Rolando Gallego
19/11/2018 14:13

Lautaro Delgado Tymruk (Los del suelo, Kryptonita) interpreta a Jorge Antonio en el film Unidad XV (2018) de Martín Desalvo, que relata los sucesos previos a la fuga de éste y otros líderes peronistas como Guillermo Patricio Kelly, Héctor Cámpora y John W. Cookeque del penal de Ushuaia. “Fue una fiesta hacer esta película y más en este momento que el cine nacional no está bien”, afirmó el actor en una charla con EscribiendoCine previa al estreno que tuvo su premier nacional en el 33 Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

Unidad XV

(2018)

¿Cómo es interpretar un personaje real y entregarse a la mirada de otros?
No es la primera vez que me toca hacerlo y cada personaje es una responsabilidad, sea real o no, haya existido o no, pero es algo que no me preocupa, confío en mi investigación y preparación.

¿Limita que haya referencias?
Yo lo estuve preparando realizando una investigación, pero mi mayor crítico soy yo, y si estoy conforme con lo que hice, si creo que está respondiendo al trabajo genuino previo, y sobre lo que el director quiere contar sobre ese personaje, está bien. Hay muchas miradas sobre la realidad, si comprÁs un diario te va a decir una cosa y si leÉs otro, otra, la realidad es una ficción, la ficción es lo que contamos, eso es la realidad y lo real es lo que sucede.

¿Qué era lo real de Jorge Antonio que querías contar?
Me interesa algo de la época, los actores somos metaactores, así como la semiología es un metalenguaje porque habla del lenguaje, para mí el ser humano actúa, por eso metaactúa sobre su propia actuación. Acá se relatan hechos del ’57 y quería retratar el comportamiento de ese momento y la función que él cumplía en el grupo. Él fue la logística para fugarse y plantea en el film qué es el peronismo, algo difícil de explicar. Muchos dicen que es un significante vacío, ¿qué es, la juventud peronista, montoneros, triple A? ¿Los derechos sociales que brindó, algo que ningún otro gobierno hizo? Es un movimiento muy interesante, lleno de contradicciones y con cosas muy positivas según mi subjetividad.

¿Te da miedo la cercanía con la actualidad?
Totalmente, cuando la vimos terminamos muy sorprendidos y contentos con lo que hicimos, pero es como un espejo de lo que está pasando ahora, se vincula mucho. Como actor estoy orgulloso ser parte del proyecto, porque son películas que cuentan hechos históricos, políticos, pero no panfletaria, cuenta algo, pero habla de otras cosas y dentro de un género particular. Mi mayor satisfacción como actor es poder aportar a la cultura de mi época elementos para reflexionar sobre su propia realidad. Muchos dicen que los actores quieren ser mirados, pero para mí tiene que ver con sacudir al espectador y volver a orientarlo hacia la realidad.

¿El rodaje fue complicado?
Hacía frío, en la escena de empujar el auto me dolían los pies, estábamos a la intemperie, y eso es algo cuasi documental, porque vivimos condiciones similares a las de ellos.

¿Cómo fue el trabajo con el equipo y la conexión con ellos?
Fue una fiesta hacer esta película y más en este momento que el cine nacional no está bien, hay temas con el INCAA muy complejos y agradezco haber podido filmarla, nos merecemos filmar, vivimos de esto, podemos alimentar a nuestras familias gracias a nuestro trabajo y uno eligió esta profesión para vivir de ella. Todos son actores que respeto mucho, venimos de escuelas diferentes pero se trabajó con mucho respeto y una amistad inmediata. Martín Desalvo tiene un ojo increíble, el relato avanza por la acción no por lo dicho, hay un guionista y director que entiende de esto. Las puestas son clases de lenguaje cinematográfico, él va cambiando de lenguaje, es otro director, pero es el mismo y me gusta eso. La verdad fue de mucho aprendizaje junto a mis compañeros, viendo cómo se preparan cada uno, nos reímos mucho y cada uno hizo ponernos de acuerdo, porque tenemos mucha afinidad, somos actores muy preparados y formados, pero tenemos mucho estudio encima.

Comentarios