Matías E. González
Noelia Monte
22/03/2018 13:10

Fresca mañana de marzo en la ciudad de Buenos Aires. EscribiendoCine se dirigió al estudio de grabación El Santito, ubicado en el barrio de Núñez, donde se estaba desarrollando una de las jornadas de rodaje de la película Solo el amor (2018), codirigida por Andy Caballero y Diego Corsini, y protagonizada por Franco Masini y Yamila Saud.

Solo el amor

(2018)

El estudio El Santito fue sede para la grabación de música por parte de una gran cantidad de artistas nacionales e internacionales. En esta ocasión se trataba de la banda “Capricho”, creada para el largometraje Solo el amor. A lo largo de la calle se distribuían varios camiones con todos los elementos necesarios para la filmación y un motor home, donde los artistas repasaban el libreto o descansaban en los tiempos libres. Por otro lado, en el interior del estudio, se articulaban el ámbito musical y el cinematográfico: instrumentos, discos, títulos colgados en las paredes, luces, micrófonos, cámaras y cables distribuidos a lo largo de todo el espacio.

Mientras Diego Corsini junto a otros integrantes del equipo desarrollaban una toma con el reparto del film en una de las salas de la discográfica, Andy Caballero acompañado por otros miembros del largometraje observaban atentamente en el monitor el material que se estaba generando. Una nueva escena comenzó… ¡Acción!

LA HISTORIA

El film centra en una joven abogada, Emma (Yamila Saud), y en el líder de una banda de rock, Noah (Franco Masini), cuyos mundos se cruzan luego de un accidente y comienza un apasionado romance. La pareja se somete a las presiones, los costos de la fama, una manager invasiva y las amistades que se ponen a prueba. Los interrogantes no tardan en aparecer: ¿Pueden ambos mundos convivir? ¿Puede una nueva pareja afrontar ese tipo de vida? ¿Alcanza con solo el amor?

La idea inicial surgió en uno de los directores del film, Andy Caballero, quien tiene una larga experiencia en el ámbito musical ya que trabajó, y trabaja, con muchos artistas, desde Fidel Nadal y Pimpinela hasta bandas como Los Látigos y Molotov. El cineasta tiene un amigo, Luis Cervi, a cargo de grupos musicales, que en cierta oportunidad no atravesaba un buen momento laboral ya que a algunas bandas no les iba muy bien y no sabía cómo repuntar. Un día, mientras los amigos corrían, Andy pensó en hacer una película con músicos que robaran bancos, para con ese dinero pagar un disco y las áreas de promoción.“Empezamos a escribir pero cambiamos, porque robar bancos no da, que vendan droga tampoco, mejor que fuera un litigio de plata, más dudoso, sino re zarpado hacer eso. Lucho me ayudó mucho en el guión y lo fuimos cambiando”.

“Hice un año la escuela de fotografía de Andy Goldstein para entender de luz, de profundidad de campo, temas técnicos. Pero la verdad que soy autodidacta, hice 150 videos en cinco años, de cumbia, de rock. Conocí a Diego Corsini, que tiene experiencia y eso está buenísimo. Noté que el cine es serio, más estructurado, todo más cuidado. Al venir del videoclip, estoy más acostumbrado al desorden”, explicó Caballero.

Yamila Saud, además de ser la protagonista femenina, es una de las productoras y guionistas del film. Andy Caballero le alcanzó el proyecto luego de trabajar juntos en un videoclip para la banda Buenas Tardes. “Él me dijo: '¡Cuando entraste vi un personaje de un guion que tengo, me gustaría que lo leas'. Lo leí, y me encantó, me pareció súper interesante todo: lo que se planteaba, para quién iba dirigido. Ahí le dije: '¡Vamos a presentárselo a otros productores!'. Como yo trabajo con Benteveo, se lo presenté a ellos y les copó. Mati Levinston, uno de los productores, en su adolescencia tocaba la batería y le gusta la música. Empezamos a unir más gente, a los chicos de Cineworld (Diego Corsini, Mariana Cangas, Matias Lértora), los conocí trabajando en El encanto (2018),pegué muy buena onda y les presenté el proyecto. Todo se fue uniendo”.

Finalmente, llegó a manos del otro director del film, Diego Corsini, quien se sintió atraído por tratarse de una película juvenil distinta a lo habitual para los adolescentes, ya que tenía un estilo más realista y no caía en un cliché de lo ya visto. “Andy tenía el bosquejo de una idea y yo lo que hice fue ponerle una estructura narrativa. Cuando fuimos avanzando, por naturaleza se fue dando la co-dirección. Empezamos a sacar ideas en conjunto y se armó una dinámica genial. Ésta es su ópera prima y mi cuarta peli”.

En cuanto a la estética de Solo el amor, Corsini reveló que hubo una articulación. “Tratamos de confluir dos tipos de estéticas: lo muy cuidado, súper esteticista; y el otro punto, más videoclip. La idea era romper y que también tenga un código muy actual. Logramos articular todo, funciona muy bien la confluencia de los dos mundos”.

LAS PROPUESTAS

Para la elección del reparto, el grupo del film ya contaba con Yamila Saud como la actriz protagónica, quien ya estaba en el proyecto desde sus inicios en las áreas de producción y guión, incluso el personaje de Emma se escribió pensando en ella. En el caso de Noah, el equipo quería que lo interpretara Franco Masini pero había que lograr coordinar la agenda de la película con los demás compromisos del actor, lo cual se logró.

“La propuesta me la hicieron hace bastante, obviamente por compromisos y demás yo me tenía que acoplar un poco a los plazos de la peli, y la peli también a mis tiempos, pero por suerte se fue dando todo. Está muy bueno el costado musical que tiene porque yo también soy músico. Poder hacer música y actuar en un mismo proyecto no siempre pasa”, contó Franco. “Estuve en la composición de varias canciones quevan a sonar en la película. Como artista está muy bueno que confíen en uno”, añadió.

Respecto a los demás integrantes de la banda, Facundo Gambandé llegó al largometraje luego que lo llamaran por recomendaciones previas. El actor leyó el guion y se sintió atraído.“Me dieron ganas de hacerlo porque tenía un desafío también para mí que era aprender a tocar el bajo, me iba a dar otra herramienta. Empezamos con reuniones y al otro día ya tuve la primera clase de bajo, le di duro hasta no solo lograr tocar, sino también conectar con el instrumento”. En el caso de Bautista Lena, fue convocado por el director Andy Caballero, a quien ya conocía, y le interesó no solo lo musical sino también debutar en el séptimo arte.“Me gustó mucho el desafío de tener que aprender a tocar la batería porque no sabía. Me pareció copado hacer un rockero que tiene que matarla en la batería. Me encantó caracterizar a alguien que no estoy acostumbrado a ser, Gato es más duro, no tan buena onda”.

LOS PERSONAJES

Yamila Saud interpreta a Emma, una joven abogada estructurada que sigue el mandato familiar impuesto por su padre estricto. Es una chica rígida, dura, “perfecta”, que dejó de lado sus placeres por el deber. Sin embargo, cuando conoce a Noah, comienza a soltarse y se anima a sentir. “Esto de no hacer lo que sentís, es fuerte, porque soy actriz y hago lo que siento todo el tiempo. Tener que estar reprimiendo fue fuerte, con una tensión constante, ser perfecta y estar auto exigiéndome fue un desafío”, admitió Saud. “Es una chica que me parece un modelo a seguir muy importante para las jóvenes de hoy, Emma está empoderada”, agregó.

Franco Masini personifica a Noah, el líder de una banda de rock de garaje que busca pegarla, pero a sus canciones aún les falta algo y no llega su golpe de suerte. Es un joven al que no le interesan las redes sociales y se guía por su pasión, por lo que le gusta a él y no por lo que se quiere escuchar. Todo cambia cuando conoce a Emma, y gracias a ese amor le llega la inspiración, logrando que sus temas musicales se conviertan en éxitos. “Noah no se amolda a lo que necesita la gente sino a su propia convicción. Se enamora de un polo totalmente opuesto y está bueno cuando las relaciones son tan distintas, uno no entiende el por qué pero hay un punto de conexión”.

Facundo Gambandé da vida a Eric, un joven calculador que toca el bajo en la banda de rock y es quien empuja a Noah a que tome un nuevo camino para que el grupo musical trascienda. “Eric calcula todo, lo que le importa es la fama, quiere avanzar y tener éxito a pleno, no quiere tocar más en un garaje”.

Bautista Lena encarna a Gato, quien es un músico importante, y a su vez, productor musical con experiencia en el ámbito. Él es el encargado de tocar la batería. “Es un tipo de pocas palabras, es duro y está viendo qué pasa con estos dos pibes que son amateurs. El chabón está acostumbrado a laburar hace mucho, está renegando con ellos, pero sabe que va a ir bien”.

El reparto del largometraje también está integrado por Gerardo Romano, Andrea Frigerio, Victorio D´Alessandro, Josefina Ramirez y la participación especial de Noel Schajris, entre otros.

“Yo prefiero trabajar no tanto con las escenas sino con los personajes. Una vez que los tienen inmersos, después la escena surge desde ese personaje compuesto. Entonces si cambian algo del texto, mientras sea desde la naturaleza del personaje, funciona bárbaro, siempre que se respete lo que se tiene que contar”, argumentó Diego.

TRABAJO COLECTIVO

“El rodaje es como si nos conociéramos hace años. Armamos un equipo espectacular”, destacó Corsini. “La pre producción fue durísima. Ahora en el rodaje es todo más fluido. Siento que estamos haciendo algo diferente, son 90 minutos donde aparecen muchas canciones”, agregó Caballero.

Yamila Saud ya conocía a varios integrantes del equipo por sus trabajos anteriores, a algunos de la película Hipersomnia (2016), a otros de El encanto (2018), lo cual generó aún más confianza. “Igual soy muy extrovertida y payasesca, no me daría vergüenza conocer personas nuevas, pero está bueno trabajar con gente que ya conoces. Todos son divinos. Nos divertimos mucho”, halagó. Respecto a su colega, también protagonista, declaró:Franco es un re compañero, además tiene mucho talento”.

Masini elogió el trabajo realizado por Yamila, con quien tuvo varios ensayos previos al rodaje para afianzar el vínculo. Por otra parte, también debió reunirse con sus compañeros del grupo musical: Facundo, Bautista y Victorio. “Estamos muy en sintonía, obviamente nos juntamos antes para ver cómo es una banda, lo que se improvisa, lo que no, cómo se compone una canción”.

¡VIVIR CON MÙSICA!

La música es un condimento especial, e incluso esencial, en la película. Una novedad es que el film contiene muchas canciones que fueron exclusivamente compuestas para la banda. Un grupo de temas comprenden el primer estilo del grupo, rock y punk, mientras que la otra parte del repertorio refiere al rock inclinado hacia el pop, que es el segundo estilo.

“Fue todo una preparación. Franco Masini tuvo un coach vocal y entrenamiento con la guitarra. Facundo Gambandé aprendió a tocar el bajo. Y tanto Bautista Lena como Victorio D´Alessandro están con la batería. Todo eso lo queríamos reflejar a nivel visual, que tuviera una estética muy videoclipera y que se contrastará el mundo de la música con el de Emma, que es del Derecho”, describió Corsini.

“En la película la música es todo, está muy bien producida, pensada y escrita. Cada canción tiene un por qué, ninguna está hecha al azar”, halagó Gambandé. “Escuchás las canciones y son temones. Es una propuesta distinta a lo que se viene viendo en el cine argentino y la verdad que eso me infla el pecho porque estamos acá, haciéndolo”, elogió Lena.

Respecto a la música, más allá de la película, todos la consideran una parte importante de sus vidas. “Es una pasión. Lo mío es más actuar pero me parece que hoy en día es interesante el complemento entre la música y la actuación”, sostuvo Franco. “La música me encanta, yo creo que te conecta con todo. Si no está en mi día, me falta algo, es parte de mí, voy en el auto cantando, hago mucho karaoke con amigas”, expresó Yamila.

“Escucho mucha música, me gustan casi todos los géneros”, opinó Bautista. “Mueve el mundo, es una de las formas de arte que más te sensibiliza y te hace llegar a ciertos estados. Tuve la posibilidad en varios trabajos de laburar musicalmente y creo que es una gran herramienta”, consideró Facundo.

UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE

Solo el amor es una peli con valores como el amor y la amistad, con muy buen mensaje para los adolescentes, que son la generación que viene”, reflexionó Saud.

“Es una experiencia que me sigue formando como artista, sigue permitiendo apostar mi arte y poder intentar esta vez también desde el lado musical. Componer canciones para mí es muy importante”, valoró Masini. “Es una película que tiene de todo: música, amor, momentos dramáticos, varios condimentos para llegar al público”.

“Me encanta, la pasosúper bien, el grupo le pone todo, tienen muy claro lo que quieren y de esa manera es más fácil trabajar, te dejas llevar mucho más para el objetivo que ellos quieren y se ponen contentos cuando ven que las cosas que vamos ejecutando funcionan”, concluyó Gambandé.

“Es mi primera película, ¡me siento en Disney! Estoy muy feliz, además todo el equipo es bárbaro. Intento disfrutar cada segundo”, sintetizó Lena.

PH: Luciano Pessacg

Comentarios