Rolando Gallego
04/10/2018 16:16

La realizadora chilena Marialy Rivas (Joven y alocada, 2012) acaba de estrenar en Argentina Princesita (2017), película presentada en el marco de los 30 años de La mujer y el cine en el MALBA. Princesita bucea en la vida de Tamara (Sara Caballero), una joven inmersa en una secta religiosa que intenta evitar el contacto con personas ajenas al grupo, y sus intentos por salir de ese lugar. "Entrar a una historia donde tuve que mirar el mal, el abuso, la oscuridad de cerca, fue una de las cosas más difíciles que he tenido que hacer en mi vida”, afirma en una charla con EscribiendoCine.

Princesita

(2017)

¿Cuál fue el desafío más grande de Princesita?
El mayor desafío fue tener que entrar en la oscuridad. Tengo la suerte de sin haber tenido una vida perfecta, creo que sumando y restando, siempre he estado más cerca de luz. Entrar a una historia donde tuve que mirar el mal, el abuso, la oscuridad de cerca, fue una de las cosas más difíciles que he tenido que hacer en mi vida.

¿Qué diferencias notaste en el rodaje con Joven y alocada?
Joven y alocada era un dramedy, era sexy y divertida, por tanto el rodaje era así, nos reíamos mucho, todo era juego. En Princesita, si bien el rodaje mismo fue lindo, fue muchísimo más duro en términos de diseño de producción, habían escenas más complejas de rodar, que involucraron muchos recursos variados, Princesita es una película más grande que Joven y alocada, donde se crea un mundo salido de la realidad y eso fue más complejo de crear.

¿Cómo surgió la idea de trabajar con “sectas” o grupos que aíslan?
A mi me interesa mucho la religión y el rol que esos relatos, esas ficciones, juegan en la vida de las personas. Para mi una religión no es más que una secta a la que le fue bien, por tanto es algo micro que representa algo macro. Miguel es un Dios de su pequeña comunidad, crea las reglas y la moral y pienso que eso hace también la religión con las sociedades. Para mí ahí yace a veces un consuelo, pero muchas veces también algo perverso.

¿Cómo encontraste a Tamara?
Por un proceso de casting muy grande, fueron meses y decenas de niñas y adolescentes. Cuando vi la prueba de Sara, supe que había encontrado a mi Tamara. Sara tiene una fuerza, una fiereza y a la vez mucho misterio, se nota que está pensando ya que es una niña y hoy una adolescente brillante.

¿Y la selección del resto del elenco?
Miguel siempre fue Marcelo Alonso, su estampa y su gran talento como actor lo hacen perfecto para el papel. Nathalia Acevedo que hace de Natalia, protagonista de Post Tenebras Lux (2012) de Carlos Reygadas, es una gran amiga mía, escribí el papel pensando en ella y ella se animó a hacerlo. A Rafa Federman y el resto del elenco lo encontramos por casting.

¿Fue difícil conseguir financiación y apoyo para el film?
La verdad es que venía saliendo de Blokes (2010) corto que fue seleccionado en Cannes en 2010 y de Joven y alocada en 2012 así que tuve la suerte de ganar el Fondo Audiovisual que se da sólo una vez al año, donde se otorgan dos premios por categoría de un total de tres categorías. Con eso y con la potencia de producción de Fábula que consiguió co producción en Argentina con Sudestada y en España con Septembro Cine, se levantó toda la financiación.

¿Es más complicado dirigir cine siendo mujer y tocando los temas que te interesan trabajar?
Creo que es más difícil hacer cualquier cosa siendo mujer. Eso es así, hasta el momento he tenido la suerte de que a pesar de tocar temas que están en los márgenes, he recibido siempre el apoyo de mis productores y de los fondos nacionales.

¿Cómo te ves dentro del panorama del cine chileno actual?
Esa es una pregunta muy compleja de responder. Creo que el cine chileno tiene mucha fuerza, autores variados muy fascinantes y me siento honrada de poder ser parte de tan hermoso grupo y diverso grupo de creadores.

¿Estás con algún nuevo proyecto?
Sí, pero nada que aún pueda contar.

¿Algún consejo para un/una director/a que recién comienza?
Simplemente que si no es lo que más aman en su vida, no lo hagan. Pero que si lo es, es un difícil pero tremendamente hermoso camino.

Comentarios