Matías E. González
07/11/2018 11:33

Un mejor amigo es un hermano. Un hermano con el que no se comparte la sangre pero si alegrías y tristezas, éxitos y fracasos, momentos para el recuerdo y otros para el olvido. Cuando los problemas de un adolescente parecen no tener fin, y muchos deciden darle la espalda, hacer oídos sordos, esquivar su mirada, o incluso juzgarlo y señalarlo con el dedo, es cuando aparece su mejor amigo para acompañarlo y ayudarlo a sortear las barreras que obstaculizan su vida. Este es el caso del adolescente Caíto, una oveja negra para la sociedad, pero, al mismo tiempo, un joven frágil que se esconde debajo de una rígida coraza, a quien Lorenzo le tiende su mano. EscribiendoCine conversó con el actor Lautaro Rodríguez acerca de su personaje Caíto, su debut actoral en el film Mi mejor amigo (2018) de Martín Deus y su presente artístico.

Mi mejor amigo

(2018)

RUMBO A LA PANTALLA GRANDE

El relato pone el foco en dos adolescentes con más diferencias que semejanzas: Lorenzo (Ángelo Mutti Spinetta), un joven aplicado y responsable que vive con sus padres (Guillermo Pfening, Moro Anghileri) y su hermano (Benicio Mutti Spinetta) en una cálida casa de la Patagonia, mientras que, Caíto (Lautaro Rodríguez), es un chico misterioso y rebelde, de su misma edad, que no ha tenido su misma suerte en la vida. Caíto es hijo de un amigo del papá de Lorenzo que viaja al sur por un grave conflicto y se aloja en la vivienda de la familia. Desde ese momento, surge una singular amistad entre los adolescentes que, por momentos, resulta semejante a una relación de amor.

Una curiosidad sobre el protagonista del film, Lautaro Rodríguez, es que su único contacto con la actuación había sido cuando era muy chico. La primera participación del joven, que hoy tiene 21 años, fue cuando tenía tan solo cuatro, que interpretó al hijo de Antonio Gasalla en una producción audiovisual y, si bien no recuerda con detalles su asistencia, su familia guardó el video que registra el momento. Después, continuó con algunas audiciones para publicidad, a las que iba acompañado por su mamá pero, luego, por diferentes motivos no continúo el camino artístico.

“Esta fue una segunda oportunidad”, afirmó el actor sobre su trabajo en la película Mi mejor amigo, dirigida por Martín Deus. “Yo no tenía en mis planes actuar, no estudié actuación ni nada relacionado, creo que se dio porque se tenía que dar. Una vez que avanzó mi participación en el proyecto me lo tomé con mucha seriedad y lo hice con responsabilidad porque este es un laburo en el que hay mucha gente trabajando detrás como para que uno lo haga en joda”, valoró.

Lautaro arribó al largometraje por medio de Facebook, ya que un amigo suyo que forma parte de publicidades es miembro de una gran cantidad de castineras presentes en la red social. Cuando Martín Deus pensaba en quiénes podrían interpretar a Caíto en el film, encontró al amigo de Rodríguez y, al ingresar a su perfil, vio que en la foto de portada estaba con un joven que era Lautaro y, para el cineasta, él era la persona indicada. Deus le envió un mensaje en el que se presentaba y lo invitaba a asistir a una audición.

“Yo le dije la verdad, que no era actor, pero que me interesaba ir al casting. Me dio una escena de la película para estudiar y me presenté. A Martín ni siquiera lo conocía, la primera vez que nos vimos fue en el casting. Fue una experiencia rara pero estuvo buena. Él filmó lo que hice y, si bien le gustó, como yo no era actor tuve que pasar un proceso un poco más largo de audiciones, con varios callbacks. Estuvimos durante seis meses con ensayos todas las semanas”, describió.

DETRÁS DE LA CORAZA

En la película, Rodríguez encarna a Caito, un adolescente con un pasado misterioso que viaja al sur y se muda en la casa de Lorenzo, el hijo de un amigo de su padre. Caito demuestra en poco tiempo que no es alguien fácil ni dócil y, en su interior, es mucho más sensible de lo que deja ver de sí mismo. Para la construcción del personaje, el actor y el director complementaron sus conocimientos sobre diferentes historias que percibían de cerca.

“Charlamos mucho con Martín sobre qué se imaginaba él respecto a Caíto y, a su vez, lo armamos desde la experiencia personal, no por lo que me haya pasado a mí sino por casos de conocidos y amigos míos que tienen orígenes parecidos a los de mi personaje”. Por otra parte, añadió: “Caíto me dio la libertad de dejar salir cosas que, quizás, uno reprime en la vida cotidiana”.

En cuanto a diferencias con su personaje, Lautaro encontró una gran cantidad. “Caito es muy problemático y se pelea con todo el mundo mientras que yo no tengo líos con nadie. Sobre nuestros orígenes, él viene de una familia con muchos conflictos, que yo tuve que adquirir de casos conocidos porque mi familia es más parecida a la de Lorenzo”. Por otro lado, a la hora de buscar similitudes, las halló en la autenticidad. “Creo que nos parecemos en que somos reales, vamos de frente y no tenemos falsedad”.

En Mi mejor amigo, su personaje se siente solo frente a los problemas y es Lorenzo quien toma la posta para ayudarlo a salir a flote. Previamente a su encuentro con el joven radicado en la Patagonia, Caito no contaba con personas que le brindaran su tiempo para escucharlo con atención. Fuera de su interpretación, Rodríguez contó que nunca sintió la soledad frente a la superación de los obstáculos de su vida. “Tengo una familia y un grupo de amigos excelente, con los que puedo hablar de todo. En ese aspecto, no tengo nada que reprocharle a la vida”.

Ante la pregunta de qué valores tiene en cuenta Lautaro en una persona para entablar una amistad, respondió: “Tiene que ser verdadera, ser segunda, en el sentido de 'che ¿vamos a hacer esto? ', 'dale, vamos'. Si te jode algo, me lo decís, tengo cero embrollos. Después, hay gente con la que uno coincide más, menos, se cae mejor, se cae peor, puede o no puede, porque hay amigos con los que los tiempos me coinciden más que con otros; hay mil factores”.

CUENTA CONMIGO

El rodaje de la película se desarrolló en Buenos Aires y en Santa Cruz. Si bien Lautaro no tenía conocimientos en profundidad sobre cómo se filmaba un largometraje, se preocupó por aprender y disfrutar cada escena de la experiencia cinematográfica. Los conocimientos adquiridos en el film le sirvieron para aplicar en sus trabajos audiovisuales posteriores.

El actor destacó el acompañamiento del director, quien además de ser su compañero de trabajo se convirtió en un gran amigo fuera del set. “Con Martín tengo mucha confianza. Él me inculcó una cuestión que me sirvió mucho, que fue el hecho de tirarme a la pileta con alguna idea, siempre con respeto. Me gustó que no se trató de una relación unidireccional de 'sí, señor', sino que se abría a charlar y aceptar propuestas”, valoró.

Lautaro comparte el rol protagónico de la película con Ángelo Mutti Spinetta, a quien no conocía antes del largometraje. “De entrada hubo buena onda. Actoralmente y personalmente nos llevamos muy bien. También teníamos opiniones diferentes cuando hablábamos, pero, a causa de nuestras diferencias, terminamos haciendo batallas de freestyle”, relató el actor entre risas. “Estuvo muy bueno. De hecho, como los dos estamos empezando a trabajar con la música, nos compartimos lo que hacemos. Encontramos la unión justa”, destacó.

ELOGIO INTERNACIONAL

La película tuvo un interesante recorrido festivalero alrededor del mundo. Sin embargo, hay un certamen que marcó un hito en su camino internacional. Se trató de la 71° edición del Festival Internacional de Cine de Cannes, donde fue consagrada con el Gran Premio Écran Junior y el premio fue recibido por Deus. “Con Martín hablábamos constantemente sobre todo lo que pasaba con la peli en el festival. Cuando me enteré que ganamos fue una noticia muy linda”.

La sección en la que compitió el largometraje estaba conformada por producciones cinematográficas de particular interés para jóvenes de 13 a 15 años, en las que se planteaban temas y escenarios que conectaran a los adolescentes franceses con el mundo y otras culturas.

“A nivel profesional, Mi mejor amigo me dio un montón de conocimientos que aprendí en la cancha, filmando. A nivel personal, primero, me acercó más a la comunidad LGBT y, segundo, me cambió prácticamente todo, porque no tenía en mente hacer este proyecto y terminé trabajando de la actuación en este último tiempo”, relató. “Me gustaría dedicarme a la actuación. Soy un pibe común y corriente con una constante necesidad de ir hacia adelante y evolucionar. No me conformo al toque, de todos modos, estoy muy contento con todo lo que voy logrando”, confesó.

EL JUICIO DEL AÑO

Tras su trabajo en Mi mejor amigo, Lautaro Rodríguez recibió un mensaje que lo invitaba a presentarse al casting de un nuevo largometraje: Acusada (2018). “Fui y lo hice sin saber muy bien de qué se trataba, sólo sabía que era de la misma productora que Zama (2017). Después tuve un callback con el director, Gonzalo Tobal, otro con Lali Espósito y, el último, lo tuve una semana antes de que iniciara el rodaje. Me dijeron que había quedado un miércoles y la semana siguiente ya iniciaba la filmación, así que el cambio de look fue rapidísimo”, recordó.

La exitosa película cuenta la historia de Dolores Dreier (Lali Espósito), una estudiante que es señalada como la única acusada por el crimen de su mejor amiga, en un caso de gran exposición mediática. Allí, Rodríguez personificó a Lucas, un chico interesado en Dolores, más allá de todo lo que acontecía en torno a la joven.

“Me sentí totalmente cómodo con Lali. Cuando me dijeron 'vamos a hacer un callback el lunes a tal hora con Lali', fue como 'guau', porque yo vi Casi Ángeles un montón de veces. De repente, estar ahí con ella fue una locura. El rodaje fue muy divertido y ella es lo más”, destacó el actor sobre el film que compitió este año en el Festival Internacional de Cine de Venecia.

CON EL RITMO EN LA SANGRE

La música es una de las pasiones del actor, quien toca la guitarra, el bajo y la batería y disfruta compartir momentos con sus amigos en las salas de ensayo. Lautaro solía escribir sus canciones y rapeaba cuando estaba solo, sin embargo, nadie sabía de sus obras musicales. Hasta que un día, gracias a un amigo conoció un lugar donde llevó una canción propia, planteó el estilo de pista que quería y, así, surgió su primer tema. Con el tiempo, adoptó la rutina de grabar un tema cada uno o dos meses, que siguen su estilo musical urbano.

Meses atrás, estrenó el videoclip de su canción “Mi preferida”, que ya tuvo más de 14 mil reproducciones en su canal de Youtube y repercusión en las redes sociales. “Estaría bueno que el tema suene y seguir sacando más”. Sobre los saludos de la gente y los comentarios virtuales, Lautaro reflexionó: “Uno tiene que agradecer siempre porque gracias a la gente estás dónde estás. Estoy completamente agradecido y contento con lo que me está pasando”.

PRÓXIMAMENTE…

En el último tiempo, Rodríguez se sumó a dos nuevos proyectos audiovisuales que lo tienen dentro del reparto. Por un lado, integró junto a Candela Vetrano la serie Cartas a mi ex (2018), escrita y dirigida por Jazmín Stuart para UN3TV y, por otro lado, inició el rodaje de la nueva película de Marco Berger, titulada El cazador (2018).

Comentarios