luchador y su esposa también, pero nadie más. Mi maestro me ha recordado esto en un mensaje, yo hice mucho sacrificio, estaba estudiando medicina cuando empecé.

Nada que ver…
Mi madre me decía, la lucha no, primero me entrega un diploma, y en 1987 me recibí de administrador y asistente de médico.

¿Ejerciste?
Seis meses, mi rango era geriatría, con los ancianos o niños desahuciados, y yo lloraba mucho y me decían usted no sirve para esto.

¿Cómo te armaste para persistir a pesar de todo el bullying y maltrato que recibías?
Nunca tuve que salir del clóset, decirles a mis padres, porque siempre fui así, desde mis cuatro años, o desde que tengo recuerdos sé que fui así. Cuando jugábamos a la mamá y el papá yo siempre quería ser la mamá y me enojaba cuando me decían que no podía ser. Mi madre decía Virginia lava los platos, Saúl saca la basura, y yo le cambiaba. Cuando salían de compras yo me quedaba en casa solo, para vestirme con la ropa de mi madre, de ella tengo el glamour, de sus blusas de lentejuelas y chakiras y me pintaba, y cuando volvían corría para sacarme todo, y ella se daba cuenta que lo hacía. Mi madre me dio ese amor condicional, siempre me dijo, tu eres feliz así, hazlo, pero cuídate. Me vio luchar, pero ella sufría, porque cuando me gritaban puto, ella se levantaba y me decía “ese es mi hijo”, orgullosa.

¿Qué relación mantenías con el cine antes del documental?
Soy producto del amor de la mujer, de la medicina de la mujer, la Madre Teresa, me encantaba Lady Di, Oprah Winfrey, las actrices María Félix, Jane Fonda, de cine no sé mucho, de hecho no he visto mucho, por mi trabajo, ahora en Festivales veo cosas maravillosas. Hoy te puedo decir que quiero ser actor.

Comentarios