Rolando Gallego
11/10/2017 11:46

Tras años de dedicarse a guiones, teatro y programas de televisión (Soy tu fan) la realizadora Constanza Novick debuta en la pantalla grande con El futuro que viene (2017), una historia de amistad (Dolores Fonzi y Pilar Gamboa) a lo largo de varios años, pero también con el foco puesto sobre la maternidad, el trabajo y la pareja. EscribiendoCine dialogó en exclusiva con la directora a horas de estrenar el largometraje que recientemente pasó por el Toronto International Film Festival (TIFF).

El futuro que viene

(2017)

El futuro que viene comparte con Mi amiga del parque (2015), de Ana Katz, una reflexión sobre la maternidad particular, ¿por qué crees que estas películas dialogan y en este momento?
Me gustaría pensar que hay un lugar un poco más allanado en cuanto a lo femenino y ambas comparten una mirada no idealizada sobre la maternidad, más realista de ser madre, de desnudar el lado B de lo que significa ser madre, está abriéndose un camino para puntos de vista de mujeres que cuentan historias de mujeres y eso lo celebro.

¿Cómo fue volver al país con esta propuesta
Estuve en México y Estados Unidos un tiempo largo, volví y tuve mis hijos, coincidiendo el embarazo de mi primer hijo con la escritura de guion, y estuve buscando mi lugar, porque trabajé mucho tiempo en la tele acá, hasta que llegó un momento que hacer tiras diarias me resultaba difícil por el nivel de exigencia que tienen, encontré una veta con las series, y me di cuenta que tenía que generar el proyecto yo y ver la forma de realizarlo y gracias a Lisandro Alonso, mi marido y productor, pude hacerlo, me acompañó de una manera muy generosa para hacer la película.

¿Escribiste la película pensando en Dolores Fonzi y Pilar Gamboa?
La escribí pensando en Dolores el personaje de Romina y a Florencia no la tenía, me ayudó a pensarla María Laura Berch, y Pilar fue la primera opción, no la conocía personalmente, pero creamos un vínculo hermoso que dura hasta hoy en día.

La amistad, el amor, la maternidad, la profesión, los deseos postergados, varios son los temas que tocás en la película, ¿fue complicado amalgamarlos?
No pensé en tópicos, tenía el presente de la chica con el bebé, en el hastío, matrimonio desgastado, y la amiga viviendo en una adolescencia permanente, pero no pensé en los tópicos, ah, voy a hablar del primer amor, ah, voy a hablar del puerperio, no soy metódica en ese sentido, cuando escribo cosas por encargo, mucho más pautadas sí, pero en este caso particular los personajes me llevaron por las situaciones, mirando para atrás siento eso, pero no fueron pensado de antemano.

¿Y qué sí pensaste de antemano y que tenía que estar?
La historia de una amistad, no de un personaje u otro, la amistad era el protagonista, la amistad atravesaba toda la historia, la amistad a través del tiempo.

¿Cómo fue recomponer los ochenta?
Tengo recuerdos muy grabados de mi infancia, visuales, musicales, instancias, sentimientos, cosas, objetos que eran míos.

¿Cuáles?
El disco de Annie, un camisón que se usa en la película. Además la obsesión por los diálogos de algunas historias, la obsesión por la gimnasia artística y también algo que quedó afuera, porque la parte de la infancia era más larga, duraba 30 minutos y quedaron 12, estaban obsesionadas por ser bailarinas y Paloma Herrera, contemporánea a mí, un universo en mi cabeza, quise reconstruirlo con muy pocos recursos, estábamos acotados, por eso todos los elementos que hay son muy simbólicos, el boleto del colectivo, el colectivo, las mochilas, etc.

¿Qué fue lo más complicado de rodar?
La escena del final, porque había que combinar muchas cosas y personajes, porque no tenía mucho tiempo, además se contaban tres etapas diferentes, con cambios de look de las protagonistas, niños en escena, escenas de bebés en movimiento con lluvia, había muchas cosas que conjugar, escribí siendo guionista pero no pensando en productora que después lo fui, la escena de la salida del matrimonio fue difícil, porque no teníamos presupuesto. Lo hicimos en un plano secuencia, no teníamos muchos extras, lo hicimos en un garaje y creo que garpó.

El futuro que viene hizo un recorrido interesante en Festivales y ahora se encuentra con el público local, ¿qué te gustaría que pase con ella?
Que la gente la vea, la situación está complicada, todas las películas se estrenan al mismo tiempo y estamos haciendo lo imposible para que la gente se dé cuenta que existe, no es fácil porque no tenés tanta presencia en la calle y el marketing es artesanal, tengo la ventaja que Disney la distribuye, es un golazo y hubiese sido más difícil, quiero que la gente la vea, es una película chiquita y no quiero cargar con el tema de las entradas y más. Me gustaría que la vea la mayor cantidad de gente posible.

Comentarios