Noelia Monte
Matías Ezequiel González
09/08/2017 03:09

Para todo hay una primera oportunidad… y el séptimo arte no es la excepción. Año a año gran cantidad de actores y actrices debutan en algún largometraje y esa inolvidable experiencia puede lograr el reconocimiento por parte de los cronistas cinematográficos, quienes destacan las actuaciones a través de las categorías Revelación Femenina y Masculina en los Premios Cóndor de Plata.

Hijos nuestros

(2015)

En la edición 2017, la categoría Revelación Femenina la integraron: Rosario Shanly por Juana a los 12 (2014), ganadora de la estatuilla; Denisse Labate por Paula (2015); Lali Espósito por Permitidos (2016); Maruja Bustamante por Permitidos (2016) y Mercedes Burgos por La niña de tacones amarillos (2015). La categoría Revelación Masculina la constituyeron: Valentín Greco por Hijos nuestros (2015), ganador del premio; Agustin Pardella por Como una novia sin sexo (2016); Benjamín Amadeo por La última fiesta (2016); Lucas Papa por Taekwondo (2016) y Roberto Law Makita por Miss (2016).

Valentín Greco

“Emocionado. Estar nominado ya era un sueño para mí. Realmente no lo puedo creer”, explica con alegría el joven actor luego de ganar el Premio Cóndor a Revelación Masculina por su actuación en Hijos nuestros (2015) y de ser ovacionado por los presentes en la ceremonia.

Valentín personifica al joven jugador de fútbol Julián, hijo de Silvia (Ana Katz), que mantiene un estrecho vínculo y comparte una pasión con el solitario taxista Hugo (Carlos Portaluppi). “Cuando supe con quienes actuaba exploté de felicidad. También tuve muchos nervios porque realmente me sentía con una responsabilidad de estar a la par, aunque es imposible estar al nivel de actores del calibre que tienen Ana Katz y Carlos Portaluppi, pero aun así intentaba lo mejor. Tanto ellos como los directores y el equipo fueron mis profesores”, destaca Greco.

Los puntos en común entre el actor y su personaje aparecen a través de la pasión y los valores. “La humildad porque no me considero una persona muy extravagante o agrandada. Y el hecho de vivir el fútbol como lo vive Julián, que es lo más en su vida”.

Cuando se tiene que dar se da”, es la frase con la que Valentín sintetiza su llegada a Hijos nuestros. Su madre buscó por pedido suyo en Google anuncios sobre publicidades o películas y encontró una búsqueda para un largometraje. La solicitud requería un chico de 12 años que jugara al fútbol. Luego del aprendizaje del guión y los castings, Valentín logró hacerse propio el papel que posteriormente lo llevó a alzarse una estatuilla en los Cóndor.

“El no ser vos, ser otro, creerlo y estar en ese mundo. Uno es otra persona y está viviendo otra vida”, recuerda Greco como uno de los aspectos que más le impactó de la actuación en el séptimo arte.

Benjamín Amadeo

“Es como una linda yapa, como encontrar plata en la campera”, expone con entusiasmo Benjamín a través de una analogía. “Es un lindo regalo que nos da la industria y que nos hace la Asociación de Cronistas, celebro que me hayan convocado y me vengo a divertir”, agrega el actor nominado a Revelación Masculina por su personaje en La última fiesta (2016).

“No lo esperaba realmente por el tipo de película y por el tipo de personaje. Lo encaramos con mucha rigurosidad, pero a veces con la comedia se puede sentir que se subestima el proceso de composición o que tiene que ver más con un juego, pero acá hubo mucho trabajo con mis compañeros y los directores Leandro Mark y Nicolás Silbert, resalta Benjamín.

Amadeo da vida a Pedro, quien con sus inseparables amigos Alan (Nicolás Vázquez) y Dante (Alan Sabbagh) organizan una fiesta descontrolada, en la que un cuadro es robado y deben recuperarlo a toda costa. Respecto a semejanzas con su personaje, el actor define entre risas que “no hay nada”. “Hago un idiota de mierda, un disfuncional total, que fue un invento que se desprendió del guión y siguió con trabajo de ensayo y de persistencia sobre la estética del humor”, añade el actor.

Benjamín no solo se dedica a la actuación sino que también está presente en otro ámbito artístico: la música. “El cine es un lugar que tiene muchos similitudes con la actividad y con la pasión por hacer discos, que tiene que ver con la meditación, la preparación, la grabación, la edición, el montaje”, compara Amadeo.

Maruja Bustamante

“Me gusta venir para festejar la posibilidad de que existe un premio de cine y que se hace cine en Argentina”, celebra Maruja, actriz nominada a Revelación Femenina por su personaje en Permitidos (2016).

“A partir de esta película defiendo más férreamente que está bueno que se le de bola a la comedia. A mí me gusta mucho el humor y creo que es tan serio como el drama u otros géneros. La emoción es una y se puede manifestar con la risa o con el llanto”, reflexiona Bustamante.

Maruja interpreta a Soledad, una fan obsesionada con su ídolo Joaquín Campos (Benjamín Vicuña) y que se vincula con Camila (Lali Espósito). “Fue muy divertido. Me daba un poco de miedo trabajar con estrellas tan reconocidas como Lali Espósito o Benjamín Vicuña, pero la verdad que son cero divas y me trataron re bien”, destaca la actriz.

Para la construcción del personaje, el director Ariel Winograd se reunió con Bustamante y le mostró videos de Lorna, la fan de Susana Giménez. “Un poco fue una inspiración y un homenaje en ella”.

El próximo proyecto cinematográfico de la actriz será Doberman, la ópera prima de Azul Lombardía, que fue una obra de teatro en la que actuó Bustamante y Mónica Raiola y será adaptada a la pantalla grande.

Agustin Pardella

“La vivo como un niño que se está haciendo pis encima de los nervios, muy contento”, compara sonriente Agustín. “También orgulloso de estar al lado de eminencias”, añade el actor nominado a Revelación Masculina por su personaje en Como una novia sin sexo (2016).

Pardella personifica a Adrián, quien viaja a un bosque frente al mar para reencontrarse con sus amigos (Javier De Pietro, Marcos Ribas) pero surgen hechos que los llevan a repensar los lazos que los unen. La película, que se contextualiza en los 90, condujo a Agustín a la reflexión: “Una época en la que el tema homosexualidad estaba bastante tabú y al enterarme de la homosexualidad de amigos de toda la vida que yo amaba y respetaba, pasaba a rechazarlos a un nivel extremo y ridículo. Me di cuenta de la locura y agresividad con la que se vivía y transitaba la humanidad”.

En cuanto al entendimiento de la historia, Pardella recuerda haber tenido un importante acompañamiento emotivo familiar. “Se estaba muriendo mi abuelo. Yo tenía una relación muy hermosa con un abuelo que había fallecido y todo el laburo de guión fue como un reencuentro con él de alguna manera y las escenas que transitamos fueron realmente juntos”.

El actor reconoce un punto en común con su personaje en el aceleramiento. “Soy como bastante acelerado todo el tiempo. Y el personaje encima tiene un plus, le brinda una energía y un tinte que está bueno, también es bastante sensible”.

El próximo estreno cinematográfico de Pardella será Los olvidados, un film de terror dirigido por los hermanos Nicolás y Luciano Onetti , en el que un grupo de jóvenes documentalistas vive siniestros acontecimientos en las ruinas de Epecuén. Su estreno mundial será en el Festival de Cine de Sitges.

Lucas Papa

“Lo vivo muy tranquilo, como algo súper lindo, con expectativas respecto a la fiesta”, expresa el actor nominado a Revelación Masculina por su personaje en Taekwondo (2016).

Papa personifica a Fernando, un joven de vacaciones con sus amigos en una quinta de Ezeiza en la que exhiben sus intimidades más profundas además de una libertad lúdica, como niños en una colonia de vacaciones. “Encarar el personaje y entenderlo fue un desafío. Porque al principio no iba a existir guión en la película, y dos días antes Marco Berger nos pasó un guión completo, que hizo que tuviera que aprenderme todos los diálogos rápido. Entonces a medida que lo iba leyendo, comprendía de qué venía el conflicto, qué quería el personaje y qué buscaba Marco con él”.

Marco Berger y Martín Farina tuvieron un papel fundamental porque hicieron que el clima del trabajo para todo el grupo fuera muy tranquilo. El rodaje fue todo en una quinta, donde convivimos para forzar la convivencia de estas personas porque no nos conocíamos y teníamos que ser diez amigos”, recuerda el actor.

El próximo proyecto cinematográfico de Lucas no será a través de la actuación, ya que se posicionará del otro lado de las cámaras para producir una película con Marco Berger de la que aún no hay fechas confirmadas.

Comentarios