Rolando Gallego
16/10/2018 14:17

Diego y Pablo Levy (Masterplan, Cosano: La vida secreta de un vestido) vuelven a la comedia con All Inclusive (2018), una propuesta protagonizada por Julieta Zylberberg, Alan Sabbagh y Mike Amigorena en la que una pareja descubre aspectos desconocidos del otro a partir del engaño y la mentira. “Nos concentramos en la historia y sus puntos de inflexión más que en las reglas del género”, dice el binomio de directores en diálogo con EscribiendoCine.

All Inclusive

(2018)

¿Cómo surge la idea de All Inclusive?
Diego Levy: El germen de la idea fue Trancoso, tenemos un hermano que cumplió el sueño del argentino medio y se fue con un grupo de amigos a poner una posada ahí. Fuimos varios veranos a visitarlo y nos gustó la idea de hacer una comedia romántica en ese lugar, de hecho el personaje de Gilberto (Mike Amigorena) está inspirado en mi hermano y sus amigos de Trancoso, que de un día para el otro se hicieron más brasileros que argentinos.

Pablo Levy: Después de la experiencia de Masterplan en 2012 queríamos volver al rodaje de ficción. Trancoso era una locación perfecta y tomando algunas ideas de una anécdota de un mal viaje a ese mismo lugar fuimos construyendo esta historia.

¿Qué tipo de lineamientos tuvieron en cuenta a la hora de escribir el guion?
Pablo Levy: Nos gusta la comedia de lo cotidiano. No escribimos pensando en hacer reír o en el efecto de un remate sino que planteamos situaciones a los personajes que, en mi caso no me gustaría que me pasen, pero como espectador resultan una sucesión de escenas cada vez más divertidas.

Diego Levy: No hubo lineamientos precisos, el guion fue cambiando a medida que lo íbamos reescribiendo, fue un proceso muy diferente a Masterplan, donde escribimos una primera versión y salimos a filmar. All Inclusive tuvo varias reescrituras y creo que cuando se dio la posibilidad de filmarla tuvimos la mejor versión.

¿Qué cosas de la comedia romántica sabían que iban a presentar y cuáles no?
Diego Levy: No hubo mucha certeza en el comienzo en cuanto a que elementos clásicos de la comedia romántica debíamos tomar y cuáles no, como dije anteriormente fue un proceso más libre, en el cual nos concentramos en la historia y sus puntos de inflexión más que en las reglas del género.

¿Cómo eligieron al cast?
Diego Levy: Desde el principio estuvo Alan Sabbagh, después fuimos encontrando a cada uno de los personajes. Lo más importante para nosotros era que entre ellos hubiese química y que manejaran el mismo tono de humor.

Pablo Levy: Lo primero fue encontrarle pareja a Alan. Entre las primeras opciones estaba Julieta Zylberberg. Yo vengo de la actuación y a la gran mayoría del elenco lo conozco de esos años. Ana María y Mariana también eran un buen equipo de personajes para armar. Había que encontrar esa pareja, ese dúo. Queríamos que ya vengan con mucha afinidad, juego y complicidad. Pensamos en Marina Bellati y enseguida se nos vino a la cabeza Mariana Chaud.

¿Qué es lo más fácil de trabajar de a dos?
Pablo Levy: No sé si trabajar de a dos lo haga más fácil, te diría que lo bueno es que es enriquecedor. Complementar ideas en un proceso creativo para mí es casi indispensable.

Diego Levy: Lo más fácil es que como hermanos nos conocemos mucho, sabemos cómo piensa el otro y cuando funciona te diría que funciona casi a la perfección.

¿Y lo más difícil?
Pablo Levy: Sin dudas las diferencias. Dirigir de a dos es como agarrar el volante con cuatro manos; si nos ponemos a discutir para donde vamos en la mitad del viaje volcamos seguro. En All Inclusive nos inventamos un sistema bueno; cada cuestión en la que no estábamos de acuerdo la definía el director de esa área. Ejemplo: Yo quería un tipo de plano y Diego otro; definía el Director de Fotografía. Diego quería un vestuario y yo otro; definía la vestuarista; y así. Te digo que nos funcionó bastante bien.

Diego Levy: Lo más difícil es cuando no funciona, los intercambios o discusiones contienen otras facturas pendientes que tienen que ver más con el vínculo familiar que con la sociedad profesional.

Como espectadores ¿cuál es la escena que más disfrutan de All Inclusive?
Diego Levy: La confesión en el auto, es una escena que nos costó mucho hacer, al final de una larga y complicada noche, y termino saliendo perfecta.

Pablo Levy: Coincido. Al sentir que no estábamos encontrando lo que queríamos con Diego pegamos un volantazo. Cambiamos la cámara de lugar, nos fuimos a un costado, replanteamos la escena con Alan y Julieta y nos llevamos uno de los mejores momentos de la película en una toma.

Si tuvieran una semana en un All Inclusive, ¿qué cosas que hacen los protagonistas de la película no repetirían?
Diego Levy: No haría capoeira.

¿Por qué creen que el cine argentino hace tan pocas comedias generacionales, y prefiere apostar a lo popular o lo seguro?
Diego Levy: No lo sé, tampoco creo que haya algo seguro en el cine. A nosotros nos gusta mucho la comedia, y fuimos encontrando en nuestras anteriores películas un tono particular de humor. Creo que lo hacemos por eso, nos sentimos cómodos, no tenemos la presión de hacer reír con un chiste o un gag, nos interesa más la historia que contamos.

¿Qué expectativas tienen ante el estreno comercial del film?
Diego Levy: Obviamente queremos que le vaya muy bien. En nuestro caso viniendo de hacer películas muy chicas tenemos una ventaja, tenemos un piso muy bajo y un techo ilimitado.

¿Ya piensan alguna idea para un nuevo proyecto? ¿Ficción? ¿Documental?
Diego Levy: Estamos trabajando en proyectos individuales, en mi caso estoy terminando un documental sobre Juanse para estrenar el próximo año.

Pablo Levy: Yo desarrollando un guion de ficción que espero poder filmar el próximo año.

Comentarios