Rolando Gallego
03/10/2018 11:01

Florencia Peña y Jimena Barón son las actrices elegidas para personificar a Marixa Balli y Betty Olave en El Potro, lo mejor del amor (2018), la biopic sobre Rodrigo Bueno dirigida por Lorena Muñoz, dos mujeres fuertes que como sus personajes fueron determinantes en la vida del cantante que cambió la historia del cuarteto.

El Potro, lo mejor del amor

(2018)

¿Se siente más presión a la hora de interpretar un personaje real y contemporáneo?
Florencia Peña: Siempre cuando existe está el tema que la gente pretende que vos imites, pero a mí no me llamaron por parecida, me llamaron por algo que no sé qué es, porque finalmente la Betty Olave que yo interpreté no es la que llamarías a Florencia Peña para interpretar. Lo que más me gusta en la vida actoral son los desafíos e ir por caminos que no son los que esperarías de mí, sé que esta Betty no es la que todo el mundo estaría esperando de mí, lo siento. Percibo, por lo que me dicen, que tiene que ver con eso y es el trabajo que intentamos hacer desde los ensayos.

Jimena Barón: A mí me sacaron la presión porque hubo muchas idas y venidas con Marixa Balli, originalmente era Lili el personaje, una mujer que representaba a muchas mujeres de la vida de Rodrigo, hubo modificaciones en el camino, después se llamó Marixa y la escena del ascensor te lleva a ella. Lorena insistió mucho en no imitar o copiar, de hecho me tiñeron el pelo de rubio, casi naranjita, no lo sé explicar, pero insistieron mucho en que no sea igual a ella. Me decían cosas que les gustaba de mí, los graves, ella habla más agudo, querían que sea la única mujer que se le planta a Rodrigo, el resto lo esperan, también con las escenas de sexo, las otras eran más al paso, amor, tenía una energía similar, él era un potro, ella una yegua, un poco lo que pasó en la vida real también, se veían, era un fuego, se mataban.

La carrera de ambas está más relacionada con la TV o el teatro que con el cine, ¿a qué se debe?
Florencia Peña: Siempre hice películas muy chicas, esta es la primera grande, aún no empezó a que me identifiquen como actriz de cine, recién está pasando, luego de tres películas consecutivas, mi lugar por excelencia es el teatro, donde más me despliego, donde me siento actriz. El cine no deja de ser del director, si están las escenas, si las dejaron, cómo es el plano, soy cinéfila y entiendo que por cuestiones técnicas el cine es más difícil para actuar, por eso para mí el teatro es donde me siento actriz en el aquí y ahora, haciendo esto de esta manera aunque se repita, el cine es un hermoso espacio, una cuenta pendiente en mi carrera, estoy dejando de lado la televisión porque ya hice mucha, no porque no la vaya a hacer, pero quiero dejar mi energía en el teatro y el cine.

Jimena Barón: No es mi área de mayor trabajo, hice más televisión y cine es algo que los actores siempre queremos hacer. Me llamó Fernando Blanco y me dijo que tenía hacer un personaje y sólo por lo que me contó era una película que la quería hacer. Ese mismo día me envió el guion, lo leí, por estrategia demoré un poco la respuesta, y después sí dije que la quería hacer. Ya el nombre Rodrigo es emocionante, genera algo, él generaba cosas en todas las clases, en Córdoba, fuera de ella, llegaba con su carisma, con su luz, había que ver quién se iba a animar a hacerlo, después me contaron la historia de Rodrigo, y cuando lo conocí, más allá que no me parecen idénticos, sí sabes que es él quien lo tenía que hacer. Después de ver la película lo confirmé, y en el rodaje no me daba cuenta del talento total, es muy talentoso y es emocionante su historia. Alguien que descubre un talento después de mucho tiempo.

¿Qué encuentran en el cine?
Jimena Barón: Tiene una magia particular, es un programa premeditado, de la persona que compra la entrada y se sienta, es un arma de doble filo, porque llegás y esperás, no es como la televisión, es algo muy similar al show, que compran la entrada y lo esperan.

Florencia Peña: Yo soy comediante, no despotrico contra eso, uno no se levanta a la mañana y decís voy a hacer reir, eso es un don, lo tenés o no, estoy ahora en teatro haciendo comedia y lo disfruto mucho, pero no se me da mucho que los directores me llamen y se la jueguen para hacer algo que no es lo esperable de mí, nuestra industria es muy pequeña. Yo busco ser una intérprete, y hacer tanto comedia y drama sin que me encasillen, entiendo que soy una comediante y la gente cuando habla de mí lo hace en esos términos, sí creo que Moni Argento y los 12 años de repetición, no estoy arrepentida ni mucho menos de haber hecho el personaje, es un personaje que amé, pero sostenido en el tiempo le otorga a mi carrera como artista sólo un color, un color muy arriba, muy grotesco, lo cree con una peluca inverosímil y yo la hice verosímil, tiene un montón de condimentos que yo luchando contra Moni Argento termina ganando Moni Argento, en ese plan me encuentro, cuando elijo un papel intento que me dé algo distinto y un riesgo.

Comentarios