Camila Molteni
05/10/2017 12:54

La dupla creativa conformada por la argentina Silvina Schnicer y el español Ulises Porra Guardiola estrena su ópera prima Tigre (2017), que tuvo su estreno mundial en la Sección Oficial Discovery en el Festival Internacional de Toronto y participó en la Competencia Nuevos Directores del Festival del 65 San Sebastián. “Somos bastante kamikazes. Nos jugamos intuitivamente y trabajando muy a piel con nuestros técnicos”, sostienen en una charla exclusiva con EscribiendoCine.

Tigre

(2017)

¿Cómo fue que surgió trabajar juntos en su primer proyecto cinematográfico?
Ulises Porra Guardiola: Nosotros somos pareja y trabajamos juntos en muchos ámbitos de nuestra vida. Estamos muy acostumbrados a trabajar juntos y a comunicarnos, así que dirigir juntos Tigre surgió de una manera natural. Silvina escribió el guion hace mucho tiempo pero yo crecí con ella en esa instancia.

Silvina, cuando escribiste el guion ¿cómo surgió la historia y cuál es tu relación con el Delta?
Silvina Schnicer: Hace mucho tiempo, cuando era más chica, pasé un verano con unos amigos en el Delta. Alquilamos la típica casita por unos meses y nos instalamos ahí. A mí siempre me gustó escribir y en ese momento yo escribía cuentos cortos, y en ese lugar me inspiré. Cuando empecé a trabajar en cine, dentro del departamento de arte, esos cuentitos se fueron entrelazando y formaron un guion formal. En ese momento fue que lo presenté a la convocatoria Curso de desarrollo de proyectos iberoamericanos, que llevan en adelante la Fundación Carolina, Casa de América e Ibermedia. Cuando quedó seleccionada, en el 2009, fue cuando empezó el camino de producción.

¿Cómo fue reencontrarse con el Delta y rodar en medio de toda la naturaleza?
Ulises Porra Guardiola: Desde la dirección le insistimos mucho a todo nuestro equipo de producción para hacer el rodaje en Tigre. Queríamos internarnos en el Delta y es lo que hicimos. Nos fuimos cuatro semanas con un equipo de valientes y tuvimos un rodaje intenso y emotivo. Armamos un grupo que entró muy rápidamente en un estado de complicidad. Estuvimos asimilando las condiciones que el Delta nos proponía desde una manera física y corporal. Aunque la película acompañaba el guion, el haber estado viviendo allá lo acabó fortaleciendo.

Trabajaron con muchos chicos y adolescentes, ¿cómo fue esa experiencia?
Silvina Schnicer: Fue increíble. Hicimos el casting con María Laura Berch en clubes de los alrededores, queríamos chicos que sean de ahí, que tengan una relación cercana con el agua y el verde del lugar. La propuesta fue hacer ensayos de una manera lúdica, les propusimos juegos para que ellos se acerquen a los que estábamos buscando. Después los llevamos al lugar para que ellos interactúen y que los influya el estar ahí. Nos internamos en el mato para que vivan esa experiencia y creo que eso ayudó mucho para que se suelten en ese juego más salvaje.

Ulises Porra Guardiola: Con los adolescentes por suerte tuvimos bastante tiempo de ensayo, tuvimos una comunicación muy fluida. Nos dimos cuenta de que entienden, que tienen esa inteligencia de estar en un momento mágico de sus vidas, en que están cambiando y absorbiendo un montón de cosas. Rodar con ellos fue una de las partes más divertidas de la película.

Silvina, los personajes más fuertes de la película son mujeres, ¿cómo fue ponerle tu visión de mujer a sus relaciones y el tema de la sexualidad?
Silvina Schnicer: La figura de la mujer hasta el día de hoy me inspira mucho. En al momento de escritura, que fue cuando pensé en estos personajes femeninos, estaba atenta a muchas referencias de mujeres, en la literatura y en el cine. Exploraba ese mundo y tenía el interés de meterme en esos personajes también. No sé si fue tan intencional, me salió así. Hoy en día quizás se resalta por todo lo que estamos viviendo socialmente con respecto al género, pero no sé si en ese momento era muy consciente.

La película cuenta varias historias en simultáneo, con muchos personajes. ¿Cuál definirían que es la historia central?
Ulises Porra Guardiola: La línea argumental principal es una madre y un hijo que tratan de rescatar su casa de un mal que avanza, de un paisaje que está por ser exterminado y en ese lugar se encuentran con la imposibilidad de comunicarse, de salir el uno del otro. Es una película que habla sobre la incomunicación. La historia de los niños vendría a simbolizar la libertad de ese lugar, la idea de poder trascender lo que uno es y que se vea truncada por todo lo que les ocurre a estos personajes.

Silvina Schnicer: Al ser una película coral es difícil hablar de un conflicto narrativo específico. Tigre es una película de relaciones, de personajes que intentan encontrarse que a veces lo logran y a veces no tanto. Es una película de afectos perdidos, de afectos que se buscan y que puede que se encuentren, aunque no lo veamos.

¿Cuáles fueron sus influencias artísticas para realizar la película?
Ulises Porra Guardiola: Las referencias las buscamos sobretodo para el momento de comunicarnos con el equipo, de darnos a entender. Somos bastante kamikazes, no tenemos una cinefilia con demasiada historia, ni teníamos un bagaje intelectual para abordar la película desde le punto de vista cinematográfico. Nos jugamos intuitivamente y trabajando muy a piel con nuestros técnicos. Más allá de eso puedo nombrarte algunas influencias específicas: una película que nos interesaba mucho desde el punto de vista de la edición era Margot at the Wedding (2007), de Noah Baumbach. En la puesta en escena y la naturalidad de ciertas actuaciones nos gustaba Las maravillas (Le meraviglie, 2014) deAlice Rohrwacher. Pero en general nos la jugamos a la libertad.

Silvina Schnicer: Fue un camino muy largo, entonces en cada uno de esos años fuimos influenciados por películas y motivaciones artísticas que vivíamos en el momento, pero no tan conscientemente.

Ulises Porra Guardiola: Usamos como referencia Apocalypse Now (1979) , así que imaginate hasta donde llegamos...

¿Qué desafíos se habían planteado antes de empezar a hacer la película y finalmente ahora, con Tigre terminada, que sienten que aprendieron del proceso?
Ulises Porra Guardiola: Uno de los desafíos fue tratar de darle importancia a la narración durante el rodaje. Al ser una película coral teníamos que contar muchos puntos de vista en pequeños gestos. Queríamos que la estética no te hiciera olvidar las muchas cosas que se encontraban en un mismo plano.

Y aprendimos que hacer una película coral es extremadamente difícil, tener que manejar varias tramas al mismo tiempo es una responsabilidad muy grande. Aprendimos mucho de todos los rubros y todos los profesionales increíbles con los que trabajamos

Silvina Schnicer: Contamos mucho con la generosidad de nuestro equipo. Cada vez que convocábamos a alguien le decíamos que esta era nuestra primera película y que ibamos a depender de ellos y de su paciencia. Fueron claves el equipo técnico y el elenco. Aprendimos que sin ellos, nada...

Ulises Porra Guardiola: Otra cosa que aprendimos es que para hacer cine uno se tiene que preparar, sacar todas las armas que tenga, tiene que saber lo que quiere hacer. Porque el día de rodaje va a tener que hacer cualquier otra cosa. Sólo si se preparó bien va a tener cadera... Ahí está la magia del cine: siempre hay una cuota de suerte que hace que las películas sean únicas.

Con el estado de emergencia en el que se encuentra el cine argentino, ¿piensan que esta pelicula podria haber existido sin el financiamiento del INCAA?
Silvina Schnicer: ¡No, no, no! ¡No podria haber sido!

Ulises Porra Guardiola: Esta película se hizo en el momento justo. Parece claro que esta película no se podría haber hecho. Próximamente, es probable que la cantidad de películas que se van a filmar baje a un tercio, y van a ser todas películas más grandes.

Silvina Schnicer: Ese es el intento, que no significa que vaya a suceder...

Ulises Porra Guardiola: El cine argentino es un capital cultural muy fuerte. Un país es conocido por su capital cultural, y este cine es la voz de Argentina. En el mundo la gente conoce a Argentina a través del cine y lo respeta. En todos los niveles: al cine más comercial, al más artístico y al más under. Lo que está en peligro es algo mucho más grande que el cine: es la identidad de un país. Es muy difícil haber logrado esto y perderlo sería una lástima.

Comentarios