Rolando Gallego
10/06/2018 14:02

De visita en Argentina, invitada por la 5 Semana de Cine Italiano, que hasta el 13 de junio se desarrolla en Village Recoleta, Valentina Pedicini presenta su ópera prima de ficción Dove cadono le ombre (2017) un retrato sobre el asedio del pasado y la imposibilidad de escapatoria. “Pude realizar una película diferente a lo que el cine italiano está haciendo”, afirma en una charla con EscribiendoCine.

Dove cadono le ombre

(2017)

La película de Pedicini transcurre casi enteramente entre las paredes de un centro para ancianos donde trabaja, con frialdad y rigor, la protagonista Anna (Federica Rosellini) junto con su asistente, un Hans enfermo de demencia (Josafat Vagni). La llegada al instituto de una viejecilla aparentemente inocua provoca en Anna una gran turbación: se trata de Gertrud (encarnada por Elena Cotta), la doctora que justamente entre estos muros condujo hasta hace un par de años un programa de eugenesia de niños jenish, a base de abusos, esterilizaciones y electroshocks. Anna era una de estas niñas. Otro era Hans. Ella era la preferida de Gertrud; él fue víctima de sus experimentos. El centro para ancianos se convierte, así, en lo que fue: un orfanato poblado de niños sin identidad que, como pequeños espectros, recorren sus largos pasillos, sufren maltratos de todo tipo y se colocan periódicamente en fila delante de parejas dispuestas a hacerse con uno, el mejor, para adoptarlo y criarlo como buen ciudadano suizo.

¿Es distinto ir a un festival o muestra no competitivo como parte de la exhibición de un recorte de la cinematografía de un país?
Sí, porque la película se ha visto en muchos festivales de todo el mundo, pero esta muestra es un evento más emocionante siendo mujer, porque se consagra el hecho que representas un movimiento del cine italiano, de directores jóvenes y nuevos, estoy feliz porque además puedo compartir esto con otros directores de más experiencia como Vincenzo Marra y Paolo Genovese. No conocía Buenos Aires, más allá de leer algo en libros, pero conocerla a través de mi participación en la muestra es aún más emocionante.

Directora, mujer, una película distinta, debutante, ¿fue difícil conseguir financiación para dirigir teniendo en cuenta todas estas cuestiones?
Para mí son tres elementos muy lindos, y te agradezco que lo menciones, porque pude realizar una película diferente a lo que el cine italiano está haciendo, que se refiere a la periferia italiana y las historias contadas en masculino, esta es una historia contada en femenino, de dos mujeres, una madre y su hija y el bien y el mal, me llama la atención la predominancia masculina en el cine italiano, porque muchas mujeres estudian cine pero son muy pocas las que terminan. Yo hice documentales y un productor de Fandango me conocía, le acerqué el guion, vio que era difícil pero ambos tuvimos el coraje de llevarla adelante presentando algo diferente a lo comercial.

¿Fue complicado el trabajo en la ficción? ¿Se complicó lidiar con un equipo más grande? ¿Tuviste miedo?
Si, era difícil, pero el trabajo se hace en base al coraje, al valor, al miedo, a la curiosidad, a no creer que sabes todo, el trabajo despierta adrenalina, pasar de pocas personas a muchas me daba miedo, pero pasó que el equipo me expresaba, gente con mucha experiencia, que trabajaban de manera relajada y tranquila, y al terminar la película entendí que tenía que ver conmigo, más allá de ser mujer. La preparación del film fue complicada, no el rodaje, eso fue placentero, y más que había muchas personas principiantes, la protagonista, la escenógrafa, yo, pero salió todo muy bien. La noche antes de empezar a filmar, tenía mails de los que iban a trabajar conmigo, no los conocía y no lograba dormirme. Me levanté y les escribí un mail contándoles todo el miedo que tenía y que esperaba que pudieran entender lo que me provocaba y también sobre la responsabilidad que íbamos a tener todo sobre contar una historia verídica, ese mail generó un clima de compañerismo y entusiasmo.

El film trabaja mucho con tensiones y atmósferas ¿cómo fue el proceso de escritura del guion y encontrar la locación y actores exactos para transmitir la idea que querías?
La atmósfera ya estaba en el guion, la maravilla, a diferencia de otras actividades, es que tu idea podes plasmarla en imágenes y todo fue el resultado del trabajo en equipo, que pudo plasmar todo lo que tenía en la cabeza. La locación apareció semanas antes de rodar, era un hospital abandonado en Roma, donde reconstruimos toda una parte. Lo más fuerte fue el trabajo con los actores, para lograr la intensidad de los cuerpos con ellos, no ensayamos mucho, pero por ejemplo Federica estuvo dos meses en un geriátrico para estudiar la gestualidad de los enfermeros, Josafat Vagni estuvo cinco semanas con la misma ropa de la película y Elena Cotta y Federica Rosellini armaron una relación para construir ese vínculo de amor odio. Lo más complicado fue rodar con los niños, por su inexperiencia.

Del miedo a conseguir un producto exitoso ¿cómo sigue tu carrera y por dónde?
Estoy escribiendo mi segundo largo de ficción, una historia dura, pero también estoy por filmar otro documental, es mi primer amor, yo estudié esto, es el lenguaje que me pertenece, es un film duro, tiene algo de éste, quiero hacer una trilogía, con el de ficción, de víctima y verdugo y la violencia contra las mujeres.

Comentarios