Rolando Gallego
22/10/2018 19:28

Andy Caballero y Diego Corsini presentan Solo el amor (2018) película protagonizada por Yamila Saud (Hipersomnia) y Franco Masini (El Clan) quienes interpretan a una pareja que vive los avatares de una relación en medio del despegue artístico de uno de ellos. La película, de la que también participan Andrea Frigerio, Facundo Gambandé y Bautista Lena, entre otros, es un viaje al universo de la música con dosis de romance y conflictos.

Solo el amor

(2018)

¿Cómo es dirigir de a dos? ¿Dividieron tareas?
Diego Corsini: Eso se dio orgánico, también para no ir los dos a dar indicaciones, lo hablábamos entre nosotros primero y luego íbamos, y más allá del portavoz, todo era consensuado o los dos sabíamos. Inicialmente había una idea de dividir las tareas pero después funcionó todo y fluyó de una, tal vez las discusiones eran por cosas que no podíamos resolver. Hicimos la película y después surgió un vínculo más cercano.

Andy Caballero: Es muy loco, yo aprendí haciendo cosas, ví cómo Quentin Tarantino trabajaba en el set, o cómo trabajan Wong Kar Wai lo hacía, me compré un libro de directores detallando cosas en el set. Aprendí que cada uno tiene un rol, y si los respetamos ya está. Fuimos muy precisos y todo funcionaba, y eso lo vemos ahora en la película. Es mi primera película, y si no la hubiese hecho así tal vez yo solo no la hacía

¿Qué sabían que no iban a hacer en Solo el amor?
Andy Caballero: Diego el primer día me dijo amo las películas pochocleras, y eso me encantó. Es una película que tiene onda, en sí misma, en los afiches, en el trailer, que también lo hicimos nosotros, la veo diferente a lo que se hace en el cine argentino.

Diego Corsini: Creo que en Argentina hubo mucho de “el síndrome del estudiante de cine”, entrás amando a Steven Spielberg y te obligan que te olvides y ames a Jean-Luc Godard, que está bien, pero no podés por snobismo no amar lo que hace Spielberg, Ron Howard o Robert Zemeckis. Queríamos hacer una película para el público y que esté buena, por eso cuidamos detalles. Acá está disociado arte e industria, comercial o festivalero, quisimos hacer algo que sume, con música, con gente popular, bien filmado, que cuente una historia, no quisimos hacer cualquier cosa.

¿Lo sabían desde el primer momento?
Andy Caballero: Sí, sacamos un disco, y queríamos que haya doce o trece videoclips. Además por ser una película de música quería que los músicos sean precisos, de hecho varios de los actores aprendieron a tocar y a tocar notas. Los hicimos interactuar con músicos reales, lograron un vínculo con ellos.

Diego Corsini: Y pensando que cada canción responda a momentos dramáticos de la película, no que se superpongan.

¿Por qué la gente tiene que ver Solo el amor?
Andy Caballero: Porque es diferente, no hay una película argentina así, lo más cercano es Tango feroz, la leyenda de Tanguito, pero se diferencia porque cada canción tiene que ver con lo que pasa en la película. La música está muy bien metida y te lleva a los lugares, te redondea todo lo que estás viendo. Es diferente, tiene música, suena muy bien, somos fans de la banda de la película, los actores están muy bien, si la tendríamos que rodar de nuevo no cambiaríamos nada, salvo una escena que nos gustaría que haya un plano más, no te aburrís, te lleva.

Diego Corsini: Para mí hay una deuda con el público adolescente, nos metimos mucho en su mundo, con actores de su mundo, y en Tango feroz, la leyenda de Tanguito, se identificaba la persona pero 20 años atrás, era nostálgica, acá es actual, no hicimos un testimonio pero nos acercamos al mundo adolescente, al mundo de las redes y música de hoy.

¿No les da miedo que justamente ese público los descarte rápido?
Andy Caballero: No, Leo García, que es amigo, me dijo: no seas tibio, así que nos arriesgamos.

Diego Corsini: Nos jugamos, y que hablen mal o bien no importa, que la vean.

Comentarios