Rolando Gallego
10/09/2017 14:08

Bienvenida una opción en la que no hace falta ser un neófito, y mucho menos un experto en el tema, para poder disfrutar de una colección de libros sobre cine, diseñada para que la lectura transite por caminos inesperados y acerque información de manera entretenida y simple.

Damas en guerra

(2011)

Cine Pop de Editorial Paidós bucea en géneros y películas para poder conformar un corpus, reivindicando a la crítica cinematográfica e impulsando, como hace tiempo no existía en las librerías, una colección con temáticas atractivas y autores que, además de saber sobre aquello que escriben, han diseñado una estructura particular para articular capítulos dinámicos y ágiles .

Los dos primeros títulos de la colección, Amar como en el cine, de María Fernanda Mugica y Natalia Trzenko y Súper Hollywood. Los héroes del cómic salvan el cine de Juan Manuel Domínguez son sólo la punta de lanza de una serie que sumará en un futuro a autores como Maia Debowicz, Sebastián de Caro, Ezequiel Boetti, María Zacco, entre otros, con la impronta de hacer accesible temáticas que hoy circulan por academias o medios especializados, y no así en libros.

“Todos los autores de la colección reúnen tres características: ejercen la crítica o la mirada sobre el cine desde hace mucho, tienen ideas propias e interesantes, y las ganas tremendas de volcarlas en un libro, de conversar largo y tendido, sin la presión de la maqueta del medio, con el lector. Muchos ejercen el periodismo (que es algo que en realidad no se aprende: se aprenden sus técnicas, nomás) pero todos son más que eso y esta era la ocasión de que pudieran darse el gusto. Mi trabajo es casar al autor con el tema, en gran medida, y trabajar sobre el tono, que es lo más difícil: ni tan académico que requieras mil notas al pie, ni tan trivial que no te diga nada. Lo más complejo es, justamente, encontrar a quienes pueden trabajar en esa cuerda”, afirma el crítico y periodista Leonardo D' Esposito, director de la colección.

Desde el tamaño y extensión, a las ilustraciones que contienen, los Cine Pop apuntan a una lectura relajada, aunque a veces pueden intensificar su lenguaje (como el caso de Súper Hollywood) pero sin perder el carácter popular del origen de los mismos.

“La idea era tomar lo más popular del cine, el más accesible, el que está a mano en las salas o en el SVOD y, a partir de ahí, hablar de qué significa el arte cinematográfico, abrir puertas hacia otros lugares que no están entre lo más accesible. Creo absolutamente que todo aquel que ve una película entiende el cine pero no necesariamente sus sutilezas, esas cosas que le otorgan otra belleza y lo hacen mucho más rico que solamente quedarse con el impacto sensorial de las imágenes o con la historia que se narra. Así que revisamos el cine más inmediato, le exprimimos sus temas y creamos el camino hacia otras cosas. Bueno, es la ambición que tenemos, en realidad. El lector sabrá si se logra o no; por mi parte, creo que sí y que son libros al mismo tiempo amenos, ricos y bellos”, continua D’Espósito.

En ese camino Amar como en el cine, de Mugica y Trzenko, periodistas del diario La Nación y creadoras de podcar, un podcast en “auto” en el que dialogan sobre temáticas relacionadas al espectáculo, se presenta en principio como un recorrido para nada académico sobre un recorte de películas románticas que marcaron a fuego el género.

Del Screwball Comedy, con La Adorable Revoltosa a la cabeza, pasando por la década del ochenta del siglo pasado, con exponentes como Secretaria Ejecutiva, De Mendigo a Millonario y Quién llamó a la cigüeña a la irreverencia del nuevo siglo con Damas en guerra, Ligeramente embarazada, la nostalgia de La mejor de mis bodas y La Boda de mi mejor amigo, la fundacional y necesaria Annie Hall, dos extraños amantes, por sólo nombrar algunas de las películas con las que ejemplifican y tipifican el romance en el cine.

Los films sirven para organizar el GPS de un género muchas veces ninguneado y considerado menor, pero que posibilitó que estrellas como Julia Roberts, Meg Ryan, Sandra Bullock, Drew Barrymore, y otras, alcanzaran la cima de Hollywood y en algunos casos, reinventaran sus carreras.

“Cuando propongo a un autor un libro quiero que su voz sea bien clara, que sean obras personales. La serie tiene una especie de esquema (bastante plástico a veces, se va a ver mejor en los libros que vienen) pero lo importante es que cada autor sea eso, un autor, alguien que expresa una voz personal e ideas que le son propias. Mi trabajo es más de detectar por ejemplo cuándo aparece un punto bien enjundioso que merece más trabajo o análisis o, por el contrario, cuándo un asunto tiene demasiado desarrollo para el peso que en realidad posee. Es otro diálogo, digamos, para lograr aquel "tono medio" del que hablaba. Pero es una tarea bastante placentera, porque es conversar con amigos de cine y divertirse escribiendo y editando. Creo que los libros funcionan bien porque esa diversión (que es una buena manera de comunicar cosas) se transmite. En todo caso, también se trata de orientar al autor para que sea él mismo, lo que me obliga a ser un lector privilegiado”, dice D’Espósito sobre la particularidad de cada autor.

Y en esa voz propia, es en donde también la colección comienza a tener una lógica, justamente difiriendo del volumen anterior, como el caso de Súper Hollywood. Los héroes del cómic salvan el cine de Juan Manuel Domínguez programador de BAFICI, codirector de BAFICI Animado y periodista de varios medios locales, quien hace foco en el cine de super héroes y de cómo éstos, según su hipótesis, han salvado a la industria cinematográfica repetidamente a los largo de los años.

A diferencia de Amar como en el cine acá el lenguaje es más rebuscado, mientras que Mugica y Trzenko utilizan un lenguaje directo y simple, Domínguez despliega su erudición y conocimiento desde otro lugar, apelando mucho más al dato y la cinefilia que al análisis y el dinamismo.

Así y todo la hipótesis con la que arranca va por sí sola justificándose con la descripción de cada una de las intervenciones de DC y Marvel en la pantalla, la figura de Stan Lee como impulsor de la nueva oleada de películas y el disfrute como parámetro medidor de resultados más que la taquilla.

Hacia final de año la colección sumará La máquina de cine y neón - Los tanques de los '80, de Sebastián de Caro, Cine en pijamas, de Debowicz y para 2018 ya se preparan uno sobre la comedia americana (Ezequiel Boetti) y otro sobre cine y deporte a cargo de Matías Bauso.

“Faltaban libros de cine que conversaran con el lector. Yo creo que en realidad los lectores son gente muy curiosa que puede comprar un libro de cine o uno de matemáticas si sienten que se los incluye en la conversación. Probablemente lo que faltase fuera esa amabilidad, pero no lo tengo del todo claro”, concluye D’Espósito sobre el origen y puntapié inicial de la colección.

Amar como en el cine, de María Fernanda Mugica y Natalia Trzenko y Súper Hollywood. Los héroes del cómic salvan el cine de Juan Manuel Domínguez, ambos de la colección Cine Pop, son editados por Paidós.

Comentarios