Matías E. González
24/11/2017 11:35

EscribiendoCine dialogó con Lucas Santa Ana, director de El puto inolvidable. Vida de Carlos Jáuregui (2016), documental que se centra en la figura del militante LGBTI, tanto en el aspecto personal como en la del movimiento. “Mi objetivo con la película es difundir la historia de Carlos a todo el público. No está pensado para la gente que ya lo conoce. Creo que tiene una función más didáctica”, sostuvo el cineasta.

El puto inolvidable. Vida de Carlos Jáuregui

(2016)

El documental aborda la vida de Carlos Jáuregui, tanto en el aspecto personal como en la militancia ¿Cómo surgió la idea del proyecto? ¿Cómo definirías a Carlos?
La idea surge una noche de cena con Gustavo Pecoraro, amigo de Carlos Jáuregui. Se acercaban los 20 años del fallecimiento y le pregunté si alguien estaba haciendo alguna película o algo. Ante la respuesta negativa de Gustavo, pusimos manos a la obra en el proyecto. Le pedí que se sumara a escribir el guion conmigo y luego que se pusiera delante de cámara para llevar el relato y las entrevistas adelante.

Carlos Jáuregui fue el primer presidente de la Comunidad Homosexual Argentina, el primer gay en salir en la tapa de una famosa revista de gran tirada hablando de la homosexualidad y uno de los impulsores de la primera marcha del orgullo. Es algo así como el padre del movimiento LGBT actual.

En el largometraje se plasma una vasta tarea de investigación ¿qué criterios utilizaste para la división del material? ¿qué información sobre su vida, que no conocías, te sorprendió por algún motivo?
El trabajo de investigación fue en cierta forma sencillo. Al contar con Gustavo Pecoraro que vivió la historia y su compañía en la escritura del guion, todo fue encontrando su lugar. Después de filmadas las entrevistas y con un vasto material de archivo que nos proporcionaron los propios entrevistados y algunas organizaciones, pusimos manos a la obra a organizarlo y armar el relato de manera audiovisual en el montaje con Martín Senderowicz. Un primer armado de más de tres horas debió ser reducido a los 84 minutos que tiene ahora el material. El recorte fue mucho, pero creo que la película ganó en su estructura.

Lo que más me sorprendió o emocionó fue el relato sobre la primera marcha del orgullo, especialmente el de Ilse Fuskova, que mientras rememoraba el episodio se puso a cantar aquel cántico “Respeto, respeto que caminan, gays y lesbianas por las calles de Argentina”.

Diferentes personas allegadas a Jáuregui brindan testimonios acerca de su vida, entre ellos [#Persona,28529] quien a su vez participó en el guión del film ¿cómo fue planificar la participación con cada uno de ellos?
Con Gustavo nos planteamos desde un principio que la película no fuera un relato único de él sobre su amigo. Queríamos que fuera un relato plural desde diferentes voces. Con todos los que hablaron se mostraron gustosos de participar en el documental. La planificación de las entrevistas luego fue trabajo de producción, encajarlas dentro de las dos o tres semanas que teníamos para el rodaje.

Jáuregui fue una persona que visibilizó los actos de discriminación y los prejuicios arcaicos sobre la homosexualidad en las décadas de los 80 y 90 del siglo pasado ¿cómo ves hoy en día el pensamiento de la sociedad en torno a estos temas?
Creo que en los 80 y 90, había una gran violencia estatal hacia el colectivo LGBT, hacia los homosexuales y las travestis en particular. Con el trabajo de Carlos y los otros activistas se lograron mejoras en cuanto a lo estatal; tenemos leyes que se ganaron gracias a su trabajo. Pero al mismo tiempo siento que la homofobia (transfobia y lesbofobia también) aún existen, ya no tanto desde lo estatal, sino de la propia sociedad. Aquello que estuvo acallado o que se volvió políticamente correcto, está emergiendo en forma violenta en actos en la calle. (Sabemos de gente que fue lastimada al terminar la 26va marcha del orgullo en Buenos Aires)

El puto inolvidable. Vida de Carlos Jáuregui ganó dos importantes premios del público en el Festival Internacional de Cine LGBT de Madrid: Mejor Largometraje Documental y Mejor Director de Largometraje Documental ¿Qué sentiste al recibir ambos galardones?
Recibir los premios fue totalmente inesperado. El premio del público a mejor documental me parece importantísimo porque se valora tanto la película como la historia de Carlos y del movimiento LGBT. El premio a mejor director, es un mimo al alma. Lo tomo como un reconocimiento al esfuerzo, y a la visión de tomar un personaje histórico en el momento necesario y traerlo de vuelta a la vida.

Respecto a su próximo estreno comercial en cines ¿qué te gustaría que genere el documental en el público?
Principalmente mi objetivo con la película es difundir la historia de Carlos a todo el público. No está pensado para la gente que ya lo conoce. Creo que tiene una función más didáctica.

En cuanto a tu futuro en la industria cinematográfica ¿estás trabajando en algún otro proyecto o tenes alguna idea audiovisual desarrollada en mente?
Tengo una nueva película de ficción en el INCAA esperando aprobación y mientras tanto estoy asociado a la productora Sombracine en donde me estoy desarrollando como Productor Ejecutivo y acabamos el rodaje de El sonido de los tulipanes con dirección de Alberto Masliah.


Comentarios