Matías E. González
08/12/2017 13:47

EscribiendoCine dialogó con Tom Espinoza, director y guionista de Arpón (2017), que tiene como protagonistas: por un lado, al director de una escuela, Argüello (Germán de Silva), quien día a día revisa las mochilas de todos sus alumnos en busca de una latente amenaza; y por otro, a Cata (Nina Suárez Blefari), una alumna de 14 años que sufre un accidente en el lago. Argüello debe cuidarla durante las próximas horas mientras ubican a sus padres. Durante la espera se desata la historia más importante de sus vidas. “Quiero que el público confronte la película, ya sea para aceptarla, negarla, cuestionarla o aplaudirla”, sostuvo el cineasta.

Arpón

(2017)

Arpón es una película sobre dos personas que pertenecen a mundos opuestos ¿cómo surgió la idea del film? ¿tomaste alguna situación en particular como disparador de la historia?
La película parte de cuatro imágenes que formaron parte de mi vida: Un hombre ahogado en una playa con varias personas intentando revivirla. Una conversación acerca de la venta de niños en la frontera. Un artículo del diario acerca de adolescentes que se inyectan aceite en los labios. Un profesor que revisa las mochilas para buscar algo robado. El personaje de Argüello es el dispositivo que cohesiona todas estas imágenes y da como resultado la película Arpón.

Todo proyecto tiene sus desafíos ¿qué obstáculos debiste superar en el desarrollo de Arpón?
Como con cualquier ópera prima de un director desconocido, el proceso de financiación y apoyos económicos fue largo pero de mucho aprendizaje. Estuvimos seleccionados en Produireau sud de Nantes, en el Nuevas Miradas de la Habana, en Bolivia Lab, en el Crossing Borders de Guadajalara, para luego ganar el premio Óperas Primas del INCAA. Todas estas instancias profesionales ayudaron a la solidez del proyecto de cara a la financiación y posterior filmación.

Germán de Silva, Ana Celentano y Laura López Moyano personifican a los protagonistas ¿qué elementos tuviste en cuenta para la selección de dichos artistas en el film?
Para el personaje de Argüello necesitaba un cuerpo duro, transitado, a punto de jubilarse, pero con la fuerza y autoridad para imponerse. Con Germán de Silva se dio de manera muy natural. Pienso que la jubilación no es un descanso merecido, pienso que es el descarte obligatorio de las personas que ya no representan fuerza. Pero el director Argüello no se siente un descarte, de ahí que sus métodos para imponerse sean perturbadores. Germán comprendió muy bien esta idea y además él tiene una capacidad de dialogar con dos opuestos dentro de él mismo, una paternal y tierna, y la otra severa y oscura. Eso me termino de convencer.

Con Ana Celentano hice tan solo una prueba y listo. No tengo mucho más que decir, ella en los ensayos y la filmación estuvo perfecta. Tan inteligente en sus afirmaciones y cuestionamientos para con el personaje.

Con Laura López Moyano fue lo más fácil. La vi en La Patota y ya. No quería a otra actriz.

Con Arpón se presenta oficialmente ante la industria cinematográfica a la actriz Nina Suárez Blefari ¿cómo fue el trabajo con la joven?
El casting con Nina duró aproximadamente una hora, ya que quería estar seguro de que una actriz novel pudiera sostener el peso de un protagónico junto a Germán de Silva que es un actor con trayectoria. Los primeros tres días de ensayos fueron musicales. Nina hace una hermosa música, escribe, canta. Esos tres días solo fueron dedicados a tocar la guitarra, y charlar sobre música, ella me enseñó a usar una app para guitarra, cosas de ese estilo. Poco a poco iba preguntándole sobre su personaje, como se sentía, qué pensaba de Cata. Mi estrategia fue tomar algo natural de Nina –su música- y llevarlo poco a poco hacia el personaje.

La fotografía y la banda sonora contribuyen a la creación del clima tenso de la película ¿qué criterios tuviste en cuenta para los aspectos estéticos y técnicos del film?
Quería una fotografía fría y con luz suave que contrastara con la realidad y violencia del tema que estábamos tocando. No quería imponer una luz fuerte y contrastada para un tema fuerte. Con el DF y cámara Manuel Rebella, fuimos trabajando esta luz con lentes medios y cámara en mano. Excepto en la escena de la playa: acá cambia por primera vez el punto de vista de la película, y por eso cambia por completo la estética. Cámara fija, planos fijos y grandes, y la presencia por primera vez de la música.

La banda sonora fue compuesta por el talentoso Nascuy Linares que viene de hacer la música de El abrazo de la serpiente (2015) nominada al Oscar. Nascuy es una persona muy sensible con los sonidos. Él parte de sonidos naturales para generar una partitura musical.

Trabajaste en publicidad y televisión como creativo, director y guionista, y en el séptimo arte tu cortometraje Las Arácnidas (2015) fue galardonado y reconocido mundialmente ¿qué marca propia te dejó Arpón a diferencia de los demás proyectos?
Las Arácnidas comenzó en el Clermon-Ferrand y terminó en los Premios Cóndor. Tuvo un hermoso recorrido. Hacer cine es difícil. Hacer cine en Latinoamérica es difícil.Hacer cine en Latinoamérica siendo inmigrante es más difícil. Cuando viví en la calle y comí en la calle, el frío que sentía era distinto al frío normal. Sentía como un gel, una sustancia helada que me llegaba hasta los huesos y no se iba. No estoy orgulloso ni me siento un héroe al decir que viví en la calle hace muchos años. Pero cuando el frío te atraviesa el cuerpo y lo superas, te volvés más fuerte y más egoísta. Por eso el cine para mí, al menos en esta etapa de mi vida, es un acto de fuerza y egoísmo. Sentía mucho odio en esa época, y tanto el odio como el amor son fuerzas vitales que movilizan a una persona. Hoy al ver la película terminada y recorriendo el mundo, ese frío se está yendo poco a poco.

El largometraje estuvo presente en festivales como: 41 Mostra Internacional de Cinema en Sao Paulo, 35 Torino Film Festival y la Semana Internacional de Cine de Valladolid, entre otros ¿cómo vivís la experiencia de que tu película recorra el mundo? ¿qué te gustaría generar en el público ante su cercano estreno comercial en Argentina?
Además en diciembre va estar en el festival de La Habana y en Enero-febrero en el festival de Goteburg, Suecia. Lo que más interesa es ir a la sala y confrontar a los distintos públicos, es algo realmente hermoso. Me siento cómodo tanto con las buenas críticas como con las malas. De hecho, me gusta cuando en la sala, en el mismo público hay opiniones diversas. Se pelean entre ellos.

Con respecto al estreno comercial, la productora Aramos Cine y la distribuidora Primer Plano, cumplieron un gran objetivo: Estrenar en 14 salas comerciales. Un número bastante bueno para una película como la nuestra. Vamos a estar en los Villages, Hoyts, Cinemark, Showcase y por supuesto el Gaumont. Quiero que el público confronte la película, ya sea para aceptarla, para negarla, cuestionarla o aplaudirla.

Respecto a tu futuro en la industria cinematográfica ¿estás trabajando en algún otro proyecto actualmente o tenes alguna idea audiovisual desarrollada en mente?
No Crecerás, una comedia negra sobre un grupo de actores adolescentes en un canal de televisión infantil, en el que trabajé durante 5 años.

Comentarios