Rolando Gallego
08/10/2018 11:23

Gustavo Malajovich escribió hace algunos años El jardín de bronce, best seller que luego se transformó en una exitosa serie de HBO con producción local por parte de Pol-Ka. Tras el suceso de la misma fue convocado para escribir junto a Marcos Osorio Vidal el guion de la segunda parte, una historia independiente a su libro, ya que además trabaja en paralelo la segunda novela de El jardín de bronce enfocada en Fabián Danubio, el protagonista, que en TV encarna Joaquín Furriel. EscribiendoCine accedió a una jornada de rodaje, en este caso en la cancha de River Plate, uno de los escenarios escogidos para la nueva historia que el año que viene se verá por HBO.

“La novedad de hacer la segunda temporada es que nunca había repetido un mismo equipo creativo de trabajo, con Goldfrid pensábamos que era como un deja vu con día de la marmota, ni bien me puse la ropa. En general le hago caso a las impresiones físicas de los personajes, la ropa, la barba, el corte de pelo, las chaquetas, el día de la prueba de cámara caminé y paré y les dije a los directores volvimos, me dí cuenta que se corporizaba todo, se dinamizaba, no es que en este caso tuve que prepararme de una manera especial, en la de Pablo Trapero (La Quietud) lo hice ni bien llegué, contraria a lo que hacía en la de Julio Medem, era muy viril, con mucha testosterona”, dice Joaquín Furriel, sobre el “volver” a Danubio y su universo.

Para Julieta Zylberberg, que otra vez encarna a la oficial Blanco, también hubo algo similar a lo que describe Furrielpasa algo con el tiempo, no fue el pasado, fue el anterior, fue algo instantáneo, fácil, el equipo es similar, nos conocemos, los libros también, pasaron tres meses de la primera temporada no fue difícil reencontrarse, fue fácil”.

Pablo Fendrik suma “la idea de hacer la segunda era capitalizar la primera, fue un trabajo muy grande con muchos niveles de complejidad, y queríamos capitalizar lo bueno y los pifies, pensando en qué se podría hacer más eficiente, si bien quedó muy bonita la primera somos muy letales con la mirada, y exigente y siempre creemos que se puede mejorar, y estamos inmersos en esto, partiendo de esa base va todo muy bien, pudimos ajustar muchas cosas que en la primera temporada se hacían por primera vez y entrás con terreno ganado. El otro día hice escenas con Joaquín y Julieta y fue todo muy rápido, con grados de efectividad muy elevados, vas rápido al punto para conseguir lo que querés”.

Sobre la trama, no revelan mucho, pero sí se supo que en esta nueva temporada la madre de un chico de 15 años que está desaparecido hace seis meses se acerca a Danubio en busca de ayuda. Fabián inicialmente se niega, pero cuando se revela que era César Doberti (Luis Luque) quien seguía su caso, se siente responsable y termina involucrado y aceptándolo.

“La cronología es distinta, la novela es 2009, la serie transcurre en el presente de la temporada, hay minucias, en el campo de la tecnología, por ejemplo, que hacen diferencia, como por ejemplo los sistemas de seguridad, entre la primera temporada y esta no hubo tanto paso del tiempo. En la novela sí quise continuar con el mismo tiempo”, cuenta Malajovich.

“Trabajamos mucho con Hernán para darle una identidad distinta a la segunda, tal vez para generar ritmo en donde creíamos que le faltaba, o fantasías estéticas, plantear el universo de la serie, ahora estamos buscando variantes, las presentamos a HBO y las aprobaron, ahora las tenemos en el set”, aporta Fendrik.

“Hay más mundos, y siento que todos los involucrados dan mundos, es un gran esfuerzo de producción, todo el tiempo nos movemos, por episodio hay cuatro o cinco personajes que entran en acción y que interpelan al protagonista, hay una posta de personajes, que en planilla dicen bolos, pero me hace acordar mucho a las obras de Shakespeare, donde no hay personajes menores y que da igual, todos los personajes están expuestos, y creo que hay un nivel interpretativo mayor”, dice Furriel.

“Lo que tiene es que la relación con Fabián está establecida, no está en progreso, es una dupla, de investigación, el foco de conflicto está corrido de él, trabajamos en conjunto, vamos al mismo tiempo, no hay tanta contención, al no buscar a su hija no está teñido de eso. Mi personaje está más en la calle, con más armas, involucrada en todo, está bueno, es distinto, es mucho más activa”, termina Zylberberg.

“En las características profesionales de Fabián hay una cuestión obsesiva de ciertos detalles que lo llevan a encontrar pistas, como en la primera la pista del escultor, en esta también hay algo de eso, pero hay una impronta en el personaje, que tiene que ver con el detective amateur, no el que está dentro o fuera, como Doberti, sino que es más amateur, leí un libro de casos en Estados Unidos resueltos por gente común, se llama algo así “Como los detectives amateurs resolvieron casos”; el hijo de Stephen King se obsesionó con un caso que se llama “La dama de las dunas”, fue a ver el reestreno de Tiburón y vio a una mujer con las características de esta mujer, twitteo con una imagen para ver si alguien la conocía. Ese detalle es de un amateur profesional, con otro tiempo y solución a un enigma, que es lo que hace Fabián”, dice Malajovich sobre el personaje principal y su impronta de detective.

Sobre el éxito de la serie agrega “entiendo la repercusión pero vivimos más encapsulados esto, se ve en 50 países pero no siento el peso de los 50 países, no lo veo, desde lo digital lo pierdo, me resulta importante pero a la hora de trabajar estás con el texto y lo que tenés que construir, lo ves sí cuando empezás con el trabajo de prensa”.

“A mí me pasó en los Premios Platino que un sueco me reconoció por la serie y se enganchó muchísimo con la serie, me hizo preguntas, quería saber si iba a haber una segunda temporada. En el subte en Barcelona me pasó que me miraban, mucho tiempo, y después me preguntaron si era el protagonista, y ahí arrancaron y se encendieron preguntándome por la serie. Rescato algo que Gustavo dijo, porque ellos son como astronautas, los guionistas necesitan tener su espacio, lo nuestro, si bien tiene un grado de intimidad, tenés que conseguirla en un lugar muy expuesto, todo el paisaje le sirve al espectador, pero no a uno como intérprete. Yo estoy muy adentro del trabajo, no en el afuera, las veces que lo pensé la pifié, quiero que a todo lo que hago le vaya bien pero lo demás no me corresponde”, dispara Furriel.

El jardín de bronce 2 reunirá a buena parte del elenco que integró la primera temporada, como Luis Luque, Maite Lanata, Claudio Tolcachir, Rodolfo Ranni, Mario Pasik y María Fernanda Callejón, a los que se suman Paola Barrientos, Claudio Rissi y Marcelo Subiotto. El estreno está previsto para 2019.

Comentarios